Radiocoapa

Rumbo a la cuarta transformación de México

By

José Blanco

Es hora

(La Jornada)

 

 

Mas de

José Blanco

Un paso de gigante se ha dado, pero es sólo uno. Es hora de esa felicidad que entrevé libertades nunca vividas por los siempre marginados; es hora de columbrar oportunidades nunca al alcance; es hora de que las expectativas hinchen aún más el pecho colectivo del pueblo. Es hora de que las ganas de ser y de hacer crezcan sin miedo. Es hora de reír a jarana plena y júbilo desbordado; es hora de gritar ¡viva el pueblo mexicano! Es hora de que el pueblo se reconozca en su hazaña. El necio no dejó de repetir sus ideas de bien para las mayorías, pero es hora de caer en cuenta que la planta ha florecido merced a uno que no paró de asperjarla hasta que se crearon las condiciones en que, por fin, ha visto que el pueblo ha votado por el pueblo y no más por sus verdugos.

Read More

By

Lorenzo Meyer

Las expectativas

(El Siglo de Torreón)

 

 

Mas de

Lorenzo Meyer

La estructura política mexicana actual resulta más que insatisfactoria. Está en crisis. En una encuesta global de 2017, el Pew Research Center de Washington encontró que la insatisfacción de los mexicanos con el arreglo de poder que los gobierna abarcaba al 93%, uno de los mayores descontentos colectivos en un mundo de por si descontento, (pewglobal.org/2017/10/16/many-unhappy-with-current-political-system/).

Cuando un sistema político está en estas condiciones, la renovación de su élite, por elección o cualquier otra vía, es un proceso que genera expectativas. Cuan extendidas, realistas, desbocadas o contradictorias sean esas esperanzas y como se administren en caso de que efectivamente el cambio ocurra, es un punto crucial. Los votos de confianza a las expectativas tienen fecha de caducidad.

Read More

By

Hugo Aboites

2015

(La Jornada)

 

Hugo Aboites

 

Hugo Aboites *

Hace dos años, en 11 días de diciembre de 2012, se aprobó la modificación constitucional a la educación, y, hoy, al comienzo de 2015, son más claras las implicaciones de aquella apresurada y peculiar visión. Cuando Peña Nieto toma posesión, en 2012, ya era evidente que más de una década de enfoque errado respecto del narcotráfico había producido miles de muertos y desaparecidos, y ninguna solución. El argumento de que se matan entre ellos ya tenía tiempo que había dejado de ser cierto, y ellos, convertidos en policía y hasta en funcionarios públicos y políticos hacía tiempo, habían comenzado a matarnos a todos los demás.

Read More