Rumbo al cambio verdadero

MORENA la esperanza de México

By

José Blanco

El miedo del poder

(La Jornada)

 

 

Mas de

José Blanco

Nada más temible que el miedo del poder, de la mafia del poder, como lo llama AMLO. La corrupción sin precedentes del actual régimen de gobierno se ha traducido en miedo. De este régimen forma parte el PRI, con la Presidencia de la República y, en el Poder Legislativo y en los gobiernos y municipios, el PAN y el PRD, junto con las áreas penetradas por el crimen organizado y por las cúpulas empresariales, entes que conforman el régimen de gobierno, o la mafia del poder.

Read More

By

Pedro Miguel

Oportunismo y reacción

(La Jornada)

 

Pedro Miguel

 

Mas de

Pedro Miguel

A los judíos no se les permitía poseer tierras; a los indios les estaba prohibido montar a caballo; los gitanos tenían que volverse sedentarios a huevo; las mujeres no podían ejercer la medicina y, en tiempos más recientes, votar; los negros tenían vetado el acceso a los parques; si los moros querían permanecer en España tenían que dejar de ser musulmanes y convertirse al cristianismo; a los palestinos, los saharauis y los kurdos, entre otras nacionalidades, se les sigue negando el derecho a tener país y pasaporte y en la visión trumpiana los mexicanos, por el solo hecho de serlo, están condenados a ser violadores y drogadictos, de modo que ante ellos no hay más remedio que construir un muro. La infracción de esas normas discriminatorias ha sido castigada en diversos momentos de la historia con multas, cárcel, latigazos, mutilación, hoguera y muerte.

Read More

By

Pablo Gentili

LA EXCLUSIÓN Y LA ESCUELA:
el apartheid educativo como política de ocultamiento

(Laboratorio de Políticas Públicas (LPP) Universidad del Estado de Río de Janeiro (UERJ) Ponencia presentada el 20 de setiembre de 2003 en el Paraninfo de la Universidad)

 

Pablo Gentili

 

Pablo Gentili*

Un zapato perdido (o cuando las miradas – saben – mirar)

Aquella mañana decidí salir con Mateo, mi pequeño hijo, a hacer unas compras. Las necesidades familiares eran, como casi siempre, eclécticas: pañales, disquetes, el último libro de Ana Miranda y algunas botellas de vino argentino difíciles de encontrar a buen precio en Río de Janeiro. Luego de algunas cuadras, Teo se durmió plácidamente en su cochecito. Mientras él soñaba con alguna cosa probablemente mágica, percibí que uno de sus zapatos estaba desatado y casi cayendo. Decidí sacárselo para evitar que, en un descuido, se perdiera. Pocos segundos después una elegante señora, me alertó: “cuidado!, su hijo perdió un zapatito”, “Gracias – respondí – pero yo se lo saqué”. Algunos metros más adelante, el portero de un edificio de garage, de sonrisa tímida y palabra corta, movió su cabeza en dirección al pié de Mateo, diciendo en tono grave: “el zapato”. Levantando el dedo pulgar en señal de agradecimiento, continué mi camino. Antes de llegar al supermercado, doblando la esquina de la Avenida Nossa Senhora de Copacabana y Rainha.

Read More

By

Hugo Aboites

La locura de la evaluación

(La Jornada)

 

Hugo Aboites

 

Mas de

Hugo Aboites*

En un país donde las percepciones con las que viven y crecen niños, jóvenes y familias son de asesinatos reiterados, creciente pobreza, falta de empleo, debilidad de la economía y desesperanza política, increíblemente las políticas gubernamentales insisten en exacerbar aún más los ánimos y juegan a provocar casi hasta el límite de lo tolerable. Es el caso de la evaluación masiva de maestros y de aspirantes a la educación superior que añade, de manera desproporcionada e innecesaria, una carga enorme de hostilidad y violencia institucional.

Read More

By

Víctor M. Quintana S.

El calentamiento social se recrudece

 (La Jornada)

 

 

Víctor Quintana

 

Mas de

Podrán parecer hechos muy distintos y distantes, pero son síntomas del mismo mal que aqueja al planeta. Los disturbios en Baltimore por el asesinato a manos de la policía del joven afroamericano Freddie Gray, de 25 años; las reacciones violentas en Guerrero a siete meses de la desaparición forzada de los 43 de Ayotzinapa, y los narcobloqueos y ataques del cártel Jalisco Nueva generación nos muestran la grave crisis que atraviesan los estados capitalistas. Crisis que genera reacciones indignadas de los oprimidos por él en algunos lados y amenazas abiertas de los prohijados por él en otros. A este incremento cuantitativo y cualitativo de las tensiones y la violencia social lo hemos llamado el calentamiento social.

By

Hugo Aboites

Educación superior: los rechazados de hoy

(La Jornada)

 

Hugo Aboites 

Hugo Aboites*

Son parecidos a los de años anteriores, pero son también muy distintos porque son parte de la generación de Ayotzinapa.

Los jóvenes de hoy rechazados por universidades son como los de años anteriores, porque representan uno de los potenciales de progreso y civilidad más importantes y desaprovechados en este país. Son altamente motivados, intentan ingresar una y otra vez, toman cursos de preparación y, además, se organizan en torno al que es un derecho incuestionable. Ellas, especialmente, porque siempre han debido esforzarse más para remontar atavismos todavía poderosos. Pero todos cuentan con una larga y exitosa trayectoria de 14 años de escolaridad que en los hechos demuestra que pueden hacerse cargo de su educación superior. Se trata también de una generación que ofrece al país algo indispensable: la posibilidad de que, desde el inicio mismo de sus estudios, comiencen a reactivar la política, la sociedad y la economía desde perspectivas mucho más éticas, más ilustradas y críticas que las que tiene un México que –con sólo nueve años de escolaridad promedio– apenas concluyó la secundaria.

Read More

By

Luis Linares Zapata

Límites y extravíos

(La Jornada)

 

Luis Linares Zapata

 

Mas de 

Una reciente publicación de la Cepal revela que la participación del factor trabajo en el PIB mexicano ha caído hasta contabilizar 27 por ciento de ese total. Esto implica que el otro factor (el capital) se apropia del 73 por ciento restante, una desproporción que resalta la enorme desigualdad reinante en este país. Hace algunas décadas, allá por la provinciana época de los 70 del siglo pasado, los trabajadores alcanzaron, luego de luchas y logros, proporciones cercanas a 40 por ciento. Fueron los últimos años del crecimiento acelerado (6.5 por ciento como promedio), junto con un aceptable reparto de la riqueza colectiva.

Read More

By

John M. Ackerman

La dictadura imperfecta

 (La Jornada)

John Ackerman_

 

Mas de

Ejecuciones extrajudiciales masivas, como las de Tlatlaya e Iguala, son típicas de regímenes despóticos, como el mexicano, en que una pequeña élite busca mantener el control a toda costa sobre una población cada vez más desesperada, olvidada y empobrecida. La exclusión de la sociedad de la toma de decisiones característica de estos sistemas políticos es también caldo de cultivo para todo tipo de manifestaciones espontáneas de repudio a la autoridad, desde saqueos a supermercados hasta movilizaciones estudiantiles. Asimismo, los gobiernos autoritarios suelen inocular a los organismos encargados de la defensa de los derechos humanos y la organización de las elecciones populares en contra de cualquier contaminación por intereses populares.

Read More

By

La globalización, actualización de la violencia compañera de la modernidad capitalista: Gilly

  • Vivimos tiempos de despojo, que abarca agua, aire, tierra y fuego, expresa
  • Ante la rapiña surgen renovadas formas de organización, solidaridad y resistencia, dice el académico
 
 
Emir Olivares Alonso
Periódico La Jornada 
Jueves 13 de febrero de 2014, p. 16

Actualmente se enfrentan tiempos de despojo. Un despojo que en los últimos 30 años ha adquirido su expresión en las privatizaciones de bienes y servicios públicos, señaló el profesor emérito de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) Adolfo Gilly.

El despojo moderno –sub­rayó– alcanza a los cuatro elementos del mundo antiguo: agua, aire, tierra y fuego, y rompe el ancestral vínculo del ser humano con la naturaleza. Read More

By

Pedro Miguel

Los más vulnerables

(La Jornada) 

Mas de

Pedro Miguel

Al menos la mitad de los presos del país son inocentes: acusados sin pruebas, purgan los delitos de otros, dice Alberto Patishtán. Él, con su historia de más de 13 años de imputaciones en falso, fallos aberrantes y maltrato carcelario, sabe de lo que habla. El profesor tzotzil hace referencia a la violación sistemática y estructural a las leyes y los procedimientos que se comete en los vericuetos del sistema penal. A los culpables fabricados como Patishtán hay que agregar la muy diversa porción de quienes están en la cárcel como consecuencia de leyes injustas o estúpidas: el que robó un pan, la mujer que abortó, el adolescente que se daba un toque de mariguana. Read More