Rumbo al cambio verdadero

MORENA la esperanza de México

By

Marta Lamas

Meade y Nestora

(Proceso No. 2169)

 

 

En el patético segundo debate que acaba de pasar, el candidato Meade, para golpear a AMLO, calificó a Nestora Salgado de secuestradora. ¡Ay Meade, qué pena!

Hay 10 cosas que todo mundo debería saber si va a hablar de Nestora:

1. La comandante Nestora Salgado fue detenida ilegalmente como represalia por su valiente trabajo en contra del crimen organizado y la corrupción municipal, imputándole como secuestros unas detenciones que realizó en el marco de sus funciones como policía comunitaria. En Guerrero, la Ley 701 reconoce los actos de autoridad ejercidos por la Policía Comunitaria.

2. Fue trasladada a mil kilómetros de distancia, a una prisión de máxima seguridad en Nayarit, aislada de familiares y de su defensa legal, y se le iniciaron cargos federales por delincuencia organizada en la modalidad de secuestro. A partir de las protestas que surgieron y dada la injusticia de mantenerla con cargos del fuero ordinario en una prisión de máxima seguridad federal, fue trasladada a Tepepan.

3. Al revisar con cuidado el caso, un juez federal desestimó los cargos federales por delincuencia organizada en modalidad de secuestro y ordenó su liberación. Se aclaró que, en una acción en su función de policía comunitaria, Nestora detuvo al síndico de Olinalá Armando Patrón Jiménez, a quien se acusó de cometer el delito de abigeato (robo de animales/ganado) y de estar presuntamente involucrado en el asesinato de dos ganaderos. Cuando fue trasladado a la Casa de Justicia, sus cómplices, que además tenían amenazados a los empresarios locales para que se retiraran de la venta de materiales y mercancías y así acaparar el mercado, aprovecharon para hacer la denuncia de “secuestro”. El juez reconoció que Nestora actuó legalmente, como difundió el profesor Thomas Antkowiak, director de la Clínica Internacional de Derechos Humanos de la Facultad de Derecho de la Universidad de Seattle, al conocer el fallo.

4. A los absurdos cargos que se le imputaban (tuvo seis procesos penales abiertos por secuestro, robo y homicidio) y a la grave ausencia de debido proceso, se sumó que ninguno de los acusantes se había presentado a testificar. No obstante que el gobierno federal levantó los cargos, la Fiscalía de Guerrero los sostuvo, probablemente debido a que el fiscal estaba amenazado o comprado (“plomo o plata”).

5. La Comisión Interamericana de Derechos Humanos monitoreó el caso y dio a conocer la resolución sobre Nestora Salgado, la número 56/2015 del Grupo de Trabajo de Naciones Unidas sobre la Detención Arbitraria. Ahí se puntualiza que, aunque el gobierno federal desestimó el caso contra Nestora, el fiscal de Guerrero emplazó nuevos cargos en su contra basado en los mismos hechos, cuando ya la justicia federal la había absuelto. Esto vulnera el derecho a no ser juzgado dos veces por los mismos hechos.

6. En consonancia con la opinión emitida, el grupo de trabajo de la ONU pidió al gobierno de México tomar las medidas necesarias para remediar la situación, liberando a Nestora Salgado y proporcionándole una compensación apropiada. Nestora estuvo más de dos años encarcelada y sin juicio, por una red de complicidades vengativas que armaron denuncias falsas.

7. El 18 de marzo de 2017 Nestora Salgado salió libre y sin cargos de la cárcel, pues el supuesto delito de secuestro no existió, ya que las detenciones que hizo la comandante se llevaron a cabo en el marco de su actuación de policía comunitaria. O sea, salió libre no porque “la perdonaran” de un supuesto delito, sino porque nunca cometió ese delito.

8. El grupo de corruptos a quienes afectó en Guerrero ha persistido en ­desacreditarla, inventado pruebas como la que exhibió Meade en el debate. Sus enemigos han buscado a activistas contra el secuestro, como Isabel Miranda de Wallace, para impulsar una campaña contra Nestora. Periodistas como Pablo Hiriart han repetido la difamación y hace unos días Raymundo Riva Palacio y Rafael Cardona hablaron del caso sin tener toda la información, y señalaron que la presión de Estados Unidos fue lo que la liberó. Craso error.

9. Hoy su caso vuelve a la escena política como una forma de golpear a AMLO. Desde la lógica nefasta de “el fin justifica los medios”, se desecha el proceso jurídico que la consideró inocente y recurre a politizar su caso. No doy crédito a que se diga que hay nuevos procesos abiertos y no se mencione siquiera la resolución del gobierno federal, la de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos y el trabajo que hizo la Clínica Internacional de Derechos Humanos de la Facultad de Derecho de la Universidad de Seattle.

10. Nestora es una de esas heroínas cívicas que tanta falta le hacen a nuestro país. La sexta de siete hijos de una familia del pueblo artesanal de Olinalá perdió a los 11 años a su madre, se casó a los 16, tuvo tres hijas y emigró a Estados Unidos, dejando a sus hijas al cuidado de su familia. En Washington trabajó siete años como recamarera y luego regularizó su situación migratoria, por lo que tiene también la nacionalidad estadunidense. Durante muchos años envió dólares a Olinalá, hasta que se decidió regresar a apoyar a su comunidad. Y entonces ingresó a la Policía Comunitaria.

Creo que a Meade no le contaron la historia completa de Nestora Salgado. Habrá que ver hasta dónde es capaz de rectificar y ofrecerle una disculpa pública por su error al calificarla de “secuestradora”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *