RADIOCOAPA

Rumbo a la cuarta transformación de México

By

John Ackerman

Escombros

(La Jornada)

 

 

 

Mas de

John M. Ackerman

La indignante utilización política del sis­mo de 8.2 en la escala de Richter revela el nivel de cinismo y desesperación del régimen. Sólo en un contexto de total devastación pueden políticos tan impresentables como Enrique Peña Nieto, Rosario Robles y Alejandro Murat pasear entre la gente sin recibir una lluvia de expresiones de repudio e indignación popular. Apenas unas horas antes del terremoto, Peña y Murat tuvieron que llegar en helicóptero a la inauguración del Centro de Convenciones de Oaxaca, para esquivar la protesta organizada por los maestros de la sección 22 en contra de la reforma educativa neoliberal y la masacre de Nochixtlán.

Read More

By

Arturo Cano

‘‘¡Pinches oaxacos, ríndanse!’’, gritaban policías federales el domingo en Nochixtlán

  • ‘‘¡Viejas chapulineras, váyanse a hacer tortillas!’’ y ‘‘¡Putos huarachudos!’’, entre los insultos
  • Los denuestos iban acompañados de cartuchos de gas lacrimógeno, cuando no de balazos
Foto

Aspecto que presenta la estación Nochixtlán de la PF, la cual fue incendiada por los pobladores Foto Víctor Camacho

 

 

Arturo Cano 

Mas de
Arturo Cano
Enviado
Periódico La Jornada
Viernes 24 de junio de 2016, p. 5

Asunción Nochixtlán, Oax. Pese a lo que se dice, la Policía Federal (PF) mexicana sí parece tener protocolos para enfrentar las protestas sociales. Uno de los puntos de ese manual ordena, si nos atenemos a las recientes actuaciones de la corporación, amedrentar a los locales con frases cargadas de racismo y palabras soeces.

Aquí, cuentan pobladores que estuvieron cerca de los federales el pasado domingo, los gritos fueron: ‘‘¡Pinches oaxacos, ríndanse!’’, ‘‘¡Viejas chapulineras, váyanse a hacer tortillas!’’, ‘‘¡Putos huarachudos!’’, y linduras por el estilo (en Chiapas, según testimonios de los docentes, les gritan ‘‘¡Pinche gente comechangos!’’) Los gritos iban siempre acompañados de cartuchos de gas lacrimógeno, cuando no de balazos. Del otro lado, además de piedras, la ofensa que resume las muchas que lanzaron fue: ‘‘¡Pinches lamehuevos del gobierno!’’

Read More