Radiocoapa

Rumbo a la cuarta transformación de México

By

Luis Linares Zapata

Imagen y temor

(La Jornada)

 

 

 

Mas de

Luis Linares Zapata

A unos cuantos días de la votación del primero de julio los temores se acrecientan entre los que piensan que serán afectados por el inminente cambio. La élite del oficialismo, actualmente en el poder, no discierne bien entre sus intereses –muchos de ellos espurios–, su muy posible expulsión del cuarto de las decisiones y los castigos adicionales que habrán de padecer. Han auxiliado a sus intelectuales orgánicos, sus muchos columneros y demás repetidores de consigna, a levantar una imagen por completo deformada de Andrés Manuel López Obrador (AMLO) y, ahora, ya no distinguen ni sus simples contornos, menos todavía la sustancia que, en efecto, le da sustento y la que, andando el mañana, orientará al gobierno. Tanto han predicado la catástrofe en caso de que López Obrador gane la Presidencia que ya se piensan víctimas indebidas. No atinan a entender lo que en verdad habrá de suceder con el país bajo un liderazgo distinto y, por derivada, para con ellos mismos. Lo cierto es que se verán obligados a separar las incontables mentiras y exageraciones que tanto propalaron o ayudaron a deformar antes de lograr su nuevo acomodo. Deberán ahora experimentar la sencillez, la simpleza y la hondura de un cambio efectivo, prudente, distintivo con el que, mañana, se habrá de gobernar.

Read More

By

Pedro Miguel

Partido y movimientos

(La Jornada)

 

Pedro Miguel

 

Mas de

Pedro Miguel

El sistema mexicano de partidos está diseñado para corromper y desvirtuar, favorecer el desarrollo de burocracias internas y disociar a las organizaciones partidarias de sus principios y programas. Los congresos estatales y el federal operan para romper el vínculo entre los representados y sus representantes y para colocar a los segundos en la esfera de la clase política, la cual tiene como intereses primordiales mantener el modelo neoliberal, corrupto y antidemocrático, y procurar el enriquecimiento de sus integrantes. Las desmesuradas prerrogativas que el Instituto Nacional Electoral (INE) otorga a los partidos tiende a centrar la atención de sus dirigentes, cuadros y militantes en el dinero, y a hacerlos olvidar el propósito de su quehacer político. Y esos objetivos se cumplen. Agasajados con salarios estratosféricos, prebendas de toda clase, regalos inconfesables y oportunidades para realizar negocios multimillonarios a costa del erario, la mayoría de los políticos se olvida de las necesidades de los votantes y abandona, si es que alguna vez lo tuvo, todo propósito de transformar o cuando menos de reformar el sistema político del que se ha vuelto parte. Y eso, sin tomar en cuenta el fraude electoral directo.

Read More