RADIOCOAPA

Rumbo a la cuarta transformación de México

By

Carlos Fernández-Vega

México SA

Peña Nieto: tafanario de oro
Toldo: enorme y franterno

(La Jornada)

 

 

Mas de

Carlos Fernández-Vega

Nadie duda de la insultante capacidad derrochadora del gobierno pasado, de su corrupción galopante, pero por lo divulgado ayer, y con los precios que dice haber pagado (con dinero de los mexicanos), parece que el extinto Estado Mayor Presidencial creía que el tafanario de Enrique Peña Nieto era de oro puro, porque destinar más de 200 mil pesos (en dos vuelos presidenciales y según facturas presentadas) sólo a la compra de papel de baño sería atribuible a que el usuario final de tal producto de primera necesidad –el novio de Tania– tuviera tales características, lo cual, ni de lejos.

Resulta que en la mañanera de ayer el presidente López Obrador “exhibió gastos de su antecesor, Enrique Peña Nieto, para los viajes en el avión presidencial. Por ejemplo, papel higiénico por más de 200 mil pesos, agua de tocador por 400 mil, 47 mil 258 por mil 164 rastrillos y gel para el cabello por 70 mil pesos.La Presidencia de la República difundió dos facturas clasificadas como ‘gastos en insumos para vuelo presidencial’; una por 216 mil 804 pesos, expedida el 6 de julio de 2018, y otra por un millón 74 mil 670, con fecha 27 de octubre de 2017” ( La Jornada, Fabiola Martínez).

Y por si fuera poco, el Estado Mayor Presidencial no sólo idealizaba a EPN y gastaba en consecuencia, sino usaba el mecanismo de no presentar información (de todas esas compras) por (razones de) seguridad nacional, detalló López Obrador, quien subrayó: “Hay quienes se aferran al mismo sistema de corrupción, de excesos, de dispendio y de vez en cuando hay que darles un ‘tengan para que aprendan’; miren lo que pasaba: sólo un vuelo, miren cuántos rastrillos. Esto tiene respaldo de facturas para que no vayan a creer que es una invención. Hay otras cosas que por decencia no presentamos”.

De acuerdo con el mandatario, no es descartable el uso de facturas falsas para inflar los costos, pues ese tipo de práctica “se utilizaba a nivel general, pero el mal ejemplo, acerca de las facturas falsas, lo daba el mismo gobierno; pero eso se termina y el Congreso debe resolver este asunto de inmediato, porque esto creció como hongos después de la lluvia: despachos factureros para evadir impuestos. El régimen neoliberal impuesto desde hace 36 años tiene como característica principal la corrupción; 36 años de saqueos, abusos, derroche, de utilizar el presupuesto para beneficio de minorías y dejar al pueblo en el desamparo. Esto es lo que estamos cambiando, esto nunca más va a suceder. Se acabaron la corrupción y la impunidad” (por cierto, hasta ahora, el senador panista Julen Rementería, inventor del longaniza gate, no ha dicho ni pío sobre el papel de baño y conexos de EPN, porque está muy ocupado defendiendo a su paisano el ex fiscal Jorge Winckler).

Cierto es que Peña Nieto es un pato salvaje (a cada paso, una deposición), pero 200 mil pesos en papel de baño para un par de vuelos ni él se lo cree. Sin embargo, la práctica denunciada por el presidente López Obrador no se limitó al avión presidencial (ni al gobierno peñanietista), y ahí están los reportes sobre el cúmulo de adquisiciones durante su estancia en la residencia oficial.

Un rápido paseo por dichas cuentas arroja infinidad de resultados, pero sólo como muestra hay que mencionar que, con Peña Nieto en Los Pinos, en un solo día (9 de marzo de 2015), la Presidencia de la República gastó más de 400 mil pesos en quesos, lácteos, embutidos, frutas y verduras.

El 27 de marzo de 2013, en Los Pinos, gastaron 235 mil pesos en fumigación (debieron reclamar, porque los bichos nunca se fueron); el primero de abril de 2015 más de un millón en agua embotellada; el 18 de mayo de 2016 265 mil pesos en artículos de limpieza y tintorería; el 21 de mayo de 2014, un millón 300 mil pesos en carne, pollo, pescados y mariscos, y 128 mil pesos en mantelería. Y como EPN, todos los de atrás.

Las rebanadas del pastel

Va un abrazo de su tamaño al enorme Francisco Toledo, grande entre los grandes, fraterno, solidario y generoso como ninguno. El elefante nunca te olvidará.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.