RADIOCOAPA

Rumbo a la cuarta transformación de México

By

Sanjuana Martínez

Dispendio, familia presidencial y cinismo

(Sinembargo.mx)

 

Sanjuana Martínez

 

Mas de

Sanjuana Martínez

Cuando pensábamos que lo habíamos visto todo sobre excesos y corruptelas dentro del gobierno de Enrique Peña Nieto, llegó el viaje oficial a Londres y nos mostró una nueva cara del dispendio vergonzoso de esta clase política instalada en el poder.

Una clase política encabezada por Peña Nieto ciertamente distanciada de la sociedad; una clase política colocada en las antípodas del termómetro ciudadano; una clase política cínica, capaz de despreciar el sentir popular e ignorar el rechazo, el hartazgo, el enojo de los mexicanos con sus gobernantes.

Y es que Peña Nieto nos ha demostrado que no le importa la caída en picada de su popularidad, ni tampoco el bajo nivel de aceptación que tiene actualmente su administración, sus reformas o su forma de gobernar.

Nos lo ha demostrado de la peor manera: haciendo ostentación de soberbia y cinismo durante su viaje oficial a Londres, un viaje lleno de dispendio y excesos que finalmente nos salió muy caro a todos los mexicanos.

Peña Nieto, su familia y una comitiva de 200 personas se van a pasear a Londres en avión presidencial de lujo y en primera clase, mientras el país se hunde en una crisis económica y luego del anuncio de los recortes de la Secretaría de Hacienda al gasto público por 124,300 millones de pesos para 2015, la caída del peso, la caída estrepitosa de los precios del petróleo y tantas otras señales negativas en términos financieros.

La austeridad tampoco es una virtud del Señor de Los Pinos, ni mucho menos de su familia o su equipo de trabajo. ¿Era necesario viajar con 200 personas a Londres? Seguramente no. ¿Era necesario llevarse a sus cinco hijas e hijastras? Seguramente no. ¿Era necesario que Angélica Rivera se gastara más de 200 mil pesos solo en dos vestidos de diseñador, aunque seguramente fue el triple tomando en cuenta bolsos, zapatos y demás ropa que usó? Seguramente no. ¿Era necesario que su hijastra Sofía vistiese un vestido de Dolce & Gabbana que le costó más de 100 mil pesos? Seguramente no.

¿Quién pagó los excesos de la administración peñista de su viaje a Londres? Obviamente el pueblo, ustedes, nosotros, todos los contribuyentes. Peña Nieto, su familia, funcionarios y amigos se sirven con la cuchara grande, saludan con sombrero ajeno, porque los excesos no son pagados con dinero de sus bolsillos, sino con los caudales públicos.

La falta de austeridad en el gasto corriente de Los Pinos quedó de manifiesto durante su viaje a Londres. Para muestra un botón. Empecemos a analizar el dispendio de la extensa comitiva que acompañó a Peña Nieto en su viaje a Londres.

Entre los funcionarios, legisladores, empresarios, académicos, asesores, familiares y amigos invitados con el dinero público, están el secretario personal de Peña Nieto, Jorge Corona; el secretario de Hacienda artífice de los recortes Luis Videgaray Caso también asistió, pero sin reducir el presupuesto de este oneroso viaje; además fue el “Jefe de la Oficina de la Presidencia”, Aurelio Nuño; el coordinador de Asesores, Francisco Guzmán; el coordinador de Comunicación Social, David López, y el Jefe del Estado Mayor Presidencial, Roberto Miranda.

La amplia lista de funcionarios que fueron a Londres es imposible incluirla aquí completa, porque está llena de secretarios como el de Educación, Energía, Turismo, Relaciones Exteriores, Economía, Medio Ambiente y hasta el director de Conaculta; pero llamó la atención la presencia por ejemplo del perredista de “Nueva Izquierda”, Miguel Ángel Barbosa, acompañado, claro está, de su elegante esposa Rosario Orozco.

La mayoría de los funcionarios e “invitados”, viajó con sus acompañantes, algunos de ellos son secretarios, amiguitas, amantes o esposas. También acompañó a Peña Nieto un doctor porque como ustedes saben y es visible, su salud no anda muy bien que digamos.

En la comitiva no podían faltar por supuesto dos asistentes de Angélica Rivera para su arreglo personal, es decir, su famoso estilista y su fashionista que le dice los modelitos que debe comprarse a cargo del presupuesto y lucir en sus viajes al extranjero.

Gracias a este viaje a Londres nos hemos enterado que Angélica Rivera tampoco practica la necesaria austeridad en tiempos de crisis económica. No solo nos dejó claro que no la practica, sino que hizo uso de ostentación y lujo a raudales. A su llegada a Inglaterra, usó un atuendo que casi llega a los 300 mil pesos, entre vestuario, joyas, abrigo, bolsa Gucci y zapatos, todo de costosos diseñadores. En los siguientes eventos llevó un vestido de Alexander McQueen y otro de Valentino valorados en más de 200 mil pesos. Por la noche, un vestido y abrigo negro con joyas, todo valorado en igual cantidad. Luego para demostrarnos que no iba en viaje oficial, sino de paseo, fue a un foro de televisión donde se filma la telenovela o serie Downton Abbey. En definitiva, podríamos decir que la señora Rivera también se despachó con cuchara grande, porque solo en su arreglo personal se gastó más de un millón de pesos.

Pero como el dinero no sale de su bolsa, ni de lo que le pagó Televisa, su hija Sofía colocó la guinda del pastel usando un vestido de Dolce & Gabbana de más de 100 mil pesos. El resto de sus hijas e hijastras tampoco se quedaron atrás y vistieron ropa de costosos diseñadores. Todo a cargo del erario público.

El dispendio fue tal que, hubo secretarios de estado como el de Educación Pública, Emilio Chuayffet, quien se llevó a una decena de rectores, entre ellos José Narro. Igual que ProMéxico que acarreó a alrededor de 50 empresarios.

Sorprende el dispendio en tiempos de inmenso rechazo hacia la administración peñista, sorprende también en tiempos de inmensa pobreza: 70 millones de mexicanos carecen de lo básico, 28 millones de ellos no tienen que comer; y sorprende también la soberbia de los políticos enriquecidos a costa del presupuesto y el tráfico de influencias para hacer “negocios”.

¿Tal vez, esos 100 mil pesos que costó la bolsita de Gucci de Angélica Rivera podrían haber sido utilizados mejor en el presupuesto social? ¿O tal vez, esos 100 mil pesos del vestido de Sofía de Dolce & Gabbana servirían para alimentar a cientos de personas que acuden diariamente a los comedores de la raquítica “cruzada contra el hambre”?

El costo exhesivo del vestuario de la Primera Dama y sus 5 hijas e hijastras es peccata minuta comparado con el gasto del presupuesto utilizado para llevar a una comitiva nada menos que de 200 personas.

Un gobierno rico, una clase política ostentosa de su sospechosa riqueza, frente a un pueblo pobre, hambreado, saqueado, empobrecido; nunca tendrá un buen final.

La riqueza suntuosa mal habida es peligrosa, pregúntenle a todos aquellos gobernantes del mundo que han terminado sus días derrocados por el pueblo, un pueblo como el mexicano, cada vez más hastiado ante tanta impunidad y cinismo.

www.websanjuanamartinez.com.mx

Twitter: @SanjuanaMtz

Facebook: Sanjuana Martinez

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.