Radiocoapa

Rumbo a la cuarta transformación de México

By

Jorge Zepeda Petterson

En la mente de un perdedor desesperado

(SinEmbargo)

 

 

Más de

Jorge Zepeda Petterson

¿Cómo hace José Antonio Meade para salir de la cama por las mañanas, revisar la encuesta que le envían de Los Pinos que lo sitúa 20 puntos atrás, pararse sobre un templete y con el corazón en la mano y la garganta arrebolada decir ante cinco mil acarreados que él será el próximo presidente de México? Más sorprendente aún, ¿cómo hace para acabar conmovido por su retórica épica, fascinado por su anuncio de victoria? ¿De dónde saca la energía para repetir el numerito dos horas más tarde? ¿Cómo convencer a otros de un argumento en el que uno mismo no cree?

No debe ser fácil desplegar esta actividad de misionero de sol a sol, día tras día, 24 x 7 como dirían los itamitas en su jerigonza. Visitar en una jornada tres ciudades y en todas ellas repetir con vehemencia “yo mero” sin que el tono le traicione ni la sonrisa se le desdibuje.

Me pregunto cómo será el diálogo por las noches entre el candidato y su esposa, Juana Cuevas, al repasar los incidentes del día. ¿Se animarán uno al otro recordando la intensidad de un aplauso, la cifra de asistentes a un mitin?. O por el contrario, en ese espacio íntimo abandonan toda pretensión, dejan atrás máscaras de campaña y se sinceran sobre la larga línea de camiones usados para movilizar a los acarreados o comentan las actitudes lambisconas del líder sindical corrupto. O quizá están tan hartos del papel que la política les hizo jugar que por las noches simplemente se ponen hablar de los hijos y los pendientes hogareños.

Nota: por lo general prefiero no abordar el tema de los cónyuges de los políticos por considerarlo un asunto de la esfera privada. Pero en este caso el matrimonio Meade decidió convertir en actor político a “Juana”. Advertido de su carisma, el PRI le organiza giras políticas independientes de las de su marido.

Hace mes y medio entrevisté a José Antonio Meade. En ese momento desplegó un optimismo arrollador; aseguró que sus encuestas anticipaban un repunte espectacular y que los debates volcarían el voto a su favor. Seis semanas más tarde las encuestas lo rezagan a un tercer lugar y a una distancia abismal del puntero. Dos de los tres debates ya han transcurrido sin hacer ninguna mella en la intención de voto. Y sin embargo, el entusiasmo y la convicción no decrecen un ápice. ¿Auto negación? ¿candor? ¿o simplemente es que sabe algo que los demás no acabamos de atisbar?

¿Cómo es posible que un doctor en economía, experto en la lectura de datos, no extraiga las conclusiones que derivan de las encuestas de instituciones respetables? Bloomberg, Mitofsky, Reforma e Ipsos, entre otras (ninguna de las cuales puede ser acusada de ser simpatizante de AMLO) muestran una realidad apabullante: el candidato del PRI se encuentra estancado o de plano en caída libre.

Con todo, respetaría el profesionalismo de Meade y su sentido de responsabilidad para trabajar con entusiasmo hasta el último día de la campaña. Y digo lo respetaría, si no hubiera sucumbido a las peores prácticas de su partido. Una cosa es ser responsable con la tarea encomendada y otra enlodarse en aras de ella.

Ya lo había mostrado en el primer debate con la denuncia de unos supuestos apartamentos de López Obrador que no estaban en su declaración, sabiendo perfectamente que esa información era falsa. The Wall Street Journal había publicado la nota dos años antes basado en el Registro Público, pero el diario rectificó al darse cuenta de que una década atrás, al morir su primera esposa, habían sido traspasados a sus hijos.

Peor aún, en el segundo debate incriminó a Nestora Salgado una luchadora comunitaria que pasó casi tres años en prisión hasta que un juez la exculpó de los cargos de secuestro. La acusación de Meade es una infamia jurídica y moral. Nestora era responsable de la policía comunitaria en Olinalá, Guerrero, entidad que admite la existencia legal de fuerzas del orden autónomas, surgidas ante la presencia del crimen organizado y la incapacidad de las autoridades. En su carácter de representante de la ley comunitaria, Nestora ordenó la captura de Armando Patrón acusado de robar vacas y asesinar al dueño de las mismas. Resultó que Patrón estaba vinculado a ganaderos cercanos al PRI de tal suerte que los poderes convirtieron esa detención en una acusación por secuestro. La apresó el ejército y la metieron en una cárcel de alta seguridad con el propósito de aplicarle una condena similar a la de El Mochaorejas. Se requirió de la presión de organismos internacionales para que un juez la liberara ante lo improcedente de la acusación. Hace unas semanas Morena la designó candidato al Senado; Meade volvió a convertirla en criminal. Insisto una infamia jurídica y moral.

Me preocupa la disposición de Meade a hacer cualquier cosa con tal de impedir su derrota. Refugiarse en el auto engaño es un recurso entendible para conseguir la fuerza de voluntad necesaria para empujar un mes más de campaña. Espero que su entusiasmo obedezca a ese autoengaño y no a la confianza que otorga saber algo que los demás ignoramos. Como por ejemplo estar preparando un fraude “patriótico”. Algo que nunca creí que él estaría dispuesto a avalar, hasta que le oí incriminar a Nestora.

@jorgezepedap

www.jorgezepedap.net

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *