Radiocoapa

Rumbo a la cuarta transformación de México

By

Sanjuana Martínez

¿Quieren sueldos o cohechos?

“Obviamente, estas medidas de austeridad no son un as bajo la manga de López Obrador, están sustentadas en el Artículo 127 de la Constitución que estipula que los funcionarios no perciban más que el Presidente”. Foto: Especial

(SinEmbargo)

 

 

Mas de

Sanjuana Martínez

Acostumbrados al dispendio, los excesos y el derroche, algunos funcionarios, políticos, embajadores, periodistas, analistas, consultores, asesores y puestos diversos vinculados al Gobierno, andan preocupados, desesperados, amargados porque se les acaba el tiempo de vivir a costa de todos los mexicanos.

Aunque no lo crean, se les acabó el chollo. La panacea llega a su fin como el mismísimo PRIANPRD. Sus privilegios están tocando fondo. Y el pánico no es para menos.

Read More

By

Luis Hernández Navarro

Nestora Salgado y el enseñoreo narco

(La Jornada)

 

 

Mas de

Luis Hernández Navarro

Que una genuina explosión de inconformidad popular contra la inseguridad pública. Sin coordinación entre sí, a finales de 2012 y comienzos de 2013, miles de ciudadanos y comunidades se levantaron en Guerrero y Michoacán para enfrentar a la delincuencia organizada y ejercer justicia. Nestora Salgado encabezó esa revuelta en Olinalá, en la Montaña guerrerense.

Read More

By

Hermann Bellinghausen

Las personas del poder

(La Jornada)

 

Hermann Bellinghausen

 

Mas de 

Nos gusten o no, y casi nunca nos gustan a menos que estemos locos, tenemos que estárnoslos tragando todos los días. Los más obsesivos, antes o con el desayuno, y lo que ello implica para la salud mental y digestiva. Para los que trabajamos en el periodismo son parte de nuestro trabajo, si no es que hasta fuente. Memorizamos sus rostros, su voz, su teléfono, su filiación partidaria (todos tienen una), su entidad federativa, la universidad o corporación policiaca que los echó a perder, los cargos que han ocupado, sus hazañas o escándalos. Muchos tienen expediente judicial o debieran, pero en contadísimas excepciones cargan con las consecuencias. Como mucha gente más sensata que los periodistas, lo sabemos. Si lo ventilamos causamos revuelo, odio, aplauso, descalificación inmediata, solidaridad, amenazas, etcétera. Si lo callamos, lo maquillamos según la línea o lo ignoramos, causaremos gratitudes, decepciones, homenajes y honorarios extra. Pero unos y otros desayunamos con las personas del poder, por no añadir que la noche anterior ocuparon nuestros últimos pensamientos y nos oscurecieron los sueños. Y usted dirá que qué vida más miserable. ¿Sabe qué? Sí.

Read More