Radiocoapa

Rumbo a la cuarta transformación de México

By

El silencio de los partidos en el escándalo presidencial no parece tan inocente: analistas

La pareja presidencial fue señalada por conflictos de interés con Grupo Higa. Foto: Cuartoscuro.

La pareja presidencial fue señalada por conflictos de interés con Grupo Higa. Foto: Cuartoscuro.

(www.sinembargo.mx)

Por David Martínez Huerta, Linaloe R. Flores y Fernanda García Cruz

Ciudad de México, 7 de febrero (SinEmbargo).– La reacción poco efectiva de los partidos de oposición al escándalo de corrupción y conflicto de interés en la Presidencia de México, obedece a que los partidos Acción Nacional (PAN) y de la Revolución Democrática (PRD), de alguna manera esconden también trapos sucios, consideraron analistas y legisladores. En este momento, advirtieron, lo que se libra en el país es una batalla en la que la fuerza política en el poder tiene en sus manos a los contrarios, quienes temen que salgan a la luz conflictos similares cometidos por dirigentes y representantes.

Ayer, la prensa extranjera empezó a cuestionar el por qué el PRD y el PAN, opositores del Partido Revolucionario Institucional (PRI) al que pertenece el Presidente Enrique Peña Nieto, no han hecho eco de las críticas por la compra de propiedades del Jefe del Ejecutivo federal, su esposa Angélica Rivera Hurtado y el titular de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP), Luis Videgaray Caso, a contratistas del gobierno, así como por el nombramiento de Virgilio Andrade Martínez como nuevo Secretario de la Función Pública.

El semanario inglés The Economist cuestionó: “Para complicar las cosas, la regulación de los conflictos de intereses es turbia en México, lo que significa que la base jurídica de la investigación no está clara. Los partidos de oposición en el Congreso dicen que el Partido Revolucionario Institucional (PRI) de Peña Nieto ha retrasado el lanzamiento de su propia investigación. Pero la oposición ha estado notablemente tranquila en el tema ya que, sospechan los expertos, muchos tienen esqueletos en sus armarios”.

Mientras que al agencia especializada Bloomberg coincidió con la necesidad de que Peña Nieto y Videgaray muestren sus contratos para adquirir esas propiedades a la familia San Román y a Grupo Higa, respectivamente.

El Diputado Manuel Huerta Ladrón de Guevara, vicecoordinador de la recién creada bancada del Movimiento Regeneración Nacional (Morena), explicó que el partido en el gobierno presiona a la oposición para no impulsar la creación de una comisión investigadora de los contratos del Gobierno federal con Grupo Higa.

Detalló que al interior de la Junta de Coordinación Política (Jucopo) el Partido Revolucionario Institucional (PRI) se resiste a avalar la creación de una comisión con funciones amplias y en su lugar pretende crear una comisión a modo, para lo cual emplea el chantaje político para evitar que la oposición sume fuerzas.

“Yo estoy viendo cómo el régimen, la Presidencia principalmente, presiona a los del PRD a través de la Línea 12 de metro; y veo como en el Senado [presiona al PAN] con esta comisión especial para investigar a Grupo Tradeco –del empresario Federico Martínez Urmeneta beneficiado con más de 100 contratos de obra pública entre 2003 y 2012, es decir, durante los dos sexenios panistas- que le machuca los dedos de los panistas”, dijo.

“Como que quieren presionarlos para bajarlos de la investigación del señor Hinojosa o el Grupo Higa”, destacó el legislador en entrevista para SinEmbargo.

Aunque alrededor de 220 diputados ya plasmaron su firma para pedir la creación de la comisión de investigación en torno al conflicto de interés entre el gobierno federal y las empresas de Juan Armando Hinojosa Cantú, dueño de Grupo Higa, ésta sigue detenida por recursos técnicos en el área jurídica de la Cámara de Diputados.

“Yo por eso digo, a ver si no se cuartean, a ver si no se rajan el PAN y el PRI, y en eso estamos”, advirtió el legislador.

En la Cámara de Diputados, el PRI preside la comisión especial de la Línea 12, con la cual se pretende conocer el uso y destino de más de 20 mil millones de pesos de origen federal que se invirtieron en la llamada “línea dorada”, la cual dejó de funcionar en 11 de 20 estaciones hace casi un año.

Los priistas impulsan un informe parcial que responsabiliza al ex Jefe de Gobierno del Distrito Federal, Marcelo Ebrard Casaubón –del PRD– así como a su ex secretario de Finanzas, Mario Delgado Carrillo, de las irregularidades detectadas en la construcción y operación de la mega obra. Lo cual actúa políticamente contra la pasada administración capitalina a la cual se le señala como corrupta o despilfarradora.

En el Senado, el 21 de enero el PRI impulsó un punto de acuerdo para solicitar a las secretarías de la Función Pública (SPF) y a la de Comunicaciones y Transportes (SCT) información sobre los contratos del Gobierno del Presidente Felipe Calderón Hinojosa con la empresa Grupo Tradeco, la cual presuntamente recibió contratos por más de 20 mil millones de pesos.

OTRA VEZ FALTAN RESPUESTAS

The Economist cita a activistas anti-corrupción, quienes cuestionan lo imparcial que podrá ser Andrade, “ya que le debe su trabajo al señor Peña". Foto: Cuartoscuro

Virgilio Andrade Martínez, amigo desde hace muchos años de Luis Videgaray, fue nombrado el 3 de febrero como Secretario de la Función Pública. Foto: Cuartoscuro

Para el sector académico, los partidos políticos se han visto rebasados en sus acciones ante la magnitud de los escándalos de corrupción en el gobierno federal.

Salvador Mora Velázquez, politólogo de la facultad de ciencias políticas y sociales de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), opinó que en general, todos los partidos políticos están “muy sucios” y “llenos de corrupción”.

“La realidad es que las situaciones de corrupción han venido a generar una situación incómoda para los partidos políticos en la medida de que han sido incapaces de ofrecer una respuesta adecuada que demanda un tema tan complejo”, expuso.

Consideró que aunque la solicitud para crear el Sistema Nacional Anticorrupción (SNA) parece una llamada seria, lo cierto es podría quedarse corta para combatir este flagelo.

No obstante, lamentó que la discusión del SNA no resolverá el problema al final del camino, porque es una discusión general, no una herramienta creada ex profeso para resolver el caso de Grupo Higa y otros escándalos de corrupción.

Por su parte, Eduardo Bueno León, académico del Departamento de Ciencias Sociales y Políticas de la Universidad Iberoamericana (UIA) consideró que todavía pesan mucho los acuerdos sellados entre priistas y panistas en el marco del Pacto por México.

Señaló que a pesar de los señalamientos por los escándalos de corrupción, ninguno de los dos partidos políticos pretende cerrar totalmente las vías de comunicación que se tendieron gracias al Pacto por México.

“Lo que uno saca de conclusión con todo esto, es que -al menos aquí en México- cuando se dan acuerdos políticos para sacar adelante determinadas reformas o determinadas políticas públicas, se abre un espacio de negociación y de interacción sobre diversos temas. Y en este dialogo obviamente el tema de la corrupción también es procesado”, explicó.

“Es procesado en términos de no de ocultarlo, pero tampoco de armar un escenario de conflicto por esos casos de corrupción”, recalcó el académico de la Ibero.

EL PRI FORTALECIDO

El acuerdo del PRI señala que los militantes que aspiren a los procesos internos de selección para los procesos electorales federales y locales 2014-2015 deberán emitir un carta compromiso. Foto: Cuartoscuro.

El cordinador del PRI en la Cámara de Senadores, Emilio Gamboa Patrón, el líder del partido, César Camacho Quiroz y el líder de la bancada en la Cámara de Diputados, Manlio Fabio Beltrones. Foto: Cuartoscuro.

 

La crisis de credibilidad que asola al Presidente Enrique Peña Nieto ha revitalizado el músculo del Partido Revolucionario Institucional –su partido– con el ritual de antaño: respaldar de viva voz y de inmediato cualquier decisión tomada en Los Pinos. Tanto el decálogo para reasumir el Estado de Derecho, presentado en noviembre pasado, como la lista de ocho medidas para instalar un sistema nacional de Transparencia, anunciado el pasado miércoles 4, fueron apoyadas por el partido que gobernó México durante 71 años sin interrupción.

El Presidente Enrique Peña Nieto ha respondido con dos estrategias a la crisis de credibilidad más grande de su gobierno marcada por la desaparición forzada de 43 estudiantes de la Normal Rural Superior Raúl Isidro Burgos de Ayotzinapa, Guerrero, y el descubrimiento periodístico de una fortuna inmobiliaria basada en relaciones de amistad con contratistas favorecidos por su administración. Y en los dos casos, el dirigente nacional priista, César Camacho Quiroz, ha aparecido en conferencia de prensa para “dar a conocer el respaldo partidista”.

Graciela Esperanza García Robín, con Maestría en Comunicación Política por la Universidad Iberoamericana (UIA) y estudiosa de ese instituto político, encuentra una justificación histórica para tal respaldo: “El PRI tiene una fórmula aprobada para gobernar. En el pasado, le resultó. De modo que tiene una idea clara de cuál es el centro del poder. En esta medida, su respuesta no es extraña. Es la esperada y esperable”.

Más bien, la académica se pregunta, por qué los partidos de oposición han hecho mutis a las estrategias del Presidente. “Hoy tenemos un Congreso Plural que debiera ser la contraparte del partido en el poder. ¿Dónde está la oposición? ¿Qué le preocupa a la oposición? ¿Acaso no le preocupa nada?”, exclamó.

EL PRD Y SUS LASTRES

Navarrete reconoció que la izquierda pasa por momentos turbulentos. Foto: Cuartoscuro.

Carlos Navarrete, líder nacional de PRD, reconoció en su momento que la izquierda pasa por momentos turbulentos. Foto: Cuartoscuro.

Mora Velázquez señaló que en el caso del PRD, todavía carga lastres porque sigue abierto el caso Iguala, que vincula al ex Alcalde perredista, José Luis Abarca Velázquez, con la desaparición de normalistas de Ayotzinapa, el pasado 26 de septiembre.

“Sí veo que hay declaraciones de Miguel Barbosa [líder del PRD en el Senado] en el sentido de decir que si Virgilio Andrade [Secretario de la Función Pública] no es independiente, mejor que se retire. Sin embargo, me parece que estas cuestiones envuelven un problema aún mayor en México: la corrupción es generalizada y los partidos políticos están involucrados”, destacó.

Enrique Gutiérrez Márquez, académico del Departamento de Ciencias Sociales y Políticas de la Universidad Iberoamericana, dijo que la falta de un posicionamiento contundente del PRD ante los escándalos del Presidente de la República en torno a la transparencia y rendición de cuentas, se debe a que aún está pendiente la Reforma Política del Distrito Federal y algunos temas de presupuesto.

“Si a eso le sumamos una dirigencia a nivel nacional bastante desdibujada, ocasiona que no haya un posicionamiento fuerte, sólo algún señalamiento porque no les queda de otra, pero no un pronunciamiento en contra de la corrupción, tráfico de influencias y conflicto de intereses”, planteó.

El experto indicó que, además, el Sol Azteca se convirtió en una “empresa electoral” que buscará espacios en las próximas elecciones pero sin una “verdadera orientación programática e ideológica”.

“Por ello vemos que no hay una crítica real ni un llamado a la rendición de cuentas. El PRD no tiene claridad sobre qué van hacer y cómo van a constituirse frente al Ejecutivo federal. No son un contrapeso real y esto lo aprovecha el Ejecutivo”, explicó.

mala-broma

EL PAN: PRAGMATISMO VS ÉTICA

Horacio Omar Jiménez Sandoval, académico del Centro de Investigación en Economía y Negocios (CIEN) del Tecnológico de Monterrey, Campus Estado de México, consideró que sí han existido respuestas tanto del PAN como del PRD al tema de la corrupción y el conflicto de interés, el problema es que “debemos decir que al final de cuentas también son cómplices pues han sido responsables también del atraso en la aprobación del nuevo sistema anticorrupción que se ha mencionado mucho últimamente. En este sentido, no sólo hubo simulación sino complicidad en toda la clase política”.

Recordó que ambos partidos fueron coparticipes en impulsar el paquete de reformas que se empujaron a principios del sexenio y de las cuales le dieron preferencia a las reformas de Telecomunicaciones y Electoral para acotar los medios por los cuales se llega al poder y a través de las cuales llegó Peña Nieto al poder y dejaron hasta el último la reforma fundamental que necesita el país y el sistema político que es el sistema anticorrupción.

“No creo que hayan sido engañados, sino seducidos por el propio partido en el poder para dejar ese tipo de reformas hasta el final y atrasarlas lo más que se puedan. La resistencia que el propio PRI ha mostrado a la aprobación de este nuevo sistema anticorrupción y, por otro lado, las recientes declaradores de algunos senadores que se resisten en votar una ley en contra del conflicto de intereses pues dan muestra de que la clase política sigue protegiéndose de cualquier intento de la sociedad y algunos legisladores, obligarlos a transparentar su operación y a declarar si patrimonio”, expresó.

En el caso del PAN, consideró que no ha reaccionado del todo a la coyuntura, pues durante 12 años tuvieron la oportunidad de cambiar las condiciones y de diseñar e implementar las políticas y leyes que contuvieran el comportamiento de la clase política, “pero no solo no hicieron nada, sino se aliaron con los grupos más desprestigiados de la clase política de país y con los personajes más nefastos y perversos en este sentido. Concretamente, la maestra Elba Esther Gordillo –ex lideresa del sindicato magisterial- y el líder del sindicato de Petróleos Mexicanos (Pemex), Carlos Romero Deschamps. Ahí el PAN tiene una enorme responsabilidad y por su puesto el PRD, su omisión y complicidad queda evidente, ha hecho y dejado de hacer”.

Duarte "se ha conducido de una manera que rebasa los límites del conflicto de interés para ubicarse en conductas claramente delictivas", denunció Gustavo Madero, presidente nacional del PAN. Foto: Francisco Cañedo, SinEmbargo

Durante la pasada gestión de Gustavo Madero como presidente nacional del PAN se desató el escándalo de los “moches”. Foto: Francisco Cañedo, SinEmbargo

 

Cabe mencionar que el Partido Acción Nacional urgió a iniciar de inmediato el proceso de dictamen de la iniciativa que crea el Sistema Nacional Anticorrupción, para que ésta sea votada por la Cámara Baja lo antes posible.

El sistema es la apuesta panista para combatir la corrupción en el país mediante una reforma constitucional acompañada por propuestas de la sociedad civil.

“Son muy buenos los compañeros del PRI para decir que sí a todo, el problema es que no dicen cuándo”, se quejó el coordinador de la bancada del PAN en San Lázaro, Ricardo Anaya Cortés.

El líder parlamentario ha dicho en reiteradas ocasiones que ya no puede esperar para entrar de lleno a esta discusión, pues el país ya tocó fondo en materia de corrupción.

No obstante, es de señalar que ha sido mínima la participación del presidente nacional del partido Gustavo Madero Muñoz, en la crítica de los contratos del gobierno de Peña Nieto con Grupo Higa.

“Mandaron a los grupos parlamentarios para que fueran ellos los portavoces de la denuncia contra la corrupción”, detalló Sergio Bárcena, profesor del Departamento de Estudios Jurídicos y Sociales del Tecnológico de Monterrey, campus Ciudad de México.

“No sé si ha sido deliberado el no aprovechar este momento para mantener ciertos puentes de comunicación con el Gobierno federal y que sean los legisladores quienes sean los que golpeen y critiquen al Gobierno federal y gobiernos locales que están incurriendo en estas faltas”, abundó.

Al parecer esta estrategia del PAN ha sido dejar el peso de la solicitud de una investigación eficaz en sus grupos parlamentarios. Lo cual fue sorprendente hasta para la propia oposición en la Cámara de Diputados.

“Yo no dudaba que muchos diputados del PAN me firmaran, de hecho firmaron como siete u ocho diputados antes de que hablara con los dirigentes de la fracción [en ese entonces] el Diputado [José Isabel] Trejo y el Diputado [Marcelo Torres] Cofiño y ellos pusieran a alguien a recoger firmas del PAN y firmaron ellos también. Para mí fue inesperado lo quiero confesar”, reconoció el Diputado Manuel Huerta Ladrón de Guevara.

En general, el sector académico consideró que ha sido tibia la reacción del PAN ante los casos de corrupción en el Gobierno federal.

Eduardo Bueno León, académico del Departamento de Ciencias Sociales y Políticas de la Universidad Iberoamericana, explicó que la razón posiblemente tenga su origen en los propios casos de corrupción de las gestiones panistas.

“El PAN también tiene esos problemas y trata de no presionar mucho al gobierno de Peña para que no haya una respuesta también del partido en el poder en contra de ellos”.

“En ese sentido, el PAN se alejó de esas posiciones éticas en aras de un pragmatismo que lo ha llevado a intentar capitalizar estas reformas estructurales, sin querer asumir sus costos”, afirmó el académico en entrevista.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *