Lorenzo Meyer

¿Hasta dónde quieren llegar?

(El Siglo de Torreón)

 

 

 

Mas de

Lorenzo Meyer

A estas alturas ya no se puede suponer que las próximas elecciones serán limpias. Los indicadores son muy visibles. Lo que ya cabe preguntarse es: hasta qué punto se van a cargar los dados y para beneficiar a quién.

En relación al beneficiario, la respuesta ya no es obvia. Según las encuestas, el personaje que postula el partido del gobierno no tiene visos de poder ganar, (Reforma, 18/04/18). Por tanto, Jorge G. Castañeda, coordinador de estrategia de la campaña del panista Ricardo Anaya, ha hecho una propuesta: si el objetivo del PRI, del PAN y de muchos otros intereses -los poderes fácticos-, es detener a Andrés Manuel López Obrador (AMLO), entonces lo que procede es que José Antonio Meade y el gobierno cesen sus ataques contra Anaya y arríen banderas en beneficio de la coalición del joven panista. Se trataría, en los hechos, aunque no necesariamente en la forma, de reactivar al PRIAN -esa alianza de facto entre PRI y PAN, que se forjó a partir de la necesidad de Carlos Salinas de contar con aliados ante su falta de legitimidad de la elección de 1988. Castañeda lo formula así: a partir de los debates, Anaya ha asegurado su segundo lugar en la carrera electoral y ahora buscará “seducir el voto no anayista pero no lopezobradorista para que se venga con nosotros”, (Reforma, 20/04/18). En esta coyuntura, las dirigencias del PRI, sus recursos y las bases que logren arrastrar, pueden ser la parte crucial de los “seducidos” por un anayismo con posibilidades de triunfo. Anaya en el poder garantizaría, por su naturaleza, el mantenimiento, en lo esencial, de un status quo que tan buenos dividendos les ha dado y por tanto tiempo.

Read More