Rumbo al cambio verdadero

MORENA la esperanza de México

By

José Blanco

La vida y el neoliberalismo

(La Jornada)

 

 

 

Mas de

José Blanco

El 16 de noviembre, Blanche Petrich escribió en nuestro periódico: “Noam Chomsky, uno de los mayores referentes en la vida intelectual de Estados Unidos, dibujó la catástrofe que se aproxima en el mundo si continúa la evolución del cambio climático como hasta ahora… [Chomsky] se refirió a cómo los gobiernos de México y Estados Unidos (EU) están poniendo su granito de arena para que esto ocurra. Se refería a la forma en que el gobierno de EPN reaccionó” al anunciar el hallazgo de un yacimiento de 350 millones de barriles de petróleo en el Golfo de México. EPN dijo que “traerían al país nuevas tecnologías para explotar esa riqueza…; y acercarnos un poco más al desastre”. Realmente están poniendo mucho más que un granito: EU es el segundo país más contaminante del mundo, China el primero, aunque EU contamina más del doble que China, en términos per cápita.

Resulta al menos perturbador que exista un debate acerca del calentamiento global. Y es que el debate que ocupa, con mucho, el mayor espacio público y académico, no es acerca de las causas del calentamiento o las formas de superarlo, sino acerca de si ¡existe o no el calentamiento global!

Los estudios demuestran que hay causas naturales del calentamiento: el aumento de la actividad solar, el incremento del vapor de agua en la atmósfera, y el que la Tierra se halla en la parte alta de un ciclo de calentamiento-enfriamiento que es su propio modo de existencia de millones de años. Pero también se sabe que la emisión de gases de efecto invernadero, producto de la quema de carbón y de combustibles fósiles, es la mayor causa de la contaminación más devastadora y más dañina para la vida vegetal y animal que haya conocido el mundo.

Hace 10 años, se celebró en Bar­celona el congreso Diez años de cambios en el mundo, en la geografía y en las ciencias sociales, 1999-2008. Inició con estas palabras: Tenemos un planeta, reducido o amplio según las escalas o las miradas, pequeño para el universo, grande para nosotros; pero, en cualquier caso, único. Un planeta magnífico, que nos ofrece los recursos necesarios para la vida y que nos permite moldearlo y utilizarlo (según la lógica del desarrollismo y del progreso que hemos aplicado, práctica y totalmente a nuestro antojo), pero que es único, finito y frágil. Y lo peor, no tenemos otro.

Sobre muy pocos temas hay, en las sociedades de todos los confines, un consenso mayor. Pero igualmente en el mundo científico: de los 4 mil 14 ar­tículos científicos publicados entre 1991 y 2011 que hablan acerca de cómo los humanos están causando el calentamiento global, 97.1 por ciento respaldaron esa idea y sólo 1.9 por ciento la rechazaron, y el otro 1 por ciento no estaban seguros (http://www.upsocl.com/verde/10 -hechos-que-refutan-los-mitos-sobre-la -inexistencia-del-calentamiento-global/). El calentamiento continuó y los estudios también, a mayor velocidad.

Según el Consejo Nacional de Investigación de Estados Unidos, “hay un cuerpo de evidencia sólido y creíble, basado en múltiples líneas de investigación, que documenta que el clima está cambiando y que estos cambios son causados en gran parte por las actividades humanas. Si bien aún queda mucho por aprender, el fenómeno central, las preguntas científicas y las hipótesis han sido examinadas minuciosamente y se han mantenido firmes ante un debate científico serio y una evaluación cuidadosa de explicaciones alternativas. Algunas conclusiones o teorías científicas han sido examinadas y probadas tan a fondo, y apoyadas por tantas observaciones y resultados independientes, que su probabilidad de que posteriormente se descubra que están equivocadas es cada vez menor. Tales conclusiones y teorías se consideran entonces como hechos establecidos. Este es el caso para las conclusiones de que el sistema de la Tierra se está calentando y que gran parte de este calentamiento es muy probable debido a las actividades humanas (America’s Climate Choices: Panel on Advancing the Science of Climate Change; National Research Council, 2010).

¿Quiénes resisten? El 1 por ciento, las empresas carboneras y petroleras, Trump, industrias diversas, científicos a sueldo: unos cuantos neoliberales, que conforman una trama criminal, que gastan miles de millones en propaganda contra la vida. Usted recuerda a la señora Thatcher diciendo, apoyándose en Hayek, que la sociedad no existe, que lo que existen son los individuos; hay individuos responsables para cada cosa. Este discurso se extiende a todos los ámbitos: en un debate sobre la corrupción en España, Esperanza Aguirre (PP) dijo a Manuela Carmena (Ahora Madrid): la corrupción no existe, existen los corruptos, pese a los varios libros sobre la vasta trama de políticos y empresarios en la corrupción del PP.

Alain de Benoist, representante principal del llamado movimiento Nouvelle Droite (Nueva Derecha) escribió (en serio): El concepto de Hayek del mercado como un orden espontáneo se ha aplicado recientemente a los ecosistemas para defender una política ampliamente no intervencionista. Al igual que el mercado, los ecosistemas contienen redes complejas de información, implican un proceso dinámico continuo, contienen órdenes dentro de órdenes y todo el sistema opera sin ser dirigido por una mente consciente. En este análisis, las especies toman el lugar del precio como elemento visible del sistema formado por un conjunto complejo de elementos en gran medida incognoscibles. La ignorancia humana sobre las innumerables interacciones entre los organismos de un ecosistema limita nuestra capacidad de manipular la naturaleza: neoliberalismo en sus fundamentos.

¡Muera la inteligencia! ¡Viva la muerte! dice el grito fascista de Millán-Astray. El neoliberalismo dice lo mismo frente a toda forma de vida conocida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *