RADIOCOAPA

Rumbo a la cuarta transformación de México

By

Enrique Calderón Alzati

Ataque a dos fuegos y respuesta

(La Jornada)

 

 

Mas de

Enrique Calderón Alzati*

Días atrás tuve la oportunidad de observar el debate en la Cámara de Senadores sobre la posible aprobación de la nueva reforma educativa propuesta por el gobierno del presidente López Obrador, donde legisladores del PAN que de manera abierta rechazaban esta reforma y defendían los falaces avances de la reforma impuesta por Peña Nieto y Aurelio Nuño, y negando de manera tramposa el carácter punitivo de esa reforma, plantearon que ella no tenía dicho carácter en tanto que ningún profesor había perdido su puesto por no contestar correctamente las preguntas de la prueba, pasando por alto el hecho de que ello se debió a recurrentes protestas de los maestros, y desconociendo el hecho de que las evaluaciones a las que eran obligados a presentar eran punitivas en cuanto su intención de presentar a los maestros como únicos responsables de una supuesta crisis educativa –recuérdese la película De panzazo– ignorando el hecho de que esa crisis, de ser cierta, se debía más a la corrupción de los gobiernos estatales y a fallas del propio sistema educativo durante los gobiernos recientes, que poco habían hecho por mejorar las estrategias de enseñanza y la preparación de los maestros formados en las escuelas normales. Los obstáculos para aprobar la nueva reforma propuesta por López Obrador han impedido hasta ahora que ello se logre, imponiendo al gobierno el mandato de trabajar con el mismo esquema educativo que ha constituido un retroceso de años en los avances logrados por los maestros de la mayor parte del país antes de Peña Nieto.

Por su parte, la CNTE pareciera ignorar los esfuerzos realizados por el actual gobierno, en su lucha por echar abajo la reforma, exigiendo al Presidente un cambio absoluto en todos los aspectos relacionados con ella, ignorando que los procesos de cambio del todo o nadadifícilmente llegan a triunfar, sobre todo cuando esto se intenta lograr de manera pacífica. Para quienes votamos por el triunfo de AMLO, hoy hace falta nuestro apoyo para darle la oportunidad de enfrentar la corrupción y el neoliberalismo económico; no hacerlo lo debilitará y eventualmente a regresar a situaciones que decidimos erradicar en 2018. Por ello, es necesario recordar que los grandes cambios logrados por el presidente Lázaro Cárdenas tardaron en realizarse, y ello fue posible en la medida que pudo contar con el respaldo del pueblo. López Obrador está respaldado por la mayoría, pero muchos son los poderosos que ven afectados sus planes e intereses por sus políticas de gobierno y que cuentan con recursos para obstaculizarlas, por todo esto pareciera que hoy el Presidente se vea luchando a dos fuegos.

En una nación con tradición democrática, lo que hoy estamos viviendo sería un proceso enteramente natural, pero este no es nuestro caso, luego de años en que las elecciones eran un mero ritual sin importancia –recuérdese el caso de Fox imponiendo a un mandatario incapaz e inaceptable hasta para él– que dio como resultado la polarización, la acumulación desmedida de la riqueza y la injusticia social. Es entendible, desde luego, que después de más de tres décadas de empobrecimiento de las mayorías, de engaños, demagogia e injusticia social creciente, la sociedad esté hastiada de los políticos que enquistados en el poder no tuvieron mayor propósito que acumular fortunas, mientras que los maestros, que en su gran mayoría han entregado sus vidas a construir este país, se sientan humillados por el trato recibido por el gobierno anterior. Sin embargo, con hechos, el Presidente muestra una y otra vez que su objetivo es cambiar radicalmente la realidad en la que hemos estado inmersos.

En días pasados apareció publicada una nota en uno de los tantos diarios dedicados a criticar las acciones del Presidente, en la que se hacía referencia a la consultas sobre el nuevo aeropuerto que se pretendía construir en Texcoco, así como sobre el Tren Maya y otros proyectos que se habrán de realizar en el sureste de nuestro país. La nota hacía referencia a la Fundación Arturo Rosenblueth, –organización que yo inicié y dirigí por años–, presentándola como una organización fantasma, no obstante que con cualquier navegador de Internet es posible corroborar que a lo largo de su existencia realizamos una larga serie de consultas y encuestas tanto para el EZLN como para otras organizaciones de la sociedad civil, incluyendo el plebiscito del Distrito Federal en el que se preguntó a los ciudadanos si deseaban que el jefe de Gobierno capitalino fuese electo por la ciudadanía, tal como sucede en el resto de las entidades o nombradopor el Presidente como se venía haciendo. Como hoy, ese plebiscito fue duramente criticado por los medios afines al gobierno. Sin embargo, unos meses después el Congreso cambió las leyes existentes, y desde 1997 el jefe de Gobierno es electo democráticamente.

El costo de esas consultas fue muy alto para la Fundación Rosenblueth: todas sus fuentes de ingresos relacionadas con actividades realizadas para el gobierno nos fueron canceladas, obligándonos a cerrar la organización en espera de tiempos mejores. Fue en estas condiciones que recibimos la invitación de quien ahora es nuestro Presidente para llevar a cabo el cómputo de las respuestas para las consultas realizadas en octubre y noviembre de 2018.

Lamento que acciones de mala fe orientadas a buscar el desprestigio del gobierno pretendan convencer a la población que esas consultas son ilegales.

*Director del Instituto Latinoamericanode Comunicación Educativa

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.