RADIOCOAPA

Rumbo a la cuarta transformación de México

By

Ramses Pech

México, estrategia errónea en energía / III y última

(La Jornada)

 

 

Mas de

Ramses Pech*

Aclaro que no pertenezco o tengo afiliación alguna a partidos políticos; mis aportaciones son de estadística y análisis basado en mi experiencia de ingeniero en la industria de la energía, así como en economía para la planeación, diseño y operación (campo) en proyectos de esta índole.

La materia prima más cotizada en el mundo son los hidrocarburos; los cuales mueven los intereses del planeta.

Compañías de petróleo y gas están haciendo más con menos. Luego de los picos en las inversiones de Upstream (exploración y producción) de petróleo y gas en 2014, la inversión colapsó abruptamente como resultado de los precios más bajos. La inversión en 2017 se recuperó 2 por ciento en términos reales y estima el mismo nivel de crecimiento para 2018 (esperar el cierre). Una tendencia notable se refiere a la relación entre los precios del petróleo y los costos iniciales (CAPEX). En el pasado, ha habido una relación aproximadamente lineal entre los costos iniciales y los precios del petróleo; cuando el precio se disparó, también lo hicieron los costos, y viceversa. Lo que el mercado está notando ahora es un desacoplamiento de la relación anterior. Si bien los precios se han más que duplicado desde 2016, los costos generales de Upstream se han mantenido sustancialmente estables y estima que en 2018 aumentaron muy modestamente, en sólo 3 por ciento. Las empresas parecen haber aprendido a hacer más con menos; una ingeniería administrativa en función de las ventas y una optimización de la tecnología necesaria para el proyecto y no un proyecto para una tecnología. El gasto de inversión (CAPEX) en 2017 fue de alrededor de 480 a 500 mil millones de dólares comparado con 2010, que fue de 700 mil millones.

La industria del petróleo y el gas se ha caracterizado tradicionalmente por proyectos de larga duración con perfiles de producción predecibles en función de la recuperación de inversión. Sin embargo, como resultado de la revolución del shale en Estados Unidos, esta tendencia está cambiando y la industria está repensando la forma en que eligen, ejecutan y administran los proyectos. Además, la inversión en activos convencionales (responsables del grueso de la oferta de producción de crudo y gas), el mercado sigue centrado en la expansión de proyectos existentes (explotación al máximo) en lugar de desarrollar nuevas fuentes de producción. En el futuro, el equilibrio global de la oferta del mercado vendrá dado por la combinación de actividades convencionales (que responden lentamente) y proyectos no convencionales (cuyas respuestas a las condiciones del mercado se dan de una manera mucho más rápida) sugiriendo la posibilidad de una mayor volatilidad en los mercados; lo cual dependerá de la capacidad de inversión a bajo costo por pozo.

Refinerías en el mundo han incrementado la utilización de la mismas y configurado a seleccionar la materia prima de entrada y cambiar los porcentajes de acuerdo a la demanda del mercado. En noviembre de 2018 las refinerías de Estados Unidos tenían un promedio de utilización de 95 por ciento refinando 18 millones de barriles diarios, Europa de 88 por ciento refinando 10.8 millones de barriles; Japón fue de 72 por ciento refinando 2.5 millones de barriles. China fue de 89 por ciento refinando 11.6 millones de barriles. Singapur de 83 por ciento refinando 1.3 millones.

En el mundo se refina en el tercer cuarto de 2018 alrededor de 81.2 millones de barriles (el mundo produce 98 millones de barriles diarios). El total refinado se concentra en Estados Unidos 22 por ciento, China 15 por ciento, Medio Este 9 por ciento, Rusia 7 por ciento y la India 6 por ciento.

La tendencia en Estados Unidos: Exportar más petróleo/gas y petrolíferos de lo que importan después de 2020; el motivo, presionar el precio del petróleo a mantener en una banda de 55 a 65 dólares a medida que aumenta la producción de petróleo crudo de los Estados Unidos (14 millones de barriles diarios 2020 a 2040 promedio) y disminuye el consumo interno de productos derivados del petróleo para transitar a energías alternativas de fósiles. A partir del 2040 vuelven a importar más petróleo y otros petrolíferos de los que exporta en función de tener energías menos costosas, el precio del petróleo empiece a valer menos y centrando su negocio en sólo transformar materia prima para vender a países que no transitaron a un cambio de energías alternativas por la falta de inversión en nueva infraestructura y generación.

Plan de Estados Unidos: Al haber bajos precios sostenidos del gas natural y la disminución de los costos de la energía renovable permitirán que aumente la participación de la electricidad generada por el gas natural y las energías renovables. La participación del gas natural aumenta de 34 por ciento en 2018 a 39 por ciento en 2050 y la participación de las energías renovables aumenta del 18 por ciento en 2018 a 31 por ciento en 2050.

Para México: ¿Qué es la reforma energética?

Es una herramienta política.

Son lineamientos y normas para eliminar los monopolios del mercado.

Regulaciones para crear un plan estratégico de aseguramiento energético de largo plazo.

Incluye hidrocarburos/generación de electricidad/infraestructura o alternativas de energía.

Reducir el riesgo de inversión para el Estado y pasarlo a privados.

Simplemente no hemos sabido comunicar en forma correcta qué es la reforma energética, debido que ha sido promovida como una herramienta de crecimiento económico del país sin tener un plan basado en la infraestructura necesaria con base en la materia disponible en el interior o exterior para ser transformada, usada y comercializada dentro de un mercado abierto que responda a las necesidades de una sociedad.

La política e ideología ya no existen en el mundo, existe la necesidad de tener un plan de largo plazo que asegure la estabilidad económica de la sociedad dentro de cada país; con el empoderamiento económico de cada individuo a donde la suma de como resultado el crecimiento de un país.

Fuentes: Secretaría de Energía – Política de Almacenamiento; EIA –Agencia de Energía de Estados Unidos; CENACE-PRODESEN; CFE -CFEEnergia.

La rifa del tigre, de Ramses Pech OPEP

* Analista/asesor en energía y economía.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.