RADIOCOAPA

Rumbo a la cuarta transformación de México

By

Álvaro Delgado

La cúpula panista se paga sueldazos con dinero de los mexicanos

Con el triunfo de Vicente Fox en las elecciones presidenciales del año 2000, el PAN se hizo acreedor a los mayores recursos públicos de su historia y se mostró pródigo con sus dirigentes. Ahora, la popularidad panista va en picada, pero las remuneraciones de sus cuadros políticos se mantienen en muy altos niveles, al grado de que los integrantes de la cúpula blanquiazul ganan mucho más que el presidente de la República.

(Proceso No. 2219)

 

 

Mas de

Álvaro Delgado

Pese a su imparable desplome electoral y su pérdida de influencia política, en el PAN prevalece la voracidad en los sueldos de la cúpula, los que se pagan con recursos públicos. No sólo son superiores a los 108 mil pesos al mes que recibe el presidente Andrés Manuel López Obrador, sino que en algunos casos son mayores a los 209 mil que obtenía Enrique Peña Nieto.

Aunque el actual presidente del PAN, Marko Cortés Mendoza, tiene un sueldo mensual de 171 mil pesos –63 mil más que López Obrador–, Damián Zepeda cobró 240 mil al mes cuando encabezaba al panismo, pese a entregar los peores resultados de su partido en tres décadas, con Ricardo Anaya como candidato presidencial.

Y Cecilia Romero, la presidenta de la Comisión Nacional de Elecciones –la que organizó el proceso interno que llevó a Cortés a la presidencia del PAN el año pasado–, recibió 213 mil pesos mensuales, casi el doble de lo que gana al mes López Obrador.

Según información oficial del PAN –obtenida vía solicitud de información con base en la ley respectiva y por consulta en su página en internet–, la onerosa nómina del Comité Ejecutivo Nacional (CEN) está integrada por más de 260 personas, 40 de las cuales cobran más de 100 mil pesos al mes y otras 40 que tienen ingresos que van de 80 mil a 100 mil pesos mensuales.

Con base en la información salarial de 2018 –el PAN no ha actualizado la correspondiente a 2019–, el secretario general del CEN, Héctor Larios Córdova, percibe 161 mil pesos mensuales y los secretarios, 152 mil al mes; y aunque otros ganan menos, son sueldos superiores a los 108 mil de López Obrador.

Por ejemplo, la secretaria de Asuntos Internacionales, Mariana Gómez del Campo, cobra 131 mil pesos al mes, lo mismo que Juan Manuel Oliva, secretario de Elecciones; el secretario de Comunicación, Felipe González Castañeda, y el vocero del PAN, Fernando Herrera.

Sin embargo hay funcionarios del CEN que tienen mayores ingresos que todos los secretarios y que el secretario general: el director general jurídico, Eduardo Aguilar Sierra, gana 169 mil pesos; el tesorero, Omar Gudiño Magaña, 161 mil –igual que Larios–, y el contralor nacional, José Luis Puente, con percepciones mensuales de 155 mil 115 pesos.

En la nómina del CEN del PAN hay casos peculiares: uno es el del presidente de la Comisión de Orden, el diputado federal Carlos Castaño Valenzuela, quien cobra casi 200 mil pesos mensuales –199 mil 943.57 pesos–, quizá porque es amigo de Anaya, cuya campaña coordinó en la primera circunscripción.

Y otro es el secretario particular de Anaya, Osiris Hernández Peña, quien percibió por ese cargo 138 mil 727 pesos mensuales hasta el fin de la campaña presidencial de 2018.

En cambio, el secretario particular de Cortés, Carlos Alberto Cárdenas Alamilla, cobra 92 mil 538 pesos mensuales, aunque la jefa de su oficina, Laura Esquivel Torres, tiene un sueldo mensual de 118 mil 638 pesos.

Dos amigos de Anaya también obtuvieron jugosos ingresos durante la campaña: el tesorero, Édgar Mohar Kuri, cobraba 186 mil pesos al mes, la misma cantidad que percibía Fernando Rodríguez Doval como secretario general.

La nómina del PAN es usada también por familias, como los Adame: el padre, actual diputado federal y exgobernador morelense Marco Antonio Adame, fue hasta el año pasado secretario de Asuntos Internacionales y ganaba 153 mil pesos al mes; y su hijo era coordinador nacional de ayuntamientos, con un salario de 144 mil pesos.

Hay un solo secretario del CEN con un sueldo menor a todos los miembros de ese órgano: el dirigente juvenil, Alan Ávila Magos, que cobra 80 mil 741 pesos al mes.

Mucho sueldo, pocos votos

El PAN ha sido un partido pródigo con sus dirigentes a raíz de que aceptó, en los noventa, recibir las prerrogativas oficiales. Cuando Felipe Calderón llegó a la presidencia partidista, en 1996, lo primero que hizo fue aumentarse el sueldo, como aseguró Julio Castillo López, hijo mayor de Carlos Castillo Peraza.

El triunfo del PAN en la Presidencia de la República, en el año 2000, le permitió recibir los mayores recursos públicos de su historia, pero que desde entonces han disminuido conforme a su paulatina decadencia electoral.

Luis Felipe Bravo Mena, quien presidía el PAN cuando ganó la Presidencia de la República, tenía un sueldo de 105 mil 318 pesos, 52 mil menos de lo que percibía Fox; Manuel Espino, quien lo sucedió, en 2005, tuvo un aumento marginal.

En 2008, con Calderón en la Presidencia de la República, el sueldo de Germán Martínez como presidente del PAN subió a 130 mil 352 pesos, cantidad que prácticamente conservó César Nava; Gustavo Madero elevó sus ingresos mensuales hasta 228 mil pesos mensuales.

Cuando Anaya le ganó a Javier Corral la presidencia del PAN, en 2015, prometió bajarse el sueldo: Como el tabulador establecía que era de 124 mil 624 pesos con 70 centavos, decidió cobrar, “por renuncia voluntaria”, sólo 48 mil pesos con tres centavos, una reducción de 76 mil pesos.

Según ese mismo tabulador, los secretarios del CEN siguieron percibiendo entre 75 mil 700 y 83 mil 600 pesos netos cada mes, y un director de área percibía hasta 87 mil 266 pesos con 45 centavos, casi el doble de lo que ganaba Anaya Cortés.

Sin embargo, al final de la gestión de Anaya los salarios crecieron de tal manera que Damián Zepeda, secretario general en funciones de presidente, cobraba hasta 240 mil pesos al mes.

El ascenso en los sueldos de la cúpula del PAN se produjo mientras iba disminuyendo el apoyo de la sociedad: pasó de 42% de Fox a 35% de Calderón, y de 25% de Josefina Vázquez Mota a 17% de Anaya.

Para los amigos

Los sueldos del PAN contrastan con los de Morena, el partido gobernante, cuya presidenta, Yeidckol Polevnsky, asegura que no recibe ningún emolumento, en tanto que la dirigente del PRI, Claudia Ruiz Massieu, sólo cobra poco más de 100 mil pesos mensuales como senadora.

Pero además de ser elevados, los salarios en el PAN benefician al grupo que lo controla y que integra a los órganos de dirección, como el Consejo Nacional y los que de él derivan.

Por ejemplo, la Comisión Organizadora Electoral, presidida por Gildardo López Hernández, cuyos tres integrantes –allegados a Anaya y Cortés– perciben 92 mil 299 pesos mensuales.

También la Comisión de Justicia, que encabeza Leonardo Guillén Medina –amigo de Zepeda–, y la Comisión de Orden, encabezada por Castaños Valenzuela, cuyos integrantes cobran 92 mil pesos.

Aunque el presidente de la Comisión Anticorrupción, Luis Felipe Bravo Mena, no aparece en la nómina del CEN del PAN, el secretario técnico, Alberto Mesta Solule, y el asesor jurídico, Eduardo Martínez Noriega, cobran 65 mil pesos mensuales.

En el área de Comunicación Social del PAN también tienen salarios que jamás percibirían en los medios de comunicación, en particular los amigos de Anaya y Cortés: el “director de síntesis”, Ángel Johtzan Quiñónez Alarcón, cobra 109 mil 639 pesos; Roberto Tavares Bautista, denominado “redactor”, percibe la misma cantidad, y César Adrián Gutiérrez Cantú, “asistente”, tiene un sueldo de 104 mil 994 pesos al mes… l

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.