RADIOCOAPA

Rumbo a la cuarta transformación de México

By

Javier Jiménez Espriú

Reforma energética y futbol

(La Jornada)

Javier Jiménez Espriú

 

Mas de

Javier Jiménez Espriu

Con gran desfachatez, con un cinismo que contiene mofa, prepotencia, soberbia, desprecio por el pueblo, meimportamadrismo, los senadores y diputados fans de Peña –de Enrique, no del Gullit–, decidieron hacer coincidir el debate de las iniciativas de leyes secundarias con las fechas de los encuentros de la selección mexicana en el Mundial de Brasil. ¡Qué burda manipulación, qué manera de restregarnos en las narices que nos consideran imbéciles; qué falta de respeto a un pueblo que, haiga sido como haiga sido –aunque en contra de su voluntad–, paga sus dietas, sus viajes, sus lujos, sus despropósitos, sus corruptelas y sus negocios, que nunca presentan conflicto de intereses!

En un alarde de ese cinismo sin límites, el senador Penchyna, en un echar limón en la herida de sus representados, se rasga las vestiduras señalando que no debe influir en un asunto de la mayor trascendencia el desarrollo de la competencia deportiva por importante que parezca, aunque el boato con que en Palacio Nacional el Presidente instruyó a los jugadores a traerse la Copa, diera la impresión de que es lo más importante que pudiera pasar en este país de triunfadores, que creen que piensa con y para los pies.

Pues es justamente por la enorme trascendencia de la reforma energética –en eso es en lo único que estoy de acuerdo con Penchyna– por la que debieran dedicársele, Mundial o no de por medio, los mayores y más claros espacios de discusión nacional, de profundo conocimiento público de lo que está en juego y que, efectivamente, es mucho más importante y trascendente que el negocio del futbol de las televisoras.

Habría que dar los tiempos para esclarecer las graves consecuencias que contienen las miles de páginas de las iniciativas que me temo no leerá la inmensa mayoría de los parlamentarios, esa mayoría que vota por lo que no conoce pero así le instruyen, y que afectará el futuro de los mexicanos de hoy y de mañana.

Porque debe quedar claro que, entre muchas cosas que tratan de aprobar, hay una infinidad de goles que pretenden anotar contra la nación, en fuera de lugar, en el maremágnum de la fiebre futbolera.

Porque aunque lo nieguen, la reforma privatiza el petróleo y la energía eléctrica, entrega concesiones para la explotación de los hidrocarburos, disfrazadas de contratos –aunque su prohibición quedó explícitamente definida en el vapuleado artículo 27 de la Constitución–, provoca la entrega de una parte sustancial de la renta petrolera, debilita a Pemex y a la CFE para su inanición,garantiza el incremento permanente de la gasolina y el diésel –art. 16 transitorio de la Ley de Hidrocarburos–, propone entregar la comercialización de los hidrocarburos de la nación a un particular –art. 28 de la misma ley–, desaparece al Instituto Mexicano del Petróleo –art. 18 transitorio de la Ley de Petróleos Mexicanos.

Propone un gobierno corporativo para Pemex y CFE con las mejores prácticas internacionales, y para ello define un consejo de administración con 10 miembros, todos designados por el presidente de la República, dándole, aunado a las atribuciones de órganos del Ejecutivo para asignar y licitar contratos con gran discrecionalidad, una patente de corso absolutamente inconsistente con la democracia y la transparencia que requieren los asuntos públicos, especialmente los relativos al cuidado del patrimonio nacional.

Supedita la propiedad privada de la tierra a los intereses de los concesionarios, pudiendo llegar hasta la expropiación y… entre otras muchas cosas lamentables.

El secretario de Energía ha proclamado la urgencia de esta reforma, porque de no hacerla, dice, dada la declinación de nuestra producción, pronto dependeríamos de los hidrocarburos del extranjero. Aparentemente, en las altas esferas del gobierno se decidió que antes de que eso sucediera, era más conveniente comprarlos a las empresas del exterior, pero los que sacaran de nuestro subsuelo. ¡Buen autogol!

En cuanto a las promesas de bajar el precio del gas y la electricidad –la luz, le dicen–, crear 500 mil empleos en cinco años con buenos salarios, aumentar en 1.5 puntos el PIB, etcétera, son promesas que vienen de quienes prometieron que creceríamos al 5 por ciento, no, perdón, al 3.9; perdón, al 2.7, y que ante su incumplimiento, encuentran siempre excusas que están fuera del área de su competencia, o como bien decía mi Maestro Barros Sierra, dentro del área de su incompetencia.

En suma, se entregarán además a manos privadas, fundamentalmente extranjeras, según los vientos que corren: la refinación, la infraestructura de ductos y de almacenamiento, el transporte, la comercialización, etcétera; es decir, la seguridad energética nacional. Que al fin ya le quitamos lo estratégico a nuestros recursos energéticos y seremos orgullosamente parte de la Región de NorteaméricaMisión cumplida, jefe, podrán decir ufanos.

jimenezespriu@prodigy.net.mx

@jimenezespriu

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.