RADIOCOAPA

Rumbo a la cuarta transformación de México

By

Guillermo Rivera

“Los tecnócratas han hundido al país”

  • Entrevista a Irma Eréndira Sandoval, próxima secretaria de la Función Pública

La doctora en Ciencias Políticas anuncia que habrá austeridad republicana en todos los ámbitos de la vida pública, se evitará el derroche y, así, se podrán descongelar los salarios de todos los trabajadores. Adelanta que se echará mano de las nuevas tecnologías para el combate a la corrupción, en lugar de CompraNet, “que no ha servido”, se creará “un Contratanet, una aplicación de las tecnologías en todos los ámbitos de la vida pública. “Los conflictos de interés que nos están inundando los vamos a combatir en todos los niveles”, advierte

(Sur de Acapulco)

 

 

Mas de

Guillermo Rivera

A Irma Eréndira Sandoval Ballesteros le tocará, a partir del próximo 1 de diciembre, una de las tareas más complejas e importantes en el gobierno de Andrés Manuel López Obrador. Tendrá los ojos de todos encima porque estará al frente de la Secretaría de la Función Pública (SFP), la encargada de vigilar el ejercicio de los funcionarios, y el presidente electo no dejó de mencionar en su campaña, una y otra vez, que exterminará la corrupción.

Formada en la academia –es doctora en Ciencia Política e investigadora de la UNAM desde hace más de 20 años–, Sandoval no la tendrá fácil. El reto es mayúsculo y su experiencia en el ámbito público se concentra en la diputación que tuvo en la Asamblea Constituyente de la Ciudad de México. Por eso, en la entrevista en su casa en Coyoacán antes de las elecciones del domingo 1 de julio se le recuerdan las críticas que ha recibido su perfil.

“Esas críticas tienen mala leche y están equivocadas. Están equivocadas cuando creen que una visión tecnocrática, tecnicista, es lo que nos va a sacar del hoyo. Hemos estado en manos de tecnócratas en los últimos 30 años. Carlos Salinas de Gortari viene de una raíz tecnócrata, se fue a Harvard. Miguel de la Madrid se fue a Yale. Felipe Calderón, a Harvard también. Hablan perfecto inglés, saben viajar bien bonito, saben escribir cosas. Pero ya se sabe: son unos farsantes, se fusilan las tesis, como en el caso de Enrique Peña Nieto. Los tecnócratas nos han hundido más en el derrotero del neoliberalismo. Además, hay mucha misoginia, cuando somos mujeres siempre te exigen más”, argumenta.

Sandoval indica que ha vivido de investigar, escribir, dar clases y formar estudiantes. “He tenido logros de los cuales me enorgullezco, publicaciones, lo cual me da la posibilidad de que ahora que tengo más estabilidad en términos académicos, pueda aportar. Me salgo de la comodidad de estar en mi cubículo en mis tiempos libres, y mejor me entrego a esta nueva tarea”.

–¿Cuál es la diferencia entre formarse en la academia y en la movilización política, para ser un buen funcionario?

–No sé si para ser un funcionario, más bien para ser un científico social, que es lo que aspiro a ser. No se puede ser sin tener este concepto marxista de la praxis. ¿De qué te sirve estudiar las dinámicas sociales, la corrupción, si estás en la comodidad de la lejanía? No sirve de mucho. En cambio, si tus teorías pueden incidir o si la realidad social nutre tus teorías, te formas más robustamente como científico social. Yo no me voy a quedar sin servir a mi pueblo. Nos vamos a encontrar con muchas dinámicas solidificadas de corrupción, pero no nos vamos a hacer tontos.

–Hasta el momento, ¿cuál ha sido el papel de la secretaría?

–La Función Pública nace con un proyecto muy positivo: instaurar un seguimiento a la cultura de la legalidad, hacer una limpieza para la actividad burocrática-administrativa-organizacional del Estado. Pero esa misión tan loable no se ha podido concretar, es una misión fallida, por tres razones.

Primera, la falta de convicción política y liderazgo en los gobiernos de Vicente Fox al actual. Segunda, no hay recursos para formar a los burócratas que necesita el nuevo siglo. Y tercera, que se tiene un diagnóstico bastante equivocado de qué es la corrupción: un asunto “cultural”, cerrado, individual. Una manzana podrida que contagia a las otras manzanas. El hecho de que quienes estemos al frente de la Función Pública seamos designados directamente por el gobierno no tendría que limitar las posibilidades de hacer un verdadero combate a la corrupción, o prevención, pues es una contraloría interna.

–¿Lo dices por ser cercana a López Obrador?

–Así es. Según las críticas, me va a limitar en el posible cargo. Mentira, porque eso no es lo que ha limitado a la Función Pública actual, sino los tres puntos que te acabo de mencionar. Para el control interno preventivo, puede ser perfectamente útil promover la rendición de cuentas, y no se ha hecho.

“Impunidad no va a haber”

Irma Eréndira Sandoval cuenta que López Obrador le ha dado “toda la confianza del mundo, un amplio margen de acción”, para reorganizar la SFP. Y cuando se le pregunta si casos como la Casa Blanca de Peña Nieto serán reabiertos o si se investigará la extrema corrupción revelada por el reportaje de la “estafa maestra”, exclama un rotundo “¡sí!”.

“No tenemos ninguna mordaza que nos ate los brazos. La misión de López Obrador es promover la cultura de la legalidad. Me ha dado todo el margen para que yo piense mis proyectos, siendo fiel a ese ideario que ha dado al que será su gabinete. No tengo ningún freno para reabrir investigaciones que exija la sociedad. Impunidad no va a haber”.

–Cuando AMLO empezó a hablar de la amnistía, se formó la percepción de que habría perdón a delincuentes.

–No. Lo que plantea Andrés es muy diferente. No promete cosas irresponsablemente. Dice que se va a actuar con apego a la Constitución. Se va a revisar la reforma energética, no es que la vaya a echar para atrás, sino que revisará los contratos asignados. Si están supurando corrupción, van a echarse para atrás. Tenemos leyes para combatir conflictos de interés, para profesionalizar el servicio público, para que las compras no sean por asignación directa. Si las aplicas, que a eso me comprometo, va a ser día y noche.

–Pero AMLO dijo en campaña que no metería a la cárcel a Peña Nieto.

–No dijo que mete las manos al fuego por él. Insisto: a mí me ha dado un margen de acción para reabrir expedientes, revisar contratos. Me ha dicho: “Tú organízate en el mejor de los sentidos, respetando honestidad, austeridad”. Eso no significa otorgarle impunidad a nadie, pero tampoco va a prometer meter a la cárcel.

Tres ejes en la nueva SFP

–Eres experta en transparencia y asuntos de corrupción. Dinos tres cosas que cambiarán contigo en la Función Pública.

–Primero, habrá austeridad republicana en todos los ámbitos de la vida pública, evitar derroches y, al mismo tiempo, descongelar salarios. En México tenemos salarios más bajos que Nicaragua, Honduras y El Salvador. Eso debe cambiar.

Luego, las nuevas tecnologías para el combate a la corrupción. Nos hemos quedado con la idea de CompraNet, que no ha servido. Queremos hacer un Contratanet, una aplicación de las tecnologías en todos los ámbitos de la vida pública. Todas las secretarías van a tener tecnologías de fiscalización y revisión de compras en línea con control social.

Tercero, los conflictos de interés que nos están inundando los vamos a combatir en todos los niveles. Ya no existirán casas blancas, no más Odebretch, regalos envenenados que dan los inversionistas. El dinero es sólo el resultado del conflicto de interés público-privado. Vamos a establecer una separación clarísima entre función pública e intereses particulares. Ya no más Carlos Slim, saliendo en tv y defendiendo sus intereses.

–Suena bien, pero traemos una cadena de eslabones turbios. ¿Cómo cambiar la inercia?

–Si rompemos el conflicto de interés y hacemos que prevalezca el interés de todos, el público, será otro asunto. Hoy lo que prevalece son las carteras de Peña Nieto, Emilio Lozoya, Luis Videgaray.

Raíz guerrerense

Irma Eréndira Sandoval nació en Acapulco, es la mayor de tres hijos y proviene de una familia de “mucha lucha social”. Su padre fue Pablo Sandoval Ramírez, dirigente universitario, sindical y político y militante del Partido Comunista; diputado federal y primer guerrerense en ocupar la presidencia del Congreso de la Unión.

“La gente lo recuerda con mucho cariño –relata Irma Eréndira–, dejó un legado de luchas. Siempre reivindicamos nuestra cercanía con Guerrero. Mi hermano –Pablo Amílcar Sandoval, ex presidente de Morena en el estado y futuro diputado local– fue el primer candidato a gobernador por Morena. López Obrador lo invitó al saber su valía como economista y universitario”.

Su abuelo, el líder social Pablo Sandoval Cruz, cumplió 100 años en julio pasado y es el fundador de “esta familia de lucha”.

Andrés Manuel era colega de su papá, uno de los líderes del PRD. “Lo conozco de toda la vida”.

–¿Qué significa ser parte de una familia política?

–La vida en una familia como la mía es muy grata. Mi madre (Irma Ballesteros) fue dirigenta magisterial, organizadora de la marcha del 10 de junio del 71, por ejemplo. Mi papá ya era un político muy famoso en esa época, miembro del Consejo Nacional de Huelga en el 68. Él, en el movimiento guerrerense, fue quien con su liderazgo estudiantil derrocó al gobernador Raúl Caballero Aburto. Ese ejemplo de mis padres fue muy formativo y duro. Mi papá fue perseguido político, encarcelado. Recuerdo a mis dos hermanos y yo, pequeños, mi mamá manejando un vochito, mi papá escondido debajo de nosotros para pasarlo por los retenes militares. Buscaban guerrilleros y dirigentes políticos. Murió a los 56 años, ya casi llego a su edad.

Desde este origen que me enorgullece, voy a dar todo lo que tengo. Sé de la administración pública, he escrito libros acerca de las soluciones para la corrupción, sé de la banca, de los fraudes, de Odebrecht, del Fobaproa. Yo sola no lo voy a resolver, lo tengo clarísimo, pero voy a poder liderar un grupo de gente preparada que va a dar la batalla.

Equidad y equilibrio

–El gabinete de AMLO tendrá paridad.

–Nosotros somos el equipo que más mujeres tiene. En otros hay, pero están metidas en la porquería, como Rosario Robles. ¿Con qué cara podría debatir ella en algún lugar? Ricardo Anaya hasta corrió a Margarita Zavala del PAN. El proyecto de Andrés Manuel, me atrevería a decir, es el único feminista.

–Guerrero atraviesa un momento difícil, de violencia.

–El estado es un ejemplo llevado al extremo del desgobierno en todo el país. El gobernador no representa al pueblo, hasta sus correligionarios priistas están dándole la espalda. Y hay una inundación de los poderes fácticos podridos, en este caso el crimen organizado, que tienen postrada a la ciudadanía más vulnerable. El desgobierno vinculado al poder fáctico dominando vastas zonas del estado es un ejemplo de lo que ocurre en otros lugares del país, incluso en la Ciudad de México, que había estado blindada.

Por otro lado, desde Vicente Guerrero, todos los grandes héroes que el Guerrero le ha dado a la patria hablan de cómo es normal que surgieran ahí Lucio Cabañas, Genaro Vázquez, Pablo Sandoval Cruz, Pablo Sandoval Ramírez, Nestora Salgado. Es un pueblo de mucha resistencia.

–Además, estás casada con el académico John Ackerman. ¿Cómo es ser una pareja política? ¿Hay que cuidarse?

–Mucho. Ese siempre es un flanco que quieren usar para destruir y mermar. Me llena de orgullo ser esposa de John, espero que a él también de ser mi esposo. Creo que sí –sonríe–. Vengo de una familia que me honra, me llena de orgullo, y quise dar a mis hijos lo mismo. John, como yo, se sale de su zona de confort, que es ser académico famoso y exitoso, y se va a la acción política y de activismo. Eso abre flancos para el golpeteo. Ya sabemos. No somos los primeros ni seremos los últimos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.