Radiocoapa

Rumbo a la cuarta transformación de México

By

Cómo ganó AMLO la Presidencia? Fabrizio Mejía lo relata en Crónica de la victoria

El pasado 1 de julio, Andrés Manuel López Obrador se convirtió en el candidato más votado en la historia de México. Foto: Cuartoscuro

Con entrevistas personales, anécdotas inéditas y una exhaustiva investigación, el escritor Fabrizio Mejía Madrid cuenta –de primera mano– en Crónica de la victoria cómo se construyó Andrés Manuel López Obrador como personaje, qué representa para todos aquellos que votaron por él el pasado 1 de julio y por qué México se encuentra actualmente de cara a un momento histórico sin precedentes.

(SinEmbargo.Mx)

Redacción / Sin Embargo Read More

By

Fabrizio Mejía Madrid

Los muertos

(Proceso No. 2191)

 

 

Mas de

Fabrizio Mejía Madrid

La nacionalización de la muerte en México es producto de la década de los cuarenta del siglo pasado. Es hasta que Juan Larrea, André Breton, Jean Charlot y Diego Rivera inventan la muerte como identidad nacional que se vinculan el Día de Muertos en los cementerios con las tradiciones indígenas y el nuevo arte moderno. En su libro sobre el tema, Claudio Lomnitz escribe: “Más que una devoción triunfal, el nacionalismo mexicano es el culto vacilante y tímido de un sobreviviente”.

Read More

By

Fabrizio Mejía Madrid

(Proceso No. 2162)

 

 

Mas de

Fabrizio Mejía Madrid

La idea del candidato de Acción Nacional y del PRD, Ricardo Anaya, de comenzar su campaña presidencial hablando de un baño, me pareció por lo menos extravagante. Contó una historia de alguien que no quiere pagar el boleto de camión y se encierra en un baño. Cuando emerge, tras el recorrido de varias horas, le preguntan:

–¿Y no olía mal? ¿No apestaba ahí adentro?

–Sólo al principio –responde el evasor.

Read More

By

Fabrizio Mejía Madrid

Tiempo Fuera

La contravida

(Proceso No. 2143)

 

 

 

Read More

By

Fabrizio Mejía Madrid

 TIEMPO FUERA

Confianza

(Proceso No. 2119)

 

Fabrizio Mejía Madrid

 

Mas de

Fabrizio Mejía Madrid

Harold Pinter escribió Betrayal en 1978, una obra de teatro en la que tres personajes se traicionan de distintas formas: un hombre casado, Jerry, tiene un amorío de siete años con la esposa, Emma, de su mejor amigo, Robert; Emma engaña a su amante, Jerry, al decirle que no le ha confesado la infidelidad a su esposo, Robert; éste, por su parte, le ha sido infiel a Emma pero sólo se lo dice cuando le pide el divorcio; Jerry se siente traicionado al saber, muchos años después, que Robert sí sabía de la aventura de su mejor amigo con su esposa desde hacía cuatro años; y Emma, ahora, es amante de un escritor, Casey, a quien los dos amigos, Jerry y Robert, desprecian, por lo que se sienten, ambos, traicionados, habida cuenta de que Emma optó por un mediocre.

Read More

By

Fabrizio Mejía Madrid

 TIEMPO FUERA

Los genios invisibles

(Proceso No. 2083)

 

Fabrizio Mejía Madrid

 

Mas de

Fabrizio Mejía Madrid

¿Por qué no habrían de saquear una tienda, si los gobernadores se han depositado el presupuesto en sus cuentas en Panamá? ¿Cuál es la diferencia entre robar una departamental y desvalijar la industria petrolera? ¿Cuál, entre habitar una casa que es un regalo de uno de los principales beneficiarios de la obra pública de tu gobierno, y secuestrar una pipa de gasolina para ordeñarla?

Read More

By

Fabrizio Mejía Madrid

 TIEMPO FUERA

Aristegui

(Proceso No. 2083)

 

Fabrizio Mejía Madrid

 

Mas de

Fabrizio Mejía Madrid

El periodista mexicano es al que se le censura pero nunca sucumbe. Desde el inicio, la fundación de una esfera pública mexicana –ésa que ocupa el lugar equidistante entre poderosos y desinformados– se hace desde los prestigios de la resistencia ante la injusticia. Entre los dos discursos del México de los primeros periódicos –la solemnidad estatuaria de lo oficial y la picaresca del chiste y el rumor– los periodistas sólo pueden ser los censurados: el país es el presidente de la República, y los diarios el único espejo en que se refleja como “estadista”. Si algún oficio se crea precisamente ante el silencio de la represión es el del periodismo: leer y hablar de lo no-oficial –eso que va convirtiéndose con las décadas en una verdad compartida– es habitar la esfera pública, ésa que va conformándose, en México, en torno a la no-reelección del dictador Porfirio Díaz. Son los periodistas que no cobran en El Imparcial y en El País –pagados por Díaz– los que convocan, en 1910, a la primera concentración contra la perpetuidad del Señor Presidente. Según Sánchez Azcona, asisten 20 mil personas, una cifra que desata el cierre de publicaciones y el encarcelamiento de sus impulsores. Read More

By

Fabrizio Mejía Madrid

 TIEMPO FUERA

Yo, el populista

(Proceso No. 2071) 

 

Fabrizio Mejía Madrid

 

Mas de

Fabrizio Mejía Madrid

El 29 de junio en la Cumbre de los presidentes de América del Norte, el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, disintió del término “populista” que el de México le había asestado a “los actores políticos y liderazgos que asumen posiciones populistas y demagógicas, pretendiendo eliminar o destruir lo que se ha construido, lo que ha tomado décadas en construir para revertir problemas del pasado y cuyos beneficios no alcanzan a llegar a toda la población”. Obama le respondió que se buscara un diccionario para saber qué era “populismo”, pero que si era preocuparse por los trabajadores y para que los banqueros tuvieran frenos a sus ganancias, entonces él se reivindicaba “populista”.

Read More

By

Fabrizio Mejía Madrid

Chairo

(Proceso No. 2069)

 

 

Fabrizio Mejía Madrid

 

Mas de

Fabrizio Mejía Madrid

Siempre me he preguntado qué lleva a alguien a apoyar algo que le perjudica. La respuesta simple es la que da Carlo Cipolla en su libro Allegro ma non troppo. Él distingue cuatro tipos de personas: los buenos, que actúan en beneficio de ellos y los demás; los incautos, cuyas acciones sólo benefician a los demás; los malos, que obtienen ganancias a costa de perjudicar a los demás; y los estúpidos, que se perjudican en la medida en que arruinan a los otros.

Read More

By

Fabrizio Mejía Madrid

Literatura y política

(Proceso No. 2040)

 

 

Fabrizio Mejía Madrid

 

Mas de

Fabrizio Mejía Madrid

Cuando se habla de las relaciones entre literatura y política con frecuencia la discusión se acaba en determinar si éste o aquél escritor apoya o no a cierta corriente de pensamiento o acción, y si ello afecta la “autonomía” de su trabajo como acomodador de palabras. Si no se trata de esos “escritores” comerciantes de opiniones que creen conducir cuando, en realidad, se les conduce, las filias y fobias de los autores siempre resultan triviales a la hora de leerles. No así el tema de la “autonomía”. Es lo que antes se llamó “pureza”. No hay nada en la literatura que pueda validarse como “puro”: está hecha de un material, el lenguaje, cuya existencia depende de la mezcla y los malentendidos; proviene de historias ya antes contadas –es homenaje y parodia, a la vez o alusión a formas utilizadas por muchos otros–; e incluye en su posibilidad a cuatro entes fantasmales: un autor, un narrador, el lector absorto y, después, a un nuevo autor de las palabras asumidas. Durante muchos siglos se intentó darle “pureza” a lo escrito con métricas establecidas, personajes dignos de ser narrados, situaciones “elevadas” que ameritaban el laurel de la posteridad. Pero las ansias de reglamentarla estallaron muy pronto: la literatura circula sin destinatarios específicos ni reglas magisteriales; es inapropiada, prosaica y libre. Read More

By

Fabrizio Mejía Madrid

La marcha por no ser el 44

Marcha

Nadie atina a explicar por qué todos fueron Ayotzinapa. Universitarios, burócratas, electricistas, preparatorianos, hombres y mujeres, jóvenes y ancianos, familias enteras… Todos acudieron porque esos 43 normalistas de Iguala no son tan lejanos, no son tan ajenos, y el 44 podría estar inmerso en esa masa que atiborró el centro de la ciudad. La marcha del jueves 20 fue otra vez la unificación de una voz: “Que se vaya Peña”. Antes de que los uniformados cumplieran la orden de despejar el Zócalo a toletazos, un muchacho muy joven había dicho: “Este es nuestro 68”. Y sí.

(Proceso No. 1986)

 

Fabrizio Mejía Madrid

 

Mas de

Fabrizio Mejía Madrid

Preguntas (casi) sin respuesta a una cuadra del Zócalo

¿Cómo habíamos llegado hasta aquí? ¿Cómo lo habían hecho los apenas adolescentes del CETIS 2 o de las preparatorias particulares? Pero también los normalistas de Guerrero, todas las universidades, las monjitas marchadoras, los padres y madres de Ayotzinapa cuyas frases se le quedan a uno encajadas: “Desde que se llevaron a mi hijo, cuando camino por mi calle, me siento una desconocida”. De la marcha del 8 de octubre en el Zócalo a las del miércoles 5 por todo el país el movimiento Todos Somos Ayotzinapa se hizo estudiantil, mezclando clases culturales –la vehemencia de los preparatorianos, los globos de la Ibero, las bicicletas de la Condesa, el luto de los normalistas en rostros tasajeados por el sol– con una sola idea: “Vivos los llevaron, vivos los queremos”, de la antigua consigna de las madres de Doña Rosario Ibarra de Piedra. ¿Qué detonó este movimiento en las calles de miles de estudiantes por todo el país y aun en las capitales europeas y americanas? ¿Qué cambió después del incendio de la guardería ABC, la caravana de Javier Sicilia o el camino del Doctor Mireles?

Read More

By

Fabrizio Mejía Madrid

Encuentro con La Bestia en el País de las Ladies y los Mirreyes

(Proceso No. 1922)

 

 

Fabrizio Mejía Madrid

Mas de

Fabrizio Mejía Madrid

En México los maestros siempre han estado entre el cielo y el infierno: de “apóstoles”, desde que a Vasconcelos se le ocurrió que eran sujetos de una “misión cultural” –el alfabeto y la tabla de multiplicar como evangelización–, a lúmpenes, vándalos, faltistas, ignorantes, violentos, intolerantes, chantajistas. El Apóstol se eleva cuando cumple, obedientemente, su labor en el salón de clases. El Violento se precipita cuando pide aumento salarial. Read More