Enrique Maza

MazaA fuer de citarlas, las parábolas dan vida a historias verídicas. La Biblia está llena de ellas y traspasan la historia misma para perderse en la teodicea, donde a las bondades del Creador se suman los enigmas, en particular el del mal, con su génesis y sus manifestaciones. Don Enrique Maza incursionó en ese delicado tema de los mitos fundacionales en su libro El diablo. Orígenes de un mito, Océano, 1999, del cual Proceso ofrece un fragmento a sus lectores.

(Proceso No. 2043)

 

Enrique maza

 

Enrique Maza

1 El diablo

Cuenta el Evangelio de Marcos que Jesús fue a la sinagoga de Cafarnaún y se puso a enseñar. Estaba ahí un hombre poseído por un espíritu impuro, que se puso a gritar:

–¿Quién te mete a ti en esto, Jesús Nazareno? ¿Has venido a destruirnos? Sé quién eres tú: el consagrado por Dios.
Jesús le respondió:
–Cállate la boca y sal de este hombre.
El espíritu inmundo se retorció y salió del hombre dando de alaridos.

Las parábolas bíblicas son relatos inventados y, sin embargo, son verdaderos. Nunca han sucedido y, sin embargo, suceden todos los días. La parábola del hijo prodigo nunca sucedió, pero pasa con frecuencia en la vida real que un hijo descarriado vuelva al amor de su padre. Las parábolas no refieren hechos históricos, pero cuentan historias verdaderas.

Read More