RADIOCOAPA

Rumbo a la cuarta transformación de México

By

Álvaro Cepeda Neri

“No al aeropuerto”: “salvemos el lago de Texcoco”

Aerial view of the construction works of Mexico City’s new airport, in Texcoco, Mexico State on July 31, 2018. (Photo by Pedro PARDO / AFP) (Photo credit should read PEDRO PARDO/AFP/Getty Images)

(Revolución 3.0)

 

 

 

Mas de

Álvaro Cepeda Neri

I.- Si bien el transporte aéreo es importante para el turismo y las necesidades locales, la construcción del nuevo aeropuerto en el municipio de Texcoco es meramente un negocio del neoliberalismo económico. De los Peña-Slim y una pandilla de empresarios e inversionistas nativos y extranjeros, que han pasado por alto la información sobre las consecuencias al medio ambiente para todo el Valle de México; es decir: Puebla, Estado de México, Morelos, Hidalgo, Tlaxcala y sobre todo la Ciudad de México, ya que en los 10 mil kilómetros cuadrados del Lago de Texcoco o Vaso de Texcoco se colecta la lluvia, y esta agua alimenta el subsuelo principalmente de la capital del país. Es decir los mantos freáticos que completan el grueso de lo que viene del Cutzamala, para apretadamente surtir de ese líquido vital a toda esta población. Esto empero, ha conducido a suspender constantemente el servicio. Además, el agua de ese lago ha impedido un acelerado hundimiento de la capital del país y en la medida que se extraiga más de ese líquido –como demuestran los cálculos– el hundimiento aumentará.

II.- Así que al construir el nuevo aeropuerto se cancela el lago y no hay manera de acumular la lluvia para alimentar los mantos freáticos mencionados. Es por esto que con los texcocanos, la nación consciente e informada de lo que representa su construcción por el sector públicos con su concesión al sector privado, por ningún concepto debe permitirla; pues costosa o no la obra ya ha causado daños en los ejidos y tierras comunales (miles de ellas expropiadas a precio de los ladrones peñistas y de Slim); cuando en la base aérea de Santa Lucía, aparte de sus dos pistas en servicio, pueden construirse otras dos para que con el aeropuerto Benito Juárez, se solucione la demanda de ese transporte. Con la anunciada consulta, limitada sólo a poco más de 500 municipios de los 1,750 del país, procede a toda costa decir NO a la propuesta de continuar la construcción. Y, NO, también a su concesión a los empresarios.

III.- Se trata de salvar al Vaso de Texcoco y su función de filtrar agua al subsuelo, sobre todo de la capital del país; e impedir el hundimiento que arrastraría la nueva construcción. Es un proyecto suicida del mal gobierno peñista, a través del corrupto Ruiz Esparza y la complicidad empresarial, a quienes no les importa la destrucción de montañas, pavimentar ejidos y tierras comunales y que siga el hundimiento de la capital del país; privando al Valle de México de surtirse del Lago de Texcoco. Así que a toda costa ha de impedirse la construcción del nuevo aeropuerto. Utilizar Santa Lucía y rehabilitar al aeropuerto de la capital del país. Se trata de salvar la flora y la fauna, como a los mexicanos que habitan el Valle de México, impidiendo que sea suprimido el Lago de Texcoco para construir una obra faraónica que ya le está causando daño al medio ambiente en general. Ni pública ni privada debe ser la obra. Debe suspenderse de inmediato. NO a su construcción. Texcocanos, levantemos los machetes de las protestas y manifestaciones públicas hasta lograr cancelar la infausta obra.

cepedaneri@prodigy.net.mx

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.