RADIOCOAPA

Rumbo a la cuarta transformación de México

By

John Saxe-Fernández

Fracking: contexto e impactos

(La Jornada)

 

 

Mas de

John Saxe-Fernández

El presidente López Obrador reiteró hace poco el no al fracking que había anunciado meses atrás. Esta postura ante los riesgos bioclimáticos de dicha tecnología, por fugas de metano que aumentan y aceleran el deterioro climático, es reforzada por el dato científico más actualizado incluyendo amplios recuentos sobre los efectos de esa técnica en la salud humana, la flora, la fauna, el agua subterránea, el aire. Nada de esto importa a la Comisión Nacional de Hidrocarburos (CNH) que aprobó un proyecto del plan quinquenal (2015-2019) para una exploración petrolera que contempla recursos no convencionales de aceite y gas en lutitas (shale), donde utilizaría la fracturación hidráulica o fracking. (La Jornada, 25/6/2019). AMLO desautorizó esa decisión que responde a un régimen plegado a fuerzas ajenas al interés público nacional.

Dijo AMLO: “No vamos a usar fracking. Ya se trató el tema y se dieron las instrucciones correspondientes. El director de Pemex ya tomó cartas en el asunto”. Al respecto la Alianza Mexicana Contra el Fracking consideró alarmante que “mientras el Ejecutivo va por no permitir el frackinglos planes de Pemex y los permisos de la CNH lo ignoren”. (Milenio, 26/6/2019) ¿Qué empuja al fracking si no los intereses detrás del unilateralismo agresivo de Trump, quién actúa como operador del big oil en pos de la supremacía energética vía un bloque energético de América del Norte?

El trumpismo es un régimen racista de extrema derecha que hostiga a un México progresista, que lucha contra la pobreza, la desigualdad extrema y que rehusa someter su población, en particular a las familias indígenas y campesinas a la toxicidad, la conmoción motorizada, las bombas de presión, los miles de viajes de pipas de agua, enfermedad, muerte y las tóxicas aguas de reflujo del fracking. Menos, luego de 36 años de enorme trasiego de armas de asalto de EU acá y la persistencia de un letal prohibicionismo.

Al big oil y a Trump les importa un comino la población mexicana y de EU, donde el negacionismo climático da permanencia a la desregulación de las emisiones de gases de efecto invernadero, (GEI) dióxido de carbono y metano (entre otros) que aceleran la crisis bio-climática. Nos recetan 60 mil pozos al provecho de 0.1 por ciento, lanzándose desde Alberta a la Cuenca de Burgos y de ahí al petróleo venezolano hasta Vaca Muerta en Neuquén, Argentina. Van por la gestión directa de hidrocarburos que no son suyos ni deben lanzarse al piso de remates de Wall Street y menos a la atmósfera, cuando en EU la “revolución shale” está en plena debacle financiera y bursátil.

Sin duda las decisiones de las calificadoras contra el histórico rescate de Pemex-CFE se emiten al unísono de la unilateral diplomacia de fuerza y diseño electorero de Trump bajo narrativa del odio antiinmigrante y del supremacismo blanco en la base electoral del nacional-Trumpismo. Esto llama a la concientización de la ciudadanía mexicana sobre el orden de magnitud del saqueo perpetrado contra la nación incluyendo al ferroviario, vital hoy para la movilidad de personas y columna vertebral del necesario transporte multimodal de carga.

El deterioro bioclimático se intensifica bajo el inadmisible negacionismo climático en EU implantado con abrumadora alarma de la comunidad científica de EU y el mundo. La reelección de Trump es ruta segura al abismo climático, ya que persistiría por 4 años más la desregulación de las emisiones de los GEI como política de Estado y con ello el ascenso de la temperatura y el riesgo de aumentos catastróficos por abruptas emisiones de metano en el Ártico.

Fue bajo la ola de la revolución shale, que EPN prosiguió con la línea privatizadora del sector petroeléctrico, atada a todas las líneas de crédito del ajuste estructural del FMI, Banco Mundial-BID. Reparar el daño de la (contra) reforma energética llevará tiempo y recursos. La desarticulación del sector consumió décadas y muchos empréstitos de ajuste estructural, con la intención de llevar a Pemex a un punto de venta. Hoy persiste la promoción que hace el big oil de invertir en combustibles fósiles extremos con alta emisión de dióxido de carbono y metano, haciendo caso omiso de las advertencias de la comunidad científica de EU y del mundo en torno a los combustibles fósiles, sean convencionales o no. En eso insiste Anthony Ingraffea, profesor de ingeniería de la Universidad Cornell, cuya contribución en la detección de fugas de metano en EU ha sido vital. A finales de 2016 dos grupos de médicos de EU dieron a conocer una cuarta recopilación y evaluación de estudios científicos, informes gubernamentales, de la industria del gas y petróleo y del periodismo de investigación, mostrando los daños a la salud humana y animal, la contaminación del aire, del agua y el impulso al cambio climático del fracking. En ese compendio se indica que de 685 estudios revisados entre 2009 y 2015, 69 por ciento de los relacionados al agua mostraron evidencia de contaminación actual o potencial; 87 por ciento mostraron elevadas cantidades de emisiones contaminantes en el aire, y 84 por ciento en los relacionados con la salud humana, detectaron daños, actuales o potenciales, según el informe.

En relación a los grandes proyectos de infraestructura conviene tener presente, como apuntan quienes integran el Colectivo Geocomunes, en la Territorialización de la reforma energética, en el libro Sociología política del colapso climático(Ceiich/UNAM, 2019) que las compañías e intereses que impulsan esos planes “forman parte de un proyecto mayor: la subordinación del territorio mexicano a las necesidades de los capitales y las élites dirigentes de EU y a su política energética global. Es esto lo que ha creado la puerta de entrada a proyectos cada vez más amenazantes y devastadores, por ejemplo los que usan técnicas como el fracking.”

jsaxef.blogspot.com

Facebook: JohnSaxeF

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.