Lorenzo Meyer

La relación con usa, el ciclo largo

(El Siglo de Torreón)

 

 

Mas de

Lorenzo Meyer

La suerte de México como actor internacional quedó sellada muy temprano por dos factores casi imposibles de modificar: El primero fue tener a Estados Unidos como vecino y el segundo haber perdido la guerra con ese vecino hace 170 años.

Geografía es destino o casi. En el Siglo XIX México pudo tener como vecino a la República de Texas, pero esa independencia texana duró poco -menos de nueve años- antes de ser absorbida por los Estados Unidos. Lo mismo pasó, y más rápido, con la república de California. Por un tiempo, México y Rusia fueron vecinos, cuando expediciones comerciales rusas avanzaron por la costa del Pacífico para establecerse, por 30 años, en el fuerte Ross (Krepost’ Ross), en la Alta California. La relación entre la minúscula guarnición mexicana en Sonoma con los rusos fue pacífica, pero éstos abandonaron su posición en 1842 por no considerarla redituable. Finalmente, si los estados sureños norteamericanos hubieran logrado su independencia como resultado de la guerra de secesión de 1861-1865, México hubiera tenido de vecinos a los Estados Confederados de América y a los Estados Unidos de América, lo que le hubiera permitido un mayor juego político. Sin embargo, la geopolítica nos dejó con un sólo vecino norteño que, con el tiempo, llegaría a ser la mayor potencia mundial. Y lidiar con eso no ha sido fácil. Read More