Radiocoapa

Rumbo a la cuarta transformación de México

By

José Blanco

Ninis y acceso a la educación

(La Jornada)

 

 

Mas de

José Blanco

México tiene un serio problema con el destino de sus jóvenes y con la cobertura de su educación superior y media superior. Puede el gobierno de Morena tomar primeras medidas sobre ese problema, pero decisiones ajustadas a los hechos y a su superación exigen estudios actualizados y concienzudos.

Véase Benito Durán Romo, “Ninis: factores determinantes”, revista del Inegi, vol. 8, no. 3, septiembre-diciembre de 2017, un sólido estudio apoyado en numerosos estudios previos y fuentes del propio Inegi, como la Encuesta de Ocupación y Empleo. No tengo espacio para siquiera insinuar sus detalles; destaco una de sus conclusiones.

Read More

By

Hugo Aboites

IPN-EPN

(La Jornada)

Hugo Aboites

Hugo Aboites*

El presidente Enrique Peña Nieto acaba de irrumpir en el escenario de la disputa que desde hace años se libra en torno al futuro de la educación superior. Al encabezar en Los Pinos la celebración del Día del Instituto Politécnico Nacional (IPN), rodeado de estudiantes y autoridades de la institución, precisamente en el momento en que está a punto de tomarse una primera decisión en el camino a la celebración del congreso nacional en esa institución (la aprobación de los rasgos que tendrá el organismo convocante), Peña Nieto buscó un acercamiento con los alumnos: Valoramos, les dijo, “la iniciativa y las propuestas que han impulsado los propios estudiantes para fortalecer a su alma mater”. Los llamó, además, hombres y mujeres de bien, una manera elegante de enterarlos de que el Presidente confía en ellos y que no habría que decepcionarlo.

Read More

By

Hugo Aboites

Educación superior: los rechazados de hoy

(La Jornada)

 

Hugo Aboites 

Hugo Aboites*

Son parecidos a los de años anteriores, pero son también muy distintos porque son parte de la generación de Ayotzinapa.

Los jóvenes de hoy rechazados por universidades son como los de años anteriores, porque representan uno de los potenciales de progreso y civilidad más importantes y desaprovechados en este país. Son altamente motivados, intentan ingresar una y otra vez, toman cursos de preparación y, además, se organizan en torno al que es un derecho incuestionable. Ellas, especialmente, porque siempre han debido esforzarse más para remontar atavismos todavía poderosos. Pero todos cuentan con una larga y exitosa trayectoria de 14 años de escolaridad que en los hechos demuestra que pueden hacerse cargo de su educación superior. Se trata también de una generación que ofrece al país algo indispensable: la posibilidad de que, desde el inicio mismo de sus estudios, comiencen a reactivar la política, la sociedad y la economía desde perspectivas mucho más éticas, más ilustradas y críticas que las que tiene un México que –con sólo nueve años de escolaridad promedio– apenas concluyó la secundaria.

Read More