Marcos Roitman Rosenmann

Más allá del 68; los antecedentes /l

(La Jornada)

 

 

Más de

Marcos Roitman Rosenmann

Los años 60 marcaron un punto de inflexión. La Segunda Guerra Mundial trajo desolación y muerte, la caída del nazifascismo recompuso alianzas, los enemigos mutaron en amigos y los aliados se transformaron en el objetivo a destruir. La guerra fría inauguró una estrategia fundada en la lucha anticomunista. Los movimientos antimperialistas y descolonizadores fueron el objetivo. Por primera vez en la historia mundial el eje gravitacional del poder se desplazó. Estados Unidos emergía como la potencia líder, con una Europa endeudada, sumisa, arrodillada a sus pies. Mientras tanto, el proceso descolonizador avanzaba en Asia. India declaró la independencia en 1947, y la larga marcha con Mao a la cabeza, tras años de guerra civil, derrotó al ejército de Chiang Kai-Shek en 1949. África se debatía por romper el yugo imperialista de las potencias que se repartían el continente. Los años 50 fueron un periodo de reacomodo. La amenaza nuclear transformó el escenario. Las alianzas entre liberales, conservadores y socialdemócratas buscaban estabilidad política, llamando a fortalecer las instituciones, bajo el discurso del desarrollo, la seguridad y la defensa de la democracia representativa. Los gobiernos emergentes se dieron a la tarea de crear las condiciones para una etapa expansiva del capitalismo. La década se desplegó en medio del conservadurismo anticomunista y la espada de una guerra nuclear. El plan Marshall favoreció la expansión económica y la tan ansiada movilidad social ascendente fue una realidad. La fisonomía de las grandes ciudades destruidas por los bombardeos fue reconstruida. La sociedad de consumo de masas hizo su aparición. Eran nuevos tiempos. El televisor, el coche, la nevera, las vacaciones pagadas, los derechos sindicales reconocidos y una presencia cada vez mayor de la mujer, aunque siempre residual, en una sociedad conservadora y tradicional, modificaba las estructuras. Un capitalismo capaz de reinventarse lograba avanzar bajo el amanecer del Estado de bienestar. La reconstrucción europea era una realidad. Las secuelas de la guerra se iban difuminando. Eran tiempos de cambio.

Read More