Radiocoapa

Rumbo a la cuarta transformación de México

By

Octavio Rodríguez Araujo

Estrategias contra el narco

(para el debate)

(La Jornada)

 

 

 

Mas de

Octavio Rodríguez Araujo

El 3 de enero de 2013 escribí en estas páginas lo siguiente: “he releído una vieja novela de Jack Hoffenberg titulada No siembres con odio (Brugera, 1967) que […] nos propone estrategias relacionadas con el crimen organizado llevadas a cabo en una pequeña población del sureste de Estados Unidos. Los habitantes de clase media y alta del lado norte del río se quejaban de la delincuencia callejera que inhibía seriamente la seguridad en sus casas, en la calle y en locales comerciales. Los líderes de la ribera norte del río discurrieron que para que la cuña apriete debe ser del mismo palo (o su equivalente en inglés), y escogieron como jefe de la policía a un joven ambicioso muy popular entre los pobres de la ribera sur del río, donde estaban los prostíbulos, las casas de juego clandestino, los principales antros de la región y los capos del crimen. El joven jefe de policía lo primero que hizo fue reunirse con los principales jefes de la delincuencia. Acordaron más o menos lo siguiente: sus actividades ilícitas continuarían, pero con orden y bajo estricto control: uno o dos burdeles y cero prostitución callejera, una o dos casas de juego y en relación con las drogas cero distribución pública y descontrolada. A cambio de esa tolerancia, que por cierto existe en casi todos los países del mundo, los grandes capos de la región se encargarían de impedir la inseguridad de los habitantes de esa zona y todos contentos. Me quedé pensando […] que quizá algo parecido podría hacerse en México, pues finalmente los negocios ilícitos siempre existirán. Cuernavaca, por ejemplo, era más segura cuando el jefe de jefes estaba vivo. ¿Qué había detrás de él o de otros? ¿Qué tratos había hecho el gobierno con él o con otros? No lo sé, pero sí me consta que antes íbamos a cenar o a un bar y salíamos muy tranquilos para irnos a casa incluso con la ventana del carro abierta. Ahora no. Gracias a Calderón y su cacería de los verdaderos capos del crimen organizado ahora hay muchas cabezas, más improvisación y mayor peligro e inseguridad en todos lados”.

Read More

By

Octavio Rodríguez Araujo

Miedo y solidaridad

(La Jornada)

 

 

Mas de

Octavio Rodríguez Araujo

Y comenzó a temblar cuando estaba escribiendo mi artículo para este jueves. Ni tiempo tuve para terminar una frase que finalizaba el párrafo, todo se movía y de manera para mí extraña. Trataba de levantarme de mi silla y el temblor me aventaba de regreso. Incontrolable. En unos segundos se fue la luz y logré levantarme para salir de mi estudio y de la casa cuyos techos crujían o así me lo parecía. Según parece la casa está bien construida y sólo cayeron cuadros, libros y lámparas.

Read More

By

Pedro Miguel

“Por el mal rato”

(La Jornada)

 

©

 

Mas de

Pedro Miguel

El colapso de unos metros cuadrados de pavimento no es un suceso excepcional en el asfaltado mundo contemporáneo. Deslaves y reacomodos de terreno y suelos casi siempre dinámicos provocan la aparición de hoyos de todos los tamaños en muchos países y latitudes, y a veces esas depresiones súbitas se tragan casas, automóviles y gente. Lo extraordinario en el caso del socavón del Paso Exprés, con saldo de dos muertos, varios vehículos destruidos y decenas de miles de afectados por el obligado cierre de esa peligrosísima vía rápida, es que hizo inocultable la pudrición del modelo de negocios del grupo que detenta el gobierno.

Read More

By

Octavio Rodríguez Araujo

Reflexión preliminar sobre las elecciones

(La Jornada)

 

Octavio Rodriguez Araujo

 

Mas de

Octavio Rodríguez Araujo

Se equivocaron los que pronosticaron la abstención más alta de las recientes elecciones intermedias (aclaro que yo sólo dije a CNN, el 6/6/15, que era probable que aumentara, no lo pronostiqué). Con 98.63 por ciento de las actas computadas, la participación ciudadana fue de 47 por ciento. En 2003 fue de 41.8 y en 2009 de 44.6 por ciento. Los anulistas, por otro lado, deberán estar muy orgullosos de que lograron cifras superiores a los votos obtenidos por cada uno de los siguientes partidos: del Trabajo (PT), Humanista (PH), Nueva Alianza (Panal) y Encuentro Social (PES). Pero deberán saber que sus votos nulos (4.88 por ciento) no sólo fueron menos que en la intermedia de 2009 (5.41 por ciento), sino que no cambiaron en nada la votación válida nacional del pasado domingo, salvo que el PT y el PH probablemente pierdan su registro (aunque quizá de todos modos lo hubieran perdido).

Read More

By

Octavio Rodríguez Araujo

Militares, policías e inseguridad

(La Jornada)

Mas de
Los candidatos de todos los partidos nos tomaron el pelo en 2012. Una de las razones por las que votamos por ellos fue que estábamos hartos de Felipe Calderón. Sin embargo, los ahora gobernantes están haciendo lo mismo que el becario en Harvard, pese a conocer sus sangrientos e inútiles resultados: militarizar las zonas donde no se ha podido acabar con el crimen y cortando cabezas de éste a sabiendas de que surgen otras más. Esas nuevas cabezas del crimen organizado, por cierto, ni siquiera tienen identificación en los sistemas de la llamadainteligencia policial. Read More