Hugo Aboites

MP: el maestro regañón

(La Jornada)

 

Hugo Aboites

 

Mas de

Hugo Aboites*

La organización empresarial en la educación Mexicanos Primero (MP) ha establecido firmemente su imagen de maestro regañón. Se ha convertido en una especie de autodesignado inquisidor, encargado de mantener el canon, la norma, de la reforma educativa en el sistema y en cada escuela. Y lo hace retomando una concepción del aprendizaje del porfiriato, donde la preocupación se centra más en el dominio del profesor en el aula que en el proceso de formación de los estudiantes. Ahí la educación se concibe como un proceso que ocurre mejor en un salón de niños o jóvenes atildados, atentos y calladitos, en filas de bancas ordenadas, con la mirada al frente, derechitos, que, lápiz en mano, atienden las indicaciones del sabio y severo maestro. Cualquier mínima transgresión, como hablar sin permiso, se topa con una mirada que reprende cualquier intento del escolapio por enseñarle al compañero su cuaderno, comentar lo que dice el libro y, por supuesto, una reacción peor aún si se plantea una desviación de las normas implícitas, pero muy claras sobre qué y cómo se debe aprender: el programa y el libro no se discuten, se asimilan.