RADIOCOAPA

Rumbo a la cuarta transformación de México

By

Guillermo Almeyra

En caso de Trump

(La Jornada)

 

Guillermo Almeyra

 

Mas de

Según las encuestas estadunidenses, Hillary Clinton es rechazada por 63 por ciento de los electores y Donald Trump por 67 por ciento (que llega a 77, si se consideran sólo las mujeres). La abstención en los comicios presidenciales oscila, en promedio, en torno a 49 por ciento, ya que el voto no es obligatorio.

Hillary Clinton, quien fue durante mucho tiempo la principal ejecutora de la política de Barack Obama desde el Departamento de Estado (relaciones exteriores), expresa la continuidad de la política imperialista, sionista, belicista de las trasnacionales estadunidenses, las finanzas, el gran capital. Es la candidata de los nazifascistas de Israel y del establishment de EU.

Donald Trump, un gran especulador inmobiliario, está apoyado en cambio por el fascistizante Tea Party y por sectores marginales del gran capital que, como él, son aislacionistas porque no tienen sus intereses fundamentales en el plano internacional, sino en el mercado interno y moviliza a los sectores más atrasados, iletrados, reaccionarios y nacionalistas de los obreros blancos que son cristianos fundamentalistas y se sienten lesionados por la crisis del Estado, así como por la inseguridad económica y financiera, y pretenden que los platos rotos por el capitalismo los paguen los negros, los latinos, los inmigrantes.

Los sindicatos abarcan sólo 11.3 por ciento de la población económicamente activa y en la industria privada, 6.6 por ciento (hace 50 años llegaban a 35 por ciento) y el aparato sindical de la AFL-CIO (la central sindical ultraburocratizada que practica un sindicalismo de negocios) apoya al Partido Democráta. El senador socialdemócrata independiente Bernard (Bernie) Sanders no pertenece a éste, pero logró más de 12 millones de votos en las elecciones internas del Partido Demócrata enfrentando a Hillary Clinton y expresa el repudio a ambos institutos tradicionales de un amplio sector juvenil más culto y con una fuerte participación femenina. Sanders, con su campaña electoral, logró volver a darle espacio político al socialismo que, con Eugene Debs, había sido fuerte antes y poco después de la Primera Guerra Mundial. Además, Sanders demostró que se podía ser independiente y tener gran éxito fuera de los dos aparatos políticos de los capitalistas –el Partido Republicano y el Demócrata– y contra éstos. Esa independencia podría dar origen a una verdadera tercera fuerza no centrada en las instituciones y en la disputa sólo electoral. Si así fuese podría comenzar a superarse la gran tragedia que representa la despolitización y la aceptación del capitalismo por los tres mayores contingentes de oprimidos y de obreros –el chino, el ruso y el estadunidense– porque ese conservadurismo y esa pasividad inciden tan poderosamente sobre los trabajadores europeos, asiáticos y de los países dependientes como influyeron antes la revolución de Independencia estadunidense, la Revolución Francesa y, siglos después, la Rusa.

Las grandes olas históricas abarcan muchos decenios, pero pierden impulso, y sobre ellas hay otras más pequeñas empujadas por los cambios de los vientos sociales locales. En esa perspectiva hay que situar el triunfo electoral de la imperialista y sionista Clinton o el de Trump, que sería sólo una prolongación de la gran ola reaccionaria que arrastra al mundo desde los años 80. Lo nuevo, en cambio, en un país donde el individualismo y el egoísmo son las bases de la ideología, y el rechazo al socialismo y la represión anticomunista desde antes ya de la Primera Guerra (1914-1918), son los 12 millones de votos al candidato Bernie Sanders.

Es improbable que, para enfrentar a Trump, todos esos votos vayan a Hillary Clinton. Dado que gran cantidad de negros y latinos no están en condiciones legales para votar y que Trump cuenta con el apoyo de las iglesias protestantes más agresivamente reaccionarias, así como con 63 por ciento de los blancos trabajadores pobres, es posible el triunfo electoral de este McHitler con las terribles consecuencias para todos (recordemos que Hitler no se impuso con un golpe, sino que ganó las elecciones y, desde las instituciones capitalistas liberales, impuso posteriormente su dictadura).

Frenar a Trump votando críticamente por Clinton para después de las elecciones luchar contra los grandes capitales que sostienen a ambos puede ser la etapa inicial de la creación de un nuevo partido independiente del capital con los votantes de Sanders y gran cantidad de trabajadores e intelectuales que no pueden votar o que se abstendrán.

En los años 30, cuando los sindicatos tenían fuerza y los obreros estaban radicalizados, Trotsky llamó a construir en Estados Unidos un partido obrero basado en los sindicatos. O sea, un partido independiente que, a pesar de su dirección burguesa, ayudase a los trabajadores a superar la ideología capitalista. Un nuevo partido socialdemócrata sanderista no sería anticapitalista ni revolucionario, pero elevaría la moral de los trabajadores europeos, sobre todo del Reino Unido, y sería un importante aliado de los mexicanos y latinoamericanos. Eso es lo que hay que ayudar a construir más allá de las elecciones, en las que hay que votar por monstruos para alejar un monstruo peor.

De los laberintos –decía el gran escritor argentino Leopoldo Marechal– se sale por arriba. O sea, superando lo que se enfrenta en el momento para abrir nuevos panoramas. Precisamente para organizar y politizar a los oprimidos y explotados de Estados Unidos derrotando a Trump hay que crear las bases para salir del campo hostil y pantanoso de las elecciones pasando a encarar directamente los problemas económicos, políticos y sociales. Estados Unidos se prepara a entrar en una nueva fase aguda de la lucha contra el capitalismo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.