Bernardo Bátiz

El pacto de los montes

(La Jornada)

 

 

Más de

Bernardo Bátiz V.

Una antigua versión de la fábula estrambótica del parto de los montes se atribuye a Esopo, poeta griego de 500 años AC. Mucho después, Félix María Samaniego la pone en garridos versos castellanos; vale recordarlos:

“Con varios ademanes horrorosos
los montes de parir dieron señales
después con bramidos espantosos
infundieron pavor a los mortales.
Esos montes que al mundo estremecieron
un ratoncillo fue lo que parieron”.

La fábula nos lleva a otra no menos risible, con un simple cambio de una r por una c, se repite la antigua historia y se rescata la misma moraleja.

Read More