RADIOCOAPA

Rumbo a la cuarta transformación de México

By

Álvaro Delgado

Los turbios ingresos de los Anaya

El lunes 14, en entrevista televisada, el candidato presidencial Ricardo Anaya sostuvo que entre él y su esposa ganan 400 mil pesos mensuales, lo mismo que había dicho ganar, en promedio, en 2016. De ser cierta esa afirmación, la pareja habría acumulado 19.2 millones de pesos entre 2013 y 2016, periodo en el que la esposa del panista recibió en su cuenta bancaria más de 28 millones de pesos. Es decir que la ciudadanía sigue sin saber cuáles son los ingresos reales –y de dónde vienen– del hombre que pretende gobernar México, pese a estar involucrado en un escándalo de lavado de dinero.

(Proceso  No. 2168)

 

 

Mas de

Álvaro Delgado

Ricardo Anaya, candidato presidencial de la coalición Por México al Frente, defiende la licitud de su riqueza acumulada como político y empresario, pero sus propias declaraciones testimoniales y documentales muestran incongruencias y turbiedades.

En 2016, luego de que estalló el escándalo porque envió a sus tres hijos a estudiar a Atlanta a fin de que aprendieran inglés, se intensificó el escrutinio sobre sus ingresos y los de su esposa, Carolina Martínez Franco, quien está cada vez más activa en la campaña presidencial del panista.

–¿Cuál es su ingreso? Díganos –le preguntó Azucena Uresti, conductora de Milenio Televisión, al candidato el pasado lunes 14.

–Entre mi esposa y yo, como 400 (mil pesos) al mes.

Ese mismo ingreso lo había declarado dos años antes, en 2016, cuando era aún presidente del PAN; pero documentos bancarios obtenidos por Proceso establecen que sus ingresos y los de su esposa son muy superiores a esa cantidad.

En efecto, entre 2013 y 2016 Carolina Martínez Franco, socia de Anaya en dos empresas, recibió depósitos en su cuenta bancaria de HSBC por más de 28 millones de pesos, 9 millones adicionales a los ingresos declarados por ambos.

De haber tenido ingresos por 400 mil pesos mensuales, la pareja habría sumado al año 4 millones 800 mil pesos y en los cuatro años referidos sumarían 19 millones 200 mil pesos, 8 millones 800 mil menos de lo que Martínez Franco recibió en depósitos en ese periodo.

Inclusive, en su declaración patrimonial, presentada en noviembre de 2015 –como parte de su 3 de 3–, Anaya manifestó ingresos de menor cuantía: consta, por escrito, que en 2014 cobró sólo 96 mil 527 pesos al mes, mientras que su esposa obtuvo 125 mil 330 pesos, para un total conjunto de 221 mil 857 pesos mensuales.

Sin embargo, sólo durante 2014 la cuenta de Martínez Franco recibió depósitos por 8 millones 85 mil 59 pesos, según los estados de cuenta, para un promedio mensual de 673 mil pesos.

Más aún: si el ingreso mensual de Anaya y su esposa hubiera sido de 221 mil 857 pesos al mes, como lo declaró el panista, al año hubieran acumulado 2 millones 662 mil pesos y habrían sumado, entre 2013 y 2016, 10.6 millones de pesos, periodo en el que Martínez Franco recibió depósitos por 17 millones de pesos adicionales.

Anaya es propietario, junto con su esposa, de Juniserra, S. A. de C. V., y Cintla, S. de R. L. de C. V., empresas inmobiliarias de las que proceden sus principales ingresos, según la declaración patrimonial del candidato presidencial, que no ha sido actualizada desde que la presentó el 28 de noviembre de 2015, con información del año fiscal previo.

En las declaraciones patrimonial, fiscal y de intereses, presentada por Anaya en la plataforma 3 de 3, promovida por Transparencia Mexicana y el Instituto Mexicano para la Competitividad, no queda claro el patrimonio de él y de su esposa.

Aunque describe que posee una casa de casi 5 millones de pesos que le donó su madre, y su esposa es dueña de otra casa y tres locales comerciales que renta –los cuatro también donados–, en las cuentas bancarias no hay precisión en las cifras.

De sus ocho cuentas bancarias, cuatro son “menor o igual” a 100 mil pesos, dos son “mayor o igual” a 500 mil pesos y otras dos –las de las empresas que tiene con su esposa– son “mayor o igual” a 500 mil pesos.

Turbiedades

Aunque ha sido involucrado en un esquema de lavado de dinero tramado por su amigo Manuel Barreiro Castañeda, quien a través de una empresa le compró una nave industrial en 54 millones de pesos, Anaya no ha sido formalmente acusado aún de ningún delito por la Procuraduría General de la República; ni siquiera ha sido llamado a declarar, como ya lo hicieron los operadores de ese esquema.

Lo que sí es posible identificar son discrepancias entre lo que Anaya ha declarado en cuanto a sus ingresos familiares y los depósitos en la cuenta de su esposa en HSBC (número 4039444922), en el periodo que va de 2013 a 2016.

Conforme a los estados de cuenta, cuando Anaya fungió como diputado federal del PAN y coordinador del grupo parlamentario, así como presidente interino, secretario general y presidente del CEN de ese partido, los depósitos en la cuenta de su esposa sumaron 28 millones 655 mil 318 pesos.

En 2013 los depósitos sumaron 3 millones 636 mil 803 pesos; en 2014, 8 millones 85 mil 59 pesos; en 2015 –el más alto–, 11 millones 961 mil 546 pesos, y en 2016, 4 millones 971 mil 910 pesos.

Hubo depósitos de hasta más de 5 millones de pesos, como en diciembre de 2013, cuando siendo Anaya diputado federal recibió uno por 5 millones 647 mil 917 pesos, o en 2014, cuando en julio se registró un depósito de 4 millones 122 mil pesos, otro en noviembre de 1 millón 231 mil y en diciembre uno más por 1 millón 317 mil 720.

Como se puede observar en los estados de cuenta, esos depósitos se retiraron antes de terminar el mes, aparentemente para mantener un saldo promedio mensual en la cuenta, que en los cuatro años fue de entre 500 mil y 800 mil pesos.

Haciendo las comparaciones de los ingresos que Anaya ha afirmado tener mensualmente –400 mil pesos– contra los depósitos sólo de la cuenta de su esposa, emergen las desproporciones.

La cuenta de HSBC a nombre de Carolina Martínez Franco se abre teniendo como domicilio la avenida Tecnológico Sur, en el centro de Querétaro, pero en 2015 la mudó a su domicilio del Club Campestre, justo la casa que le regaló su mamá a Anaya.

Anaya ha declarado que desde joven trabajaba mientras era estudiante y así hizo fortuna. Pero la trayectoria del panista ha estado asociada a la opacidad: en 10 años de servicio público acumuló un patrimonio considerable: 5 millones 800 mil pesos.

Anaya declaró públicamente que percibía al mes 100 mil pesos mientras fue servidor público en Querétaro, por lo que ahorró casi todo su sueldo para reunir esa cantidad.

Anaya se condujo de manera turbia también en cuanto al origen y destino del dinero para comprar, construir y vender en casi 8 millones de pesos un edificio a través de la Fundación Por Más Humanismo, creada por él en 2009 (Proceso 2153).

En este episodio ofreció su palabra para aclarar las operaciones, pero no cumplió. Se refugió en la teoría del complot y aseguró que era “guerra sucia del PRI”.

Cuando en el programa de Milenio Televisión, el lunes 14, le preguntaron sobre sus ingresos, que aseguró que ascendían a 400 mil pesos al mes, argumentó:

“El problema no es tener dinero, el problema es cuando el dinero es mal habido. Yo lo que tengo, lo tengo bien habido. Tanto mi esposa y yo venimos de una familia en donde son tres generaciones que han trabajado de manera muy intensa, que ha generado muchos empleos y que hemos recibido muchas oportunidades.”

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.