RADIOCOAPA

Rumbo a la cuarta transformación de México

By

Carlos Fernández-Vega

México SA

Trump contra el mundo
¿Se tambalea el imperio?

(La Jornada)

 

 

Mas de

Carlos Fernández-Vega

Trump agrede al mundo y seguirá en ese plan hasta que los vasallos del imperio lo permitan. El esquizoide de la Casa Blanca ha escalado sus ataques –en un principio enfocados en contra de México– hacia países de los cinco continentes, incluidos los que Estados Unidos califica de socios estratégicos.

Pero la comunidad de naciones, de por sí convulsa, no ha hecho mayor cosa para detener los embates del mandatario estadunidense que, hasta el momento, se han enfocado al ámbito económico y diplomático. La guerra comercial por él desatada y la reciente cumbre del Grupo de los Siete (G-7) dan cuenta de ello.

El mandatario estadunidense se ha ido por la libre y así se mantendrá hasta donde tope, pero sus ataques no han tenido una respuesta firme y coordinada de las naciones agredidas (México y Canadá, por citar un ejemplo), aunque la reciente crisis diplomática por él desatada en el seno del G-7 podría ser el inicio, pues en un solo foro Trump arremetió en contra de los otros seis integrantes de la agrupación (Alemania, Francia, Japón, Canadá, Italia y Reino Unido, entre las naciones más poderosas del orbe), para finalmente hacer pataleta, retirarse de la cumbre y negarse a firmar el comunicado conjunto.

Aún así, no hay país más agredido por Trump que México. Un día sí y el siguiente también, pero el gobierno peñanietista se mantiene sumiso y en el discurso –que obviamente nadie cree– sostiene la tesis de que el esquizoide de la Casa Blanca es nuestro socio y amigo. La militarización de la frontera, la permanente hostilidad en contra de nuestros paisanos y el chantaje en materia comercial (con el TLCAN a la cabeza) es muestra inequívoca de ello.

Estados Unidos –cada vez con menor margen– se mantiene como la primera potencia económica y militar del planeta. China le pisa los talones (y en el plano militar Rusia está muy cerca de ellos), pero el agresivo cuan disparatado actuar de Trump puede ser indicio de que el imperio se tambalea.

De acuerdo con la más reciente información del Fondo Monetario Internacional, al cierre de 2017 el producto interno bruto estadunidense ascendió a 19.4 billones de dólares (trillones para los angloparlantes), mientras el PIB conjunto de los seis países restantes del G-7 sumó 17.5 billones, de tal suerte que en materia económica el poderío se asemeja y puede haber una respuesta conjunta más decidida y contundente a los abusos y rabietas de Trump. Sólo es cuestión de que se decidan y coordinen.

Por el lado de China, su economía se ubica en el segundo escalón en el ranking internacional y su producto interno bruto supera los 12 billones de dólares. Como bloque, el PIB conjunto de la Unión Europea asciende a cerca de 17 billones, de tal suerte que las diferencias con la economía estadunidense no resultan abismales, como Trump pretende hacer creer.

No queda duda que con Trump en la Casa Blanca las agresiones del gobierno estadunidense seguirán escalando, de tal suerte que, antes de que las cosas adquieran otro nivel, sólo la acción conjunta de la comunidad de naciones podrá frenar a este enloquecido personaje.

Y en este contexto, ¿cómo enfrentaría el nuevo gobierno a Trump? Andrés Manuel López Obrador dice que lo haría entrar en razón (algo verdaderamente imposible); José Antonio Meade afirma que con México no se juega (por mucho que el gringo no ha hecho otra cosa que jugar agresivamente en contra de nuestro país) y no nos vamos a dejar (hasta ahora el gobierno mexicano no ha dado una y se ha dejado de todo); y Ricardo Anaya asegura que con unidad nacional (y lo dice el mismo que fragmentó a su partido).

Es decir, los candidatos no tienen la menor idea de qué se trata. Entonces, lo deseable es que quien llegue al puesto tenga algo mucho más sólido que el simple fraseó de ocasión.

Las rebanadas del pastel:

Nadie sabe, nadie supo en eso de la sucia campaña telefónica en contra de AMLO: las empresas telefónicas se deslindan; el INE asegura que no le toca; el IFT que carece de atribuciones legales para registrar las llamadas; la Fepade que ya casi investiga, y así por el estilo. Lo que sí, es que la campaña va.

Twitter: @cafevega

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.