Soledad Loaeza

La ley perversa

(La Jornada)

 

 

Más de

Soledad Loaeza

La reforma político-electoral de 2014 fue una de las ocho reformas estructurales que integran el desafortunado Pacto por México, que en su momento muchos aplaudieron como si se tratara de una extraordinaria hazaña política de salvamento de la patria. Bueno. Hemos visto una vez más, que nada hay más aventurado que calificar de histórico un acontecimiento coyuntural que en menos de lo que circula un tuit resulta ser flor de un día. No sé si lo mismo ha ocurrido con las otras reformas del pacto, sobre las que se construyó la imagen de Enrique Peña Nieto como el gran estadista, hábil negociador y astuto engatusador con que inició su mandato presidencial; ojalá me equivoque, pero si esas reformas adolecen de los gravísimos problemas que han quedado al descubierto en la Ley General de Instituciones y Procedimientos Electorales, (LGIPE) entonces no sólo nos enfilamos a una muy complicada jornada electoral, sino que nos esperan líos mayúsculos en educación, energía, en operaciones hacendarias y en otras áreas que incluyó el pacto.

Read More