Pedro Miguel

¿Unidad, EPN?

(La Jornada)

 

 

Mas de

Pedro Miguel

Por primera vez desde que Donald Trump cabalgó la carrera a la Casa Blanca montado en el antimexicanismo y el racismo más grotesco y mentiroso, el pasado jueves Enrique Peña Nieto emitió el discurso de dignidad que el país había venido reclamándole. No había para dónde hacerse: la decisión del magnate de usar una marcha pacífica de migrantes centroamericanos por el territorio mexicano como pretexto para militarizar la frontera común fue un agravio insoslayable, por desorbitado, una medida de transparente demagogia orientada a exacerbar a los sectores más atrasados de la sociedad estadunidense y consolidar o ganarse su preferencia electoral, así como una presión obvia para obtener concesiones en la renegociación del TLCAN. Por desgracia, las palabras no fueron seguidas por actos que las refrendaran. Era el momento perfecto para instruir a los representantes mexicanos que abandonaran tal renegociación, a la espera de circunstancias nacionales y bilaterales menos desventajosas para los intereses de México; se habría podido suspender o al menos poner en pausa la colaboración migratoria entre ambos países, al amparo de la cual el gobierno vecino mantiene en nuestro territorio todo un aparato de recolección de información y filtros previos para evitar la llegada de migrantes a la frontera común; se habría debido congelar las importaciones de armamento y de bienes y servicios de seguridad. Pero todo quedó en palabras y Trump ni siquiera se molestó en responderlas.

Read More