RADIOCOAPA

Rumbo a la cuarta transformación de México

By

Carlos Fernández-Vega

México SA

Robles, enchiquerada
Ventilador encendido

 

 

 

Mas de

Carlos Fernández-Vega

En su intento por librar vacaciones pagadas en Santa Martha Acatitla, su nueva residencia, Rosario Robles pretendió aplicar la tecnología marca Emilio Lozoya y encendió el ventilador: la boñiga pegó directamente en las caras de Enrique Peña Nieto (fue informado de todas las observaciones) y José Antonio Meade (estaba enterado de todas ellas), pero evitó que el artefacto siquiera rozara a sus operadores favoritos (léase cómplices) Emilio Zebadúa y Ramón Sosamontes, pareja que de la denominada estafa maestra saben un buen rato.

Según la titular de las secretarías de Desarrollo Social y de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano, en tiempos del novio de Tania resultó más que suficiente notificar al ex inquilino de Los Pinos de un hecho tan delicado e ilegal como la estafa maestra (las observaciones, pues) por medio del teléfono rojo; es decir, la línea directa entre el de la residencia oficial y sus secretarios de despacho.

Que Robles haya encendido el ventilador puede ser sólo el inicio del repartidero de mu-gre entre otros beneficiarios de los chanchullos, en aras de librar la cárcel o, cuando menos, aminorar la condena que le pinta larga; es decir, utilizar la misma estrategia de Lozoya, quien, por medio de su abogánster, Javier Coello Trejo, amenaza con una videoconferencia igualmente generosa en la distribución de boñiga política.

Cómo estará la cosa que hasta los viejos militantes tricolores califican a Peña Nieto como el peor presidente que hemos tenido en México, quizás en toda nuestra historia de los siglos XX y XXI (Francisco Labastida dixit), y miren que en este renglón la competencia entre quienes han ocupado Los Pinos ha sido más que feroz a lo largo de los sexenios priístas y panistas.

Lo cierto es que si la autoridad competente rasca, incluso superficialmente, encontrará una verdadera kermés de robo, estafas, chanchullos, desviaciones y demás gracias que la deprimente clase política –y sus socios en el ámbito privado–ha cometido a lo largo de los años en contra del erario y, desde luego, de los mexicanos. Prueba de ello es que, ya enchiquerada Rosario Robles, la Unidad de Inteligencia Financiera de la Secretaría de Hacienda, a cargo de Santiago Nieto, informó sobre una nueva denuncia en contra del mismo personaje, que a partir de ayer reside en Santa Martha Acatitla.

Ayer, luego de participar en un foro en el Senado de la República, Nieto detalló que la unidad a su cargo detectó 105 convenios adicionales a los ya reportados por la Auditoría Superior de la Federación (hoy a cargo de David Colmenares Páramo) y la Fiscalía General de la República (con Alejandro Gertz a la cabeza). Tales convenios, con ingredientes presuntamente irregulares, fueron ubicados en la antigua Secretaría de Desarrollo Social y esta información fue la que nos sirvió de base para el congelamiento de cuentas de Rosario Robles y sus principales colaboradores. Estos nuevos 105 convenios suman más de 800 millones de pesos (La Jornada, Andrea Becerril y Víctor Ballinas).

Y a todo esto, ¿dónde estaba la Secretaría de la Función Pública? Como siempre, en función de tapadera de los tejes y manejes del gobierno en turno, en este caso el de Enrique Peña Nieto. El sexenio del novio de Tania arrancó con un encargado del despacho, porque como candidato tricolor prometió desparecer a la dependencia.

Pero se le cruzó el escándalo de la casa blanca, en Las Lomas, y la de Malinalco (Luis Videgaray), y rápidamente la reactivó para que investigara ambos casos. Para ello designó al inenarrable Virgilio Andrade, quien no halló más que frases amorosas y elementos de exoneración para los investigados. Lo suplió Arely Gómez, quien tampoco vio nada en el caso de la estafa maestra. Entonces, sólo invidentes (léase cómplices).

Las rebanadas del pastel

Tras el no te preocupes de Enrique Peña Nieto (abril de 2013), en este espacio comentamos que al ritmo que lleva, obvio es que primero caerá Rosario Robles que el índice de hambrientos en el país. Y así fue.

Twitter: @cafevega

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.