Radiocoapa

Rumbo a la cuarta transformación de México

By

Repudian miles de trabajadores políticas y reformas del gobierno

  • Sindicatos independientes marchan codo con codo con organizaciones del campo
  • Se suman a la movilización jornaleros de San Quintín y padres de los 43 normalistas de Ayotzinapa
Foto

Integrantes de diversos gremios independientes se dirigen a la Plaza de la Constitución Foto María Luisa Severiano

 

Patricia Muñoz, Ángeles Cruz y José Antonio Román
Periódico La Jornada
Lunes 2 de mayo de 2016, p. 3

La marcha del primero de mayo, Día del Trabajo, unió a los gremios independientes y organizaciones campesinas y sociales en un reclamo general contra el gobierno federal por la situación económica, el desmantelamiento de los derechos laborales y la ‘‘embestida feroz’’ contra el sector obrero.

En la conmemoración la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) planteó que ‘‘no tiene miedo de defenderse a sangre y fuego’’ contra la imposición de las reformas en materia educativa.

A la movilización de los sindicatos independientes se sumaron los padres y madres de los 43 normalistas de Ayotzinapa de-saparecidos, quienes advirtieron que, ‘‘con expertos o sin ellos, la lucha va a continuar’’. Por los estudiantes y por los más de 27 mil desaparecidos, ‘‘estamos obligados a seguir adelante’’.

Este primero de mayo marchó por primera vez el Sindicato de Jornaleros de San Quintín; lo hizo junto con decenas de gremios como mineros, telefonistas, trabajadores de la Universidad Nacional Autónoma de México, sobrecargos y pilotos.

También hicieron presencia centrales campesinas aglutinadas en el Frente Auténtico del Campo, electricistas, tranviarios, estudiantes del Instituto Politécnico Nacional, la Unión Nacional de Técnicos y Profesionistas Petroleros, entre otros, los cuales desde diversos puntos realizaron sendas movilizaciones que confluyeron en el Zócalo capitalino.

En el mitin, la tónica fue el repudio a las políticas y reformas impuestas por el gobierno federal y a la pretensión de modificar el esquema de pensiones para aumentar la edad de jubilación y limitar a 10 veces el salario mínimo las percepciones de los trabajadores en retiro.

Los dirigentes tomaron la palabra para denunciar que el gobierno ha empobrecido más a los trabajadores, atacado sus derechos laborales y sociales y reprimido las luchas de los gremios. La Unión Nacional de Trabajadores (UNT) advirtió: ‘‘Estamos en la víspera de un Estado totalitario que quiere castigar toda protesta’’.

Uno de los contingentes más numerosos fue el de la CNTE. Los dirigentes de las secciones 18 de Michoacán y 22 de Oaxaca, Víctor Manuel Zavala y Rubén Núñez, respectivamente, ratificaron que está firme el paro nacional de la coordinadora a partir del 15 de mayo.

El próximo Día del Maestro se van a cerrar escuelas de 28 secciones sindicales y la suspensión se acompañará de otras acciones, entre ellas toma de casetas de peaje, marchas y mitines. ‘‘Vamos a resistir contra el gobierno’’, dijeron.

Los trabajadores partieron en columnas separadas: la UNT y gremios campesinos, desde el Eje Central; la CNTE y la Nueva Central de Trabajadores, desde el Ángel de la Independencia. Extrañamente hubo menos consignas y mantas que otros años; también menos integrantes de fuerzas policiacas, pero calles enteras, sobre todo en las que están ubicados bancos, hoteles y comercios, estaban blindadas con enormes vallas metálicas.

En la avanzada, los padres y madres de los 43 normalistas, quienes portaban cartelones con las fotos de sus hijos, mostraban una enorme manta: ‘‘Ya basta de tantas mentiras; entréguenos a nuestros hijos’’. A nombre de ellos, Vidulfo Rosales señaló que la sociedad enfrenta a un gobierno que opera el desmantelamiento de los derechos sociales y embiste ferozmente a los ciudadanos, trabajadores y organizaciones.

Otro gremio que se sumó a la marcha fue el de los jornaleros de San Quintín; su dirigente, Lorenzo Rodríguez, señaló que ya cumplieron su ‘‘sueño’’ de tener un sindicato propio y anunció que empezaron el boicot a empresas que explotan a los trabajadores, como Driscoll’s.

Los líderes de Telefonistas, Francisco Hernández Juárez, y del STUNAM, Agustín Rodríguez, se lanzaron contra las reformas estructurales impulsadas por el gobierno federal, exigieron el cambio de la política económica y laboral y el establecimiento de un nuevo pacto social.

‘‘Dicen que hay mal ánimo en la sociedad, ¡y cómo no, si primero generan la pobreza y luego se espantan por la protesta!’’, puntualizó el líder telefonista.

Por el Sindicato Mexicano de Electricistas (SME), Martín Esparza planteó que los trabajadores mexicanos llevan soportando 30 años de ‘‘capitalismo salvaje’’ y no conformes con ello ahora ‘‘van tras las pensiones’’.

Dijo que prácticamente no queda ningún contrato colectivo sin recortar; están casi extintos los esquemas de jubilación por antigüedad y los ahorros de los trabajadores son ahora para financiar al gobierno y las empresas.

Hubo tensión en el templete cuando se encontraron los dirigentes que se disputan la representación de la Alianza de Tranviarios: Benito Bahena y Eugenio Rangel; también porque en la manta que servía de fondo al mitin no se incluyó a todas las organizaciones convocantes.

Parte de los líderes salieron rápido para llegar al evento oficial en Los Pinos. La conmemoración terminó a las 12:25 con un minuto de silencio en memoria de las víctimas de la explosión en el complejo petroquímico de Pajaritos, y por el deceso de Néstor de Buen, abogado de incontables luchas obreras.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *