Rumbo al cambio verdadero

MORENA la esperanza de México

By

Ana Lilia Pérez

Pemex: Ingeniería financiera para el saqueo

En 10 capítulos, la reportera Ana Lilia Pérez disecciona a la emblemática empresa petrolera mexicana, la que hundieron los últimos cinco presidentes, y expone sus resultados en el libro Pemex RIP. Vida y asesinato de la principal empresa mexicana, puesto en circulación por el sello Grijalbo. Proceso ofrece fragmentos del capítulo 9, en el que la autora expone cómo las autoridades convinieron en que era más fácil mudar a Pemex hacia un paraíso fiscal que privatizarla. Hoy, expone Pérez, hay 37 sociedades offshore con membrete de Pemex, entre tenedoras de acciones, inversoras, comercializadoras o prestadoras de servicios… sin servicios por prestar.

(Proceso No. 2141)

 

 

 

Mas de

Ana Lilia Pérez

Entre parasoles, tumbonas, veleros y yates de lujo, a las islas del Caribe que alguna vez fueron colonias europeas llegan millonarios de toda estirpe, de cualquier punto del mundo, para abrir cuentas bancarias y hacer inmensos depósitos cuyos orígenes nadie cuestiona, a nadie interesa. No importa si se trata de expresidentes prófugos, gobernadores, alcaldes, legisladores o funcionarios públicos que saquearon las arcas de su país, dictadores que amasaron riquezas con sangre, narcos que por cada dólar envenenaron niños y los engancharon a las drogas, magnates que esclavizan obreros, traficantes de armas, mercancías o carne humana, estafadores o truhanes. Su dinero es lo que vale.

Read More

By

Mathieu Tourliere

Las operaciones de Ricardo Salinas Pliego en los paraísos fiscales de Luxemburgo, Malta y Barbados

El dueño de TV Azteca, Ricardo Salinas Pliego. Foto: Germán Canseco

El dueño de TV Azteca, Ricardo Salinas Pliego. Foto: Germán Canseco

(Proceso OnLine)

 

 

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- En la última década y media, Ricardo Benjamín Salinas Pliego, el cuarto hombre más rico del país, realizó operaciones en los paraísos fiscales de Luxemburgo, Malta y Barbados, sea para manejar inversiones o para respaldar económicamente una fracasada compañía de jets privados.

Read More