Radiocoapa

Rumbo a la cuarta transformación de México

By

Manú Dornbierer

Primer Presidente en verdad electo

(El Siglo de Torreón)

 

 

Mas de

Manú Dornbierer

Felicidades, magnífico Pueblo de México. Has logrado por fin la democracia, has podido abrir en forma masiva los ojos y elegiste verídicamente un presidente. Comprendiste lo que fue el sistema político mexicano que te engañó durante tanto tiempo. Te hizo creer con falsas elecciones, carísimas, además, que TU elegías a tus gobernantes, malos, la mayoría, y mejores muy pocos. Y no era tal.

Los presidentes de México – algunos aplaudibles, como Lázaro Cárdenas que con el apoyo de todas las clases sociales del pueblo mexicano _ los ricos también colaboraron y lloraron de emoción _ devolvió al país en 1938 su riqueza petrolera, hoy por desgracia “moderna ” otra vez en manos extranjeras y de algunos ricotes nacionales, pero no TUYA, como manda la Constitución. Lee el artículo 27 de la Carta Magna.

Todos los presidentes anteriores a Carlos Salinas (incluyéndolo) fueron designados “DE DEDAZO” por el todopoderoso presidente saliente del PRI. Todos, salvo Ernesto Zedillo, que le sucedió en el trono de México después del asesinato de Colosio. Zedillo fue designado por la Eminencia Gris del propio Salinas, Joseph-Marie Córdova Montoya y no digamos más, pero recordemos que metió a la cárcel a Raúl Salinas de Gortari y que desde su propia salida, para dar paso al “panista” Vicente Fox, Zedillo vive en USA y empezó por darles nuestros ferrocarriles…

A partir de entonces fue el propio Salinas el que designó a los demás presidentes, con la parafernalia de cajón, por supuesto, pero fueron todos sus títeres neoliberales,

Tampoco pasemos por alto que George Bush, padre, que había sido jefe de la CIA, fue socio de Salinas en su gran empresa: la destrucción de PEMEX para poder llegar a vender el petróleo, insisto, de TODOS LOS MEXICANOS. Ambos enviaron también a Jorge Díaz Serrano cinco años a la cárcel para evitar un obstáculo, pues conducía bien Petróleos Mexicanos y con él, México devino el 4º productor de crudo del mundo. Salinas se fue recuperando de sus descalabros y enfocó sus baterías contra el nacionalista AMLO.

El Partido único te invitaba a votar y realizó costosísimas elecciones para justificar ante el mundo entero su mentira “democrática”. Al calificar a México como “la dictadura perfecta” tenía razón el buen escritor peruano Vargas Llosa, hoy español y kaput porque lamentablemente hizo tremendo berrinche cuando no ganó la presidencia de su Perú.

Te corrompieron o te cegaron, mexicano, aprovechando la miseria o la ambición, según tu nivel económico, porque además sus “elecciones” son un gran negocio. Un ejemplo absurdo fue el del “criollo” José López Potillo ( 1976-1982), “candidato único”.

Pero los priistas de cepa no querían ser ellos los primeros en abrirse realmente a la justicia electoral. Seguían aferrados a aquel dicho de Porfirio Díaz “México no está listo para la democracia”. Estaban muy contentos enriqueciéndose allá arriba, los condenados. Una supuesta apertura, se dio por órdenes gringas: había que democratizar y modernizar el sistema político mexicano y el recién (supuestamente) electo Carlos Salinas de Gortari y su amigo de siempre, “la ardilla de Los Pinos”, Diego Fernández de Cevallos, pararon oreja y Salinas vió la ocasión de vengarse del líder petrolero, Hernández Galicia, La Quina, y del gobernador de Baja California que habían logrado que sus huestes no votaran a su favor.

Ambos amigotes vieron la oportunidad de establecer un bipartidismo, dando entrada al primer gobernador panista en 1989, traicionando uno y otro los principios del partido político de cada cual. Crearon el PRIAN, partido bicéfalo en nombre de una falsa apertura sólo beneficiosa para los panistas de su cuño. Los verdaderos se salieron del neoPAN.

Mi amigo, Luis Sánchez Aguilar, a su vez creador del Partido Social Demócrata, que moriría en 1997, a los 56 años, víctima de un tráiler como varios otros, bautizó al partido doble con el nombre de “EL PRIAN” a guisa de título de un libro que debíamos hacer juntos en Editorial Grijalbo y que terminé sola como “El Prinosaurio”, por el surgimiento el 1º de enero de 1994 de la rebelión zapatista.

Por desgracia tuvo mucho tiempo EL PRIAN para dañar a México. Como bien dice mi amigo José Agustín en su profunda y deliciosa serie “Tragicomedia Mexicana”, en su tercer año de gobierno Salinas, ante empresarios japoneses y a través de uno de sus voceros hoy en París con la OCDE, “el Ángel de la Dependencia Gurría”, avisó que “su grupo planeaba quedarse en el poder 24 años”, o sea hasta el 2018. Cumplió con su plan, por desgracia, porque para desfacer tanto entuerto …

Por fortuna, hoy lo venció por fin Andrés Manuel López Obrador.

librosdemanu@gmail.com

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *