Radiocoapa

Rumbo a la cuarta transformación de México

By

Elena Poniatowska

La migra mexicana

(La Jornada)

 

Elena Poniatowska

 

Mas de

Elena Poniatowska

Los mexicanos nos indignamos ante el discurso antimigrante de Donald Trump y desde 2015 la Comisión Nacional de los Derechos Humanos alertó de los abusos en el Aeropuerto Internacional Benito Juárez de la Ciudad de México. El menor error es motivo de aislamiento, despojo de pertenencias, cateo y trato de delincuente. A la agresión verbal se suma la física, que incluye empujones y jaloneos. Testimonios de quienes pasan por este infierno confirman que los agentes jamás cumplen con avisar a los familiares o amigos que esperan. Algunos tienen la desgracia de permanecer allí días enteros sin agua ni alimento, sin traductor y hasta sin zapatos.

Si estos abusos se cometen en el aeropuerto más importante del país, con un constante flujo de servidores públicos que resguardan la integridad de viajeros con cierto nivel económico (porque no todos pueden volar), imaginen lo que sucede en la frontera sur, por la que pasan miles de indocumentados provenientes de Guatemala, El Salvador, Honduras, Nicaragua y Belice, a quienes los aduaneros maltratan.

La doctora en leyes argentina María Eloísa Quintero hizo su tesis doctoral sobre la trata de personas en México relacionada con la migración. Las cifras son alarmantes. Según la Secretaría de Gobernación, al año ingresan a México un aproximado de 150 mil centroamericanos indocumentados, pero los organismos civiles hablan de 400 mil. Para llegar a Estados Unidos, el riesgo de atravesar México implica robos, extorsiones, amedrentamientos, golpes, violaciones y demás hechos ilícitos. A esto se ha sumado recientemente otro fenómeno: el secuestro.

No sólo migran hombres, sino familias enteras, cuyas mujeres son secuestradas por agentes migratorios mexicanos y entregadas a Los Zetas, La familia michoacana y demás. El caso de los niños es escalofriante: 57 mil mexicanos y centroamericanos cruzaron la frontera sufriendo golpes, violaciones y explotación. En su tesis doctoral, María Eloísa Quintero anota que en 2014 más de 10 mil menores no acompañados fueron presentados ante el Instituto Nacional de Migración (INM) en México, pero sólo 752 fueron repatriados. ¿Qué destino tuvieron los otros niños?

Es lamentable que el INM se encuentre entre las instancias migratorias más corruptas del mundo, cuando en el pasado México se caracterizó por su generosísima hospitalidad. ¿Recuerdan a los republicanos españoles, a los argentinos víctimas de la dictadura, a los chilenos perseguidos por Pinochet y a todos los europeos durante la Segunda Guerra Mundial? Es lamentable que el Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México vulnere los derechos humanos y justifique la incomunicación y la agresión física y verbal a los migrantes. Es lamentable que los organismos encargados de actuar con justicia se quejen del discurso xenófobo de Donald Trump, y traten a los migrantes como basura, igual o quizá peor que sus pares estadunidenses.

A la estudiante argentina Elizabeth

By

Ana María Aragonés

Silencio del gobierno ante deportaciones

(La Jornada)

Ana María Aragonés

 

Mas de 

Ana María Aragonés

Ante las infames deportaciones que el gobierno de Estados Unidos está ejecutando desde hace unos años y que han alcanzado 2 millones en la administración del presidente Barak Obama, el gobierno mexicano mantiene una vergonzosa y pusilánime posición. Read More

By

Sanjuana Martínez

En los estados que gobierna el PRI, la mayor agresión para los migrantes, dice Solalinde

  • El sacerdote califica de vil despojo, una porquería, la reforma energética de Peña Nieto
  • Ahora los maquinistas exigen pagos de $100 o 100 dólares a los viajeros sin documentos, afirma

El sacerdote Alejandro Solalinde charla con huéspedes del albergue Hermanos en el Camino, esta semana en Ixtepec, Oaxaca
Foto San Juana Martínez

 

 

Mas de

Sanjuana Martínez

Especial para La Jornada

Periódico La Jornada
Domingo 22 de diciembre de 2013, p. 5

Ixtepec, Oax.

En los lomos de La Bestia apenas se puede dormir. Por eso Jonathan, a diferencia de los casi 200 migrantes con quienes viaja, ha decidido ubicarse esta noche en un rincón de la parte de abajo del tren junto a tres compatriotas guatemaltecos. Está recostado; tiene 16 años. Lleva 15 días de viaje y se dirige a Houston, Texas. Antes tiene que pasar por Medias Aguas, Veracruz, un lugar infestado de zetas que suben al tren y secuestran, violan o asesinan a machetazos: Tengo miedo, pero la pobreza me hace que busque otro país mejor. Read More