Rumbo al cambio verdadero

MORENA la esperanza de México

By

Hermann Bellinghausen

El 68 hoy

(La Jornada)

 

 

Mas de

Hermann Bellinghausen

Todos los días se cumplen años. Todos los años. Existe una industria de los aniversarios, cincuentenarios, centenarios y bicentenarios que alimenta a periodistas y agencias, investigadores sociales, historiadores, conferencistas, vendedores de nostalgia, administradores del festejo, sobrevivientes. A veces (pocas) la conmemoración de un hito puede en sí ser un hito. Lo fue 1992 para los pueblos originarios de todo el continente. Quizá lo pudo ser 2010 para el México de abajo. ¿Lo será en México este 2018? La historia también es cíclica. O espiral hacia arriba, hacia abajo. 1968 representa un parteaguas (perdonen el lugar común) que no se diluye y, como todo lo vivo, no deja de cambiar. Aunque lo rebase el tiempo transcurrido, conserva un especial significado. Por primera vez en la historia moderna la juventud como tal ocupó la escena pública. Su movilización desató un despertar urbano de muchas bandas que comprendió la eficacia de ocupar calles, plazas y edificios, como apuntara hace poco Immanuel Wallerstein en estas páginas al recordar las primeras protestas en Nueva York.

Read More

By

Lorenzo Meyer

Cincuentenario

(El Siglo de Torreón)

 

 

Mas de

Lorenzo Meyer

Este año se cumplen cincuenta de la inesperada e histórica movilización de los jóvenes estudiantes mexicanos que demandaban un cambio en el orden político creado por la postrevolución y que concluyó con una represión tan alevosa como brutal. A esa inconformidad la movió algo más que un escueto pliego petitorio: la impulsó el cuestionamiento del sistema mismo de autoridad. Buscó detonar una transformación cultural en toda una gama de estructuras: la familiar, la universitaria, la sindical y, desde luego, en la forma de gobernar.

En el 68, la exigencia de cambio mediante movilizaciones urbanas masivas se experimentó en muy diversos tipos de sociedades. La Guerra Fría llevaba ya más de dos decenios de conformar las ideologías y los privilegios a nivel global. En México, al verse desafiado, el orden establecido buscó deslegitimar a los descontentos y justificar su represión, culpando a la “influencia externa”. Se negaron a aceptar la otra posibilidad: que la inconformidad surgía de los defectos, las inconsistencias y, finalmente, las injusticias institucionalizadas por una maquinaria de poder asentada en una presidencia sin contrapesos, en un partido de Estado y en elecciones sin contenido.

Read More

By

Gabriela Rodríguez

La señora ciencia

(La Jornada)


Más de
Gabriela Rodríguez

Hay que reconocer la modernidad cultural de quienes viven en la Ciudad de México, en este territorio se reconoce la capacidad política de las mujeres y se valora a la ciencia como verdad. Como movimiento, el feminismo logró develar la manera en que la diferencia sexual se ha traducido en relaciones de poder; en tanto que los teóricos de la modernidad nos ayudan a comprender el proceso civilizatorio que llevó a que las sociedades separaran a la religión de la ciencia, así como a ubicar a la primera como esfera moral y a la segunda, como criterio de verdad.

Read More

By

Gabriela Rodríguez

El feminismo en Morena

(La Jornada)

 

Gabriela Rodríguez

 

Mas de

Gabriela Rodríguez R.

No todo feminismo es de izquierda; al menos desde lo que yo entiendo de esta posición, en el espectro político la izquierda implica recuperar las reivindicaciones históricas, la lucha por los derecho de las mujeres trabajadoras y sufragistas, así como articular el feminismo popular. En sentido profundo, el feminismo de izquierda construye un discurso y una práctica que es crítica del neoliberalismo y comprende que las exclusiones de género están cruzadas por las dimensiones de clase, etnia, religión, edad y generación.

Read More

By

Gabriela Rodríguez

¡Vamos al congreso popular!

(La Jornada)

Mas de 

Gabriela Rodríguez R.

En vísperas de conmemorar que el 5 de febrero de 1917 se promulgó la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, habremos de recordar que esa Carta Magna dictó la organización del Estado mexicano moderno después de un movimiento revolucionario que derrocó al régimen y por el cual dieron su vida un millón de compatriotas. Esa Constitución incluyó los ordenamientos de la de 1857 y refrendó la división de poderes, ratificó el sistema de elecciones directas y anónimas y decretó la no relección, estableció el municipio libre y un ordenamiento agrario relativo a la propiedad de la tierra, reconoció las libertades de culto, expresión y asociación, la enseñanza laica y gratuita y la jornada de trabajo máxima de ocho horas. Sin idealizar, esa hoja de papel concretó la modernización del Estado y el marco del ejercicio de múltiples derechos humanos. Read More