RADIOCOAPA

Rumbo a la cuarta transformación de México

By

Guillermo Almeyra

Lo visible y lo peligroso que anda por ahí

(La Jornada)

 

 

Mas de

Guillermo Almeyra

Como sabemos, los términos que expresan una relación no son nada precisos, porque, por ejemplo, los nazis tenían su izquierda en Las Sturmabteilung, las SA –a quienes asesinaron en la Noche de los Cuchillos Lagos– y Benito Mussolini la suya en gente como Ítalo Balbo. La vida política es como un ballet donde todos en algún momento están a la izquierda o a la derecha de alguien.

Por eso al hablar de izquierda en Morena hay que precisar que se trata de un grupo democrático y reformista que comparte sentimientos e ideas descolonizadoras influenciadas por confusas visiones socialistas y antiburocráticas, pero también por la concepción de la revolución por etapas y por la adoración del aparato estatal capitalista y el decisionismo verticalista de una supuesta vanguardia que absorbieron en su juventud en los ambientes cercanos a las ideas de Stalin. No es una tendencia formal organizada. Más bien comparte las afinidades y culturas que los italianos llaman un alma y que le basta para diferenciarse de los procapitalistas de la derecha de Morena partido-movimiento que, por la ideología de su base popular y la de estos intelectuales, sería de centro-izquierda y que quiere defender y a la vez reformar el actual sistema capitalista.

Ahora empieza a ser visible que la izquierda de Morena sale de su pasmo inicial y trata de construir una trinchera en el partido. También es visible que la derecha empresarial resiste y teme la organización de éste, que no le sirve para nada salvo en periodos electorales, y que se evidencia que la desaparición durante siete meses de Regeneración, el órgano y organizador partidario, la resistencia a aplicar los estatutos, dar vida al instituto de formación política y renovar las autoridades partidarias, buscan anular todo intento de creación de un control político sobre sus acciones por las bases populares organizados por los militantes de la izquierda (Rafael Barajas, Pedro Miguel, Paco Ignacio Taibo II y John Ackerman, entre otros).

El espectro de un partido con vida propia, que discuta y se forme en la pluralidad de ideas y en la confrontación de acciones e iniciativas asusta a la derecha. En efecto,aunque es más sólida que la izquierda, pues cuenta con el peso de los capitales y el control de los aparatos, no tiene base popular y por eso se adapta al decisionismo verticalista de AMLO, cuyas ideas centrales están determinadas por el atraso que hace posible tanto el caudillismo como la visión mesiánica del líder.

Lo más grave y que se siente flotar en el aire es la reacción impaciente e inmadura de sectores de la ultraizquierda, heridos justamente por los ataques irresponsables del gobierno en el caso del asesinato de Samir Flores en la protesta contra la termoeléctrica de Huexca, así como por el no reconocimiento de los Acuerdos de San Andrés y de los derechos indígenas, la falta de autocrítica del Estado por la represión contra el zapatismo y las matanzas posteriores, la impunidad de mandantes y ejecutores, las promesas –ilegales– de perdón a los criminales de los sexenios pasados y un abundante etcétera. Un eco de esa irritación nos llega mediante el documentado artículo de Pedro Salmerón sobre el ambiente que creó el guerrillerismo de los años 70, pero circulan también volantes y llamados de ese tenor y no faltan los que forman grupúsculos que no aprendieron nada del pasado.

Como una parte importante, quizá mayoritaria, de los anticapitalistas –el CNI y el EZLN– mantienen su silencio sobre el qué hacer y sus objetivos estratégicos y no se pronuncian sobre los problemas nacionales e internacionales limitándose a algunas denuncias puntuales, hay margen para todo tipo de aventureros y para cualquier provocación de la derecha que, a pesar de haber perdido algunas piezas menores, está fuertemente enraizada en el gobierno en torno aRomo.

La ultraizquierda sólo conoce el ¡A la carga!. Para ella, las condiciones insurreccionales están dadas desde el momento mismo en que así lo determina la vanguardia esclarecida sin importar mucho lo que piensen los oprimidos. Por eso mismo puede conducir a abortos políticosy desastres. Un ejemplo claro fue en Argentina la opción del Ejército Revolucionario del Pueblo (ERP) por el ataque al cuartel de la ciudad de Azul en los años 70 durante el breve veranito democrático del único gobierno digno de ese título, el de Héctor José Cámpora.

Las aventuras se pagan siempre carísimas. Hoy hay que aclarar cuáles frentes y programas se enfrentan y qué se puede hacer para evitar que el gobierno de Morena caiga por la derecha y no por la izquierda, debilitado por las desilusiones y la decepción y jaqueado por aventuras y por maniobras desestabilizadoras. Es el momento de ayudar a la izquierda vacilante e inconsecuente de Morena a reforzarse, precisar sus ideas, barrer a la derecha y conseguir puntos organizativos de apoyo y medios de comunicación con los trabajadores.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.