Hermann Bellinghausen

Roger Waters: ¿Hay alguien ahí?

(La Jornada)

 

Hermann Bellinghausen

 

Mas de 

Felices de escuchar las grandes rolas de Pink Floyd como-en-el-disco pero recargadas de producción y sentido, unas 200 mil personas cubrieron los requisitos para apersonarse la noche del sábado en el Zócalo. De todas las edades, pero en su mayoría jóvenes, dejaron que les lloviera una parte bien conocida del soundtrack de sus vidas. ¿Quién que es no conoce las viajadas rolas de Pink Floyd? A fin de cuentas las juventudes de todo un periodo histórico le deben a Roger Waters el himno Otro ladrillo en la pared: no necesitamos educación ni que nos controlen el pensamiento, no más sarcasmo en el salón, oigan tíchers, dejen a los chavos en paz. Como ha venido pasando con los Beatles durante medio siglo, la gente en el mundo canta las canciones de Waters y su desaparecida banda sin siquiera saber inglés.

Read More