Radiocoapa

Rumbo a la cuarta transformación de México

By

Álvaro Cepeda Neri

Juárez, estadista liberal / II

Las tres cualidades decisivamente importantes para el político: pasión, sentido de la responsabilidad y mesura, las tuvo Benito Juárez. La figura del estadista –admirado por el futuro presidente electo López Obrador– se mantiene a lo largo de la historia, así como su lucha por separar al Estado de la Iglesia

(Contralíena.com.mx)

 

 

Mas de

Álvaro Cepeda Neri

Benito Juárez fue “un hombre de principios [y] un consumado político”. En nuestra historia nacional, nadie como en él reúne las características, como mandadas a hacer a su medida, de las “tres cualidades decisivamente importantes para el político: pasión, sentido de la responsabilidad y mesura. Pasión en el sentido de entrega apasionada a una causa, al dios o al demonio que la gobierna… La pasión no convierte a un hombre en político si no está al servicio de una causa y no hace de la responsabilidad para con esa causa la estrella que oriente su acción. Para eso se necesita [y ésta es la cualidad psicológica decisiva para el político]: mesura, capacidad para dejar que la realidad actúe sobre uno sin perder el recogimiento y la tranquilidad, es decir, para guardar la distancia con los hombres y las cosas… Sólo el hábito de la distancia [en todos los sentidos de la palabra] hace posible la enérgica doma del alma que caracteriza al político apasionado y lo distingue del simple diletante político estérilmente agitado. La fuerza de una personalidad política reside en primer lugar, en la posesión de estas cualidades” [1].

Read More

By

Carlos Martínez García

Ciudadanía de la cuarta transformación

(La Jornada)

 

 

Mas de

Carlos Martínez García

El cambio político tiene que ser también cultural. De lo contrario socialmente estaríamos sufriendo la maldición de Sísifo. En la mitología griega, Sísifo es un personaje que fue condenado por Zeus a empujar eternamente una roca enorme hasta lo alto de una pendiente. Apenas la roca llegaba a la cumbre, volvía a caer, impelida por su propio peso, y Sísifo tenía que empezar de nuevo, apunta Pierre Grimal en Diccionario de mitología griega y romana.

Read More