RADIOCOAPA

Rumbo a la cuarta transformación de México

By

Bernardo Bátiz V.

Ciudad solidaria

(La Jornada)

 

 

Mas de

Bernardo Bátiz V.

La numerosa y plural comunidad de Ciudad de México se ha distinguido por ser combativa y solidaria: mujeres y hombres no eluden riesgos, actúan con valor, no se arredran ante vicisitudes y desgracias y las afrontan unidos. Pareciera ser el costo de vivir en una urbe tan rica en historia y belleza y en la que tenemos de todo.

La ciudad ha sido protagonista de muchos desastres y peligros, ciertamente también hay muchos motivos de alegría, de fiesta y convivencia, pero cuando aparece la sombra del riesgo salen a relucir la entereza y la solidaridad de los capitalinos. Desde la gran Tenochtitlán, cuando fue capital del virreinato, luego sede los poderes de la República, asiento de los efímeros imperios, después, de la República restaurada y hasta hoy, ha sufrido de todo.

En su larga historia ha visto inundaciones, motines, asonadas, invasiones extranjeras, terremotos y otras plagas de las que siempre ha sabido superarlas. Hace poco pasó una prueba que requirió comprensión y solidaridad de todos, me refiero a la suspensión en el suministro de agua por la reparación de ductos del río Cutzamala; los capitalinos nos vimos obligados a tomar medidas para no quedarnos sin líquido, aprendimos cosas importantes, de las dificultades surgen lecciones, tuvimos que almacenar agua antes del corte, para eso se compraron cubetas, tambos y tinacos. También aprendimos cómo ahorrarla y administrarla. De ese contratiempo salimos fortalecidos y con nuevos buenos hábitos.

En estos días nos enfrentamos a otro grave contratiempo del que tenemos que salir también adelante y con la frente en alto. El gobierno federal inició un proceso para evitar el saqueo de gasolina, indispensable para el movimiento y la vida misma de todo el país y, por supuesto, de su capital; las lecciones de esta nueva contingencia deben ser bien recibidas, quizá como nunca, debemos hacer realidad el refrán que dice que no hay mal que por bien no venga.

Pemex y el gobierno federal tuvieron que tomar decisiones drásticas y apremiantes consistentes en cerrar ductos a través de los cuales se surte de gasolina y diésel para el movimiento de todo tipo de vehículos y transportes indispensables en la vida moderna. Era necesario frenar el saqueo de estos energéticos, que ya se conocía, pero que no se había dimensionado ni tratado de frenar. A sabiendas de costos políticos, críticas y riesgos, con valor, el Presidente de la República asumió su responsabilidad y tomó al toro por los cuernos.

Las críticas no se hicieron esperar. Casi de inmediato, quienes están a la caza de aparentes gazapos o errores de quien recientemente asumió el cargo de primer mandatario, soltaron sus amarras y se lanzaron al abordaje; no pueden poner en tela de juicio la necesidad de frenar el robo gigantesco del patrimonio nacional, entonces buscaron algo que les pareció el punto débil de la decisión: argumentan que hubiera sido mejor hacer las cosas despacio y de otro modo, que si ellos hubieran ganado las elecciones así lo hubieran hecho.

La verdad es que, ahora se sabe, durante tres sexenios creció el saqueo a ciencia y paciencia, quizá complicidad, de los responsables de evitarlo; había que actuar, cada día los delincuentes harían de las suyas y el patrimonio colectivo se mermaría más. La actuación rápida, legal y enérgica era necesaria.

En la capital, al igual que en todo el país, se generó una campaña para ocasionar compras de pánico y exagerar dimensiones y riesgos, no del saqueo, ese no les importaba, sino de las secuencias de la acción para evitarlo. Los habitantes de la capital estuvieron a la altura, en su gran mayoría han respondido apoyando la medida y actuando con serenidad y solidarios; es un sacrificio, pero vale la pena si recuperamos nuestra riqueza petrolera que es propiedad de la nación y que literalmente se la estaban robando. Bien por el gobierno, bien por los capitalinos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.