RADIOCOAPA

Rumbo a la cuarta transformación de México

By

Marcos Roitman Rosenmann

Gachupines, borbones, cortesanos y conquistadores

(La Jornada)

 

 

Mas de

Marcos Roitman Rosenmann

Los gachupines decepcionan, sean políticos, académicos, cortesanos, gentes del común o miembros de la realeza. Para aclararlo, gachupín es un término acuñado en América Latina y aplicado a los españoles residentes, menos a los exiliados de la segunda República. Su significado hace referencia a las conductas de soberbia, prepotencia, delirios de grandeza y desprecio a los pueblos originarios de América Latina. Di­cha definición incorpora a los españoles que pueblan la península ibérica. Autoproclamados portadores de civilización a seres abyectos, bárbaros, caníbales y homúnculos, construyen su relato mítico. El descubrimiento de América, junto a la expulsión de moros y judíos sella el nacimiento de la España moderna. Hoy este relato subsiste bajo la forma de colonialismo interno compartido por gachupines, criollos y mestizos.

Read More

By

Marcos Roitman Rosenmann

Golpe de Estado híbrido y asimétrico contra Venezuela

(La Jornada)

 

 

Mas de

Marcos Roitman Rosenmann

La guerra contra Venezuela ha subido un peldaño en la planificación de los golpes de Estado. Hasta hoy, en América Latina, asistimos a una variedad de quiebres constitucionales bajo el manto protector de los Estados Unidos. Acciones encubiertas, ejércitos mercenarios, invasiones, asesinato político o magnicidio. Cualquier estrategia ha validado sus delirios de dominación planetaria. En este plano, Estados Unidos no puede emprender con garantías una guerra global, sin el control de materias primas. América Latina es su arsenal particular. Níquel, litio, cobre, petróleo, gas. La existencia de una plutocracia y elite política sumisa le cubre las espaldas. Se convierten en los ejecutores materiales del golpe de Estado.

Read More

By

Marcos Roitman Rosenmann

La dignidad de América Latina se juega en Venezuela

(La Jornada)

 

 

Mas de

Marcos Roitman Rosenmann

Quienes dieron por concluida la etapa de los golpes de Estado en América latina erraron en sus pronósticos. Ningún gobierno progresista en el siglo XXI ha estado exento de sufrir los envites de Estados Unidos y las plutocracias locales. En algunos casos han tenido éxito. Honduras, Paraguay y Brasil. Fracasaron en el magnicidio contra el presidente Correa en Ecuador, hoy su presidente Lenín Moreno habla el lenguaje de Trump. Las políticas de no intervención, soberanía e independencia nacional han quedado sin efecto. Algunos países se han levantado. México aplica la doctrina Estrada, gracias al cambio de gobierno. López Obrador rescata una tradición antimperialista abandonada por los gobiernos del PRI y el PAN. Bolivia y Cuba, entre otros muestran su rechazo. Eso sí, los hasta ahora considerados un peligro para la democracia encabezados por Jair Bolsonaro, son redimidos como defensores de los derechos humanos. Asimismo, Macri en Argentina, Piñera en Chile o Duque en Colombia son rescatados como valedores de la intentona golpista.

Read More

By

Marcos Roitman Rosenmann

De Hitler a Bolsonaro

(La Jornada)

 

 

Mas de

Marcos Roitman Rosenmann

Muchas veces pregunté cómo fue posible el triunfo del partido nazi en las urnas. Más allá de las explicaciones sociológicas, el análisis histórico o la coyuntura internacional, resulta difícil comprender los motivos por los cuales la ciudadanía se deja llevar por un discurso xenófobo, racista, fundado en el odio, el crimen y el desprecio a los derechos humanos. Brasil es hoy un ejemplo para comprender el ascenso de Hitler, mediante su par, Jair Bolsonaro. De manera sorprendente, en medio de una profunda crisis de legitimidad, Bolsonaro, un ex militar expulsado del ejército, defensor de la dictadura que asoló el país entre 1964 y 1985, peón de la banca, el capital trasnacional y la oligarquía terrateniente ha sido refrendado en las urnas por más de 49 millones de personas (49,276,896), un 46.03 por ciento. Entre sus votantes, futbolistas como Ronaldinho o Rivaldo, millones de mujeres, trabajadores, jóvenes, sectores medios, afroamericanos, marginados, hombres y mujeres del pueblo. Ninguno de los grupos mencionados será favorecido por las políticas neoliberales y ultraconservadoras, más bien lo contrario. Asistiremos a una involución política en los derechos de la mujer, en las condiciones laborales, a una disminución en los presupuestos federales para educación, sanidad o prestaciones sociales, a un repunte de la pobreza, la militarización y una pérdida de poder adquisitivo de las clases trabajadoras. Casi 50 millones de brasileños se han puesto voluntariamente la soga al cuello. Algo similar a la elección de Macri en Argentina. Aun así, Bolsonaro tendrá que acudir a las urnas el 28 de octubre. En segunda vuelta, las opciones de triunfo del representante del PT, Fernando Haddad, con 31,341,996 de votos (29.28 por ciento), son improbables. El futuro predice que Jair Bolsonaro, salvo cambio de última hora, será investido presidente de Brasil.

Read More

By

Marcos Roitman Rosenmann

Más allá del 68; los antecedentes /l

(La Jornada)

 

 

Más de

Marcos Roitman Rosenmann

Los años 60 marcaron un punto de inflexión. La Segunda Guerra Mundial trajo desolación y muerte, la caída del nazifascismo recompuso alianzas, los enemigos mutaron en amigos y los aliados se transformaron en el objetivo a destruir. La guerra fría inauguró una estrategia fundada en la lucha anticomunista. Los movimientos antimperialistas y descolonizadores fueron el objetivo. Por primera vez en la historia mundial el eje gravitacional del poder se desplazó. Estados Unidos emergía como la potencia líder, con una Europa endeudada, sumisa, arrodillada a sus pies. Mientras tanto, el proceso descolonizador avanzaba en Asia. India declaró la independencia en 1947, y la larga marcha con Mao a la cabeza, tras años de guerra civil, derrotó al ejército de Chiang Kai-Shek en 1949. África se debatía por romper el yugo imperialista de las potencias que se repartían el continente. Los años 50 fueron un periodo de reacomodo. La amenaza nuclear transformó el escenario. Las alianzas entre liberales, conservadores y socialdemócratas buscaban estabilidad política, llamando a fortalecer las instituciones, bajo el discurso del desarrollo, la seguridad y la defensa de la democracia representativa. Los gobiernos emergentes se dieron a la tarea de crear las condiciones para una etapa expansiva del capitalismo. La década se desplegó en medio del conservadurismo anticomunista y la espada de una guerra nuclear. El plan Marshall favoreció la expansión económica y la tan ansiada movilidad social ascendente fue una realidad. La fisonomía de las grandes ciudades destruidas por los bombardeos fue reconstruida. La sociedad de consumo de masas hizo su aparición. Eran nuevos tiempos. El televisor, el coche, la nevera, las vacaciones pagadas, los derechos sindicales reconocidos y una presencia cada vez mayor de la mujer, aunque siempre residual, en una sociedad conservadora y tradicional, modificaba las estructuras. Un capitalismo capaz de reinventarse lograba avanzar bajo el amanecer del Estado de bienestar. La reconstrucción europea era una realidad. Las secuelas de la guerra se iban difuminando. Eran tiempos de cambio.

Read More

By

Marcos Roitman Rosenmann

¿República de Cataluña y ahora qué?

 (La Jornada)

Foto

Miles de personas festejan en la plaza de San Jaime Foto Jair Cabrera

 

 

Mas de

Marcos Roitman Rosenmann

Para unos, los más entusiastas, representantes de la Candidatura de Unidad Popular (CUP), patrocinadores de la propuesta, la proclamación de la república catalana es un proceso revolucionario, un acto constituyente que arrastra a todo el nacionalismo catalán, uniendo de forma inesperada a republicanos de derecha, democristianos, liberales, conservadores, progresistas e independentistas. ¿Cómo han llegado a tal conclusión? No hay mucho análisis, sólo una afirmación. Para la CUP, la decisión del Parlamento pone en entredicho el poder del Estado. Es el momento de alzarse contra la Corona haciendo trizas el régimen de 1978. Una oportunidad que no debe desaprovecharse. En esta perspectiva, el pueblo español se lanzaría a las calles de forma pacífica exigiendo un nuevo orden constitucional, producto de la crisis económica, la corrupción, el desempleo, el trabajo basura, las privatizaciones y el empobrecimiento generalizado de la clase media. Premisa grandilocuente para un estado de ánimo que se hizo carne en las elecciones generales y autonómicas de 2015 y 2016, donde entran en escena fuerzas emergentes. En Cataluña, Podemos, Ciudadanos e izquierda anticapitalista canalizan la regeneración política, entran en el Parlamento y los ayuntamientos. La derecha nacionalista se divide, CiU se rompe. El caso Puyol, los cobros irregulares merman la legitimidad del nacionalismo, el plan independentista cubre las vergüenzas y desvía la atención. Para la derecha nacionalista catalana es una salida a corto plazo, cree controlar la situación. Madrid nos roba. Discurso primitivo, pero efectivo, cohesiona. Han sido años de atizar el fuego.

Read More

By

Marcos Roitman Rosenmann

La posizquierda latinoamericana: gaznápiros de derecha

(La Jornada)

 

 

Mas de

Marcos Roitman Rosenmann

Son muchas las izquierdas, o al menos quienes se definen de ella, marxista, radical, socialista, antimperialista, anticapitalista. Tan heterogénea definición, hace ambiguo el concepto. El origen político del término lo encontramos en la Revolución Francesa; aludía a una distribución cardinal entre jacobinos y girondinos en la sala de sesiones de la asamblea. Los primeros, a la izquierda, contaban con el apoyo de las clases populares, defensores del voto universal y la república, los segundos, lo hacían a la derecha, fieles aliados de la nobleza, monárquicos y partidarios del voto censitario.

Read More

By

Marcos Roitman Rosenmann

Venezuela: sumisión, guerra y periodismo de encubrimiento

(La Jornada)

 

 

Mas de

Marcos Roitman Rosenmann

Informar no es tarea fácil. El periodismo de guerra es, tal vez, el más complejo. Inmerso en una batalla sicológica, está destinado a crear una opinión pública sumisa, acorde con los objetivos militares. Hoy, se ha decidido que Venezuela es un objetivo militar estratégico para Occidente. Una guerra entre el bien y el mal. Democracia versus dictadura. En esta guerra todo vale. Hasta el Vaticano se ha decantado. La Iglesia se siente amenazada y decide apoyar a los responsables de la violencia callejera, pero comprometidos con Dios, la familia y la moral católica. El papa Francisco se quita la careta, se decanta por la oposición, que ha quemado, baleado a trabajadores, mujeres y niños. Lo mismo hizo la Iglesia en Chile con el gobierno de Salvador Allende, en 1973. Apoyó el golpe. Luego vendrían las lágrimas y los arrepentimientos. Era tarde. Miles de ciudadanos habían sido detenidos, torturados y asesinados. El argumento es siempre el mismo: la fe está en peligro y la amenaza a los católicos.

Read More

By

Marcos Roitman Rosenmann

Historia de Podemos y el futuro de la izquierda en España

(La Jornada)

 

Marcos Roitman Rosenmann

 

Mas de

Marcos Roitman Rosenmann

Hace un lustro las instituciones pilares de la transición en España, la monarquía, el parlamento, la justicia y los partidos políticos tradicionales fueron puestos en la piqueta. Crecían la indignación, las protestas, las mareas de la dignidad, se arrastraba desencanto e indignación. La ciudadanía, al menos parte no desdeñable, salía a las calles y gritaba: No nos representan. Lo más visible de una sociedad civil organizada y militante se aprestaba a decir no. Fue un no rotundo a los andares y maneras de enfrentar la crisis, cuyos resultados se visibilizaban en la pérdida de derechos, la privatización de la sanidad, la educación, el agua y los servicios municipales. La subida del IVA, la congelación salarial, la quita de prestaciones sociales y leyes represivas completan el escenario. Entre los efectos, aumento de pobreza, desigualdad y, por encima de todo, pérdida de legitimidad de un orden político desgastado. Los gobiernos de Rodríguez Zapatero y el primero de Rajoy aumentaron la indignación. Crecieron los desahucios mientras los bancos eran rescatados y las grandes fortunas gozaban de amnistía fiscal. Por otro lado, los dos grandes partidos, el PSOE y el PP, se confabulaban para hacerlo peor. Ninguno quiso asumir sus responsabilidades en la crisis. Se limitaron a negarla o bien a señalar que no se podía hacer nada. Obedecían las órdenes de la troika.

Read More

By

Marcos Roitman Rosenmann

La revolución individualista: emprendedores y sumisos

(La Jornada)

 

Marcos Roitman Rosenmann

 

Mas de

Marcos Roitman Rosenmann

Durante los oscuros años de las dictaduras militares en América Latina, altos mandos de las fuerzas armadas vetaron la palabra revolución. Sobre ella recayeron males y pesares. Los revolucionarios fueron torturados, asesinados y se consideraron una excrecencia de la sociedad bien ordenada. En la afiebrada mente de tiranos y asesores, se procedió a erradicar el concepto por decreto. Las anécdotas tragicómicas en un contexto de horror y violación de los derechos humanos han recorrido el mundo. Las bibliotecas públicas fueron objeto de asalto y mutilación. La quema de libros se extendió a cualquier texto cuya portada llevase impresa la palabra revolución. Títulos alusivos a la revolución industrial, científico-técnica, neolítica o copernicana fueron retirados de los anaqueles bajo el asombro de los bibliotecarios.

Read More

By

Marcos Roitman Rosenmann

Cómo hacer que Venezuela parezca una dictadura

(La Jornada)

 

Marcos Roitman Rosenmann

 

Mas de

Marcos Roitman Rosenmann

No importa que el Consejo Nacional Electoral convocase a elecciones legislativas para el 6 de diciembre de este año. Hoy en día las formas para derrocar gobiernos constitucionales y democráticos es transformarlos en dictaduras. En la república bolivariana de Venezuela el itinerario ha sido transparente. Primero se busca descalificar el proyecto globalmente, adjetivándolo de populista, negando el valor jurídico del proceso constituyente y rechazando la Constitución. Se infravaloran las nuevas instituciones, a los procesos electorales se les considera un fraude, se deslegitima a los representantes electos y se levanta un relato en el cual los partidos opositores y los medios de comunicación son perseguidos por hordas marxistas totalitarias.

Read More

By

Marcos Roitman Rosenmann

Felipe González: la impudicia de un político indecente

(La Jornada)

 

Marcos Roitman Rosenmann

 

Mas de

Para muchos, Felipe González es un ícono de la democracia española. Sin embargo, nada más alejado de la realidad. Su pasado es otro. Hoy se presenta al mundo como el abogado defensor de Leopoldo López, dirigente del partido Voluntad Popular, y del alcalde de Caracas, Antonio Ledezma, elegido por la Mesa de Unidad Democrática (MUD). Ambos políticos venezolanos, imputados por participar y urdir la trama de golpe de Estado para derrocar al gobierno constitucional del presidente Nicolás Maduro.

By

Marcos Roitman Rosenmann

Venezuela: cuando la sedición se llama democracia

(La Jornada)

 

Marcos Roitman Rosenmann

 

Mas de

La semejanza entre las estrategias desestabilizadoras articuladas por la derecha en Chile durante el gobierno socialista de Salvador Allende (1970-1973) y las actuales políticas tendientes a derrocar el gobierno democrático del presidente Nicolás Maduro hacen pensar en un manual para romper el orden constitucional afincado en la desestabilización. Read More

By

Marcos Roitman Rosenmann

Ayotzinapa en la agenda neoliberal

(La Jornada)

 

Marcos Roitman Rosenmann

 

Mas de

Las protestas, marchas y manifestaciones de estudiantes exigiendo la aparición con vida de los 43 estudiantes desaparecidos de Ayotzinapa y el fin de la violencia expresan el sentimiento de hartazgo frente a la impunidad. Las voces pidiendo la dimisión del presidente Enrique Peña Nieto apuntan a un gobierno incapaz. Igualmente, la solidaridad de movimientos sociales, organizaciones políticas y organismos internacionales de derechos humanos exigiendo justicia y responsabilidades políticas revelan el estupor y descrédito de las instituciones en México. Mientras tanto, la clase política prefiere enrocarse en un discurso grandilocuente. Desde hace 30 años, el neoliberalismo es el mantra con el cual gobiernan el PRI y el PAN.

Read More

By

Marcos Roitman Rosenmann

Ayotzinapa: México se desangra

 (La Jornada)

Foto

En la Universidad de Yale se realizó una protesta en apoyo a los normalistas de Ayotzinapa Foto @DoliaStevez

 

 

Marcos Roitman Rosenmann

 

Mas de

Políticos al uso, empresarios, el crimen organizado, trasnacionales, oligopolios de la comunicación social y medios de persuasión y disuasión constituyen un conglomerado que desangra a México. Cada día el ciudadano se despierta con un sobresalto. Cuando no son los feminicidios en Ciudad Juárez, es la represión en Atenco, Oaxaca, Chiapas, Baja California o Guerrero. Los asesinatos de periodistas, el secuestro de líderes sindicales, campesinos zapatistas, intelectuales, jóvenes y niños ocupan los titulares de la prensa día tras día. Nada escapa a su punto de mira. Read More