RADIOCOAPA

Rumbo a la cuarta transformación de México

By

Marcos Roitman Rosenmann

Porque odiamos al comunismo y los comunistas

(La Jornada)

 

 

Mas de

Marcos Roitman Rosenmann

Nuestro mundo gira en torno a los valores culturales del capitalismo. Nada es neutral ni equidistante. Se nos inculca la competitividad, tener éxito y acumular riquezas, no importa la manera de lograrlo. La propiedad privada cala hasta los huesos. Deseamos ser Rico McPato, el personaje de Walt Disney nadando en un mar de oro, monedas y brillantes. ¿Ficción? Nuestro mundo es caricatura del cómic. Nos moldean individualistas, avaros, calculadores, mentirosos. Es adoctrinamiento y socialización cultural. Despreciamos al pobre, lo degradamos, lo deshumanizamos. Tienen lo que se merecen. La pobreza siempre ha existido, se afirma. Luchar contra ella es ir contra natura. Por eso reivindicar la democracia es un asunto de pobres. Mejor ser socios de ONG y apoyar causas humanitarias, ser solidarios, practicar la piedad. Las avenidas, edificios, toman el nombre de mecenas, filántropos y héroes. Prohombres que donan millones de dólares para investigaciones científicas, otorgan becas, financian maquinaria para diagnósticos médicos y sus obras de arte se exhiben en museos. La lista es interminable, pero logran su objetivo: el reconocimiento de las mayorías sociales. No nos preguntamos sobre el origen de sus fortunas. Lo remitimos a la suerte. Son personas visionarias, han comenzado de cero y aprovechado sus oportunidades. Todos podemos ser Rockefeller, Amancio Ortega, Slim o Bill Gates. Es cuestión de ser emprendedores, luego vendrá el éxito. ¿Alguien menciona las relaciones sociales de explotación? La respuesta es simple, la explotación no existe. Dicha afirmación se graba a fuego en nuestras mentes. Con trabajar duro, ahorrar y estar en el sitio adecuado en el momento oportuno es suficiente. Cómo no desear coches de lujo, yates, un avión privado, servicio doméstico, casas principescas, en fin, todo lo que ofrece el mundo de las mercancías. Sean cosas o personas. Vivir a cuerpo de rey es lícito, rechazarlo es hipocresía. Tener y no exponerlo es de tontos, hay que ostentar. Pasar a la historia con el nombre escrito en oro no menos que construir un panteón donde nuestros huesos sean venerados y visitados en procesión es comprar la eternidad.

Read More

By

Gustavo Esteva

Perversión de la esperanza

(La Jornada)

 

 

Mas de

Gustavo Esteva

Al asentarse el polvo se aclara la perspectiva. Será cada vez más difícil negarla.

La batalla contra el huachicol hizo evidente lo que sabíamos o al menos sospechábamos. El huachicol nació arriba, penetró en todos los niveles del gobierno y contaminó amplias capas de la sociedad. Está lejos de haber terminado y es apenas la primera batalla de la larga guerra contra la corrupción que declaró el presidente Andrés Manuel López Obrador. En medio de las tensiones que desató, sostuvo que le habían colmado el plato, al encontrar que el gobierno no estaba para apoyar al pueblo, sino para facilitar la corrupción (La Jornada, 12/01/2019). No es exageración. Se lucha contra una actitud que disolvió las fronteras entre aparatos públicos y privados y convirtió la corrupción en práctica generalizada tanto en el gobierno como en la sociedad mexicana.

Read More

By

Alejandro Nadal

La pesadilla de Polanyi

(La Jornada)

 

 

Mas de

Alejandro Nadal

Para entender el daño que el neoliberalismo ha causado en nuestras sociedades, es bueno tomar algo de distancia histórica. La perspectiva desde horizontes temporales largos permite cuestionar los mitos y leyendas que impiden una crítica certera sobre la economía de mercado y el capitalismo. Un vistazo al pasado ayuda a comprender que las heridas en el tejido social no son superficiales y que se acompañan de una peligrosa mutación hasta en la misma forma de pensarnos.

Read More

By

Abraham Nuncio

Un buen presidente

(La Jornada)

 

 

Mas de

Abraham Nuncio

Andrés Manuel López Obrador tiene la convicción de que será un buen presidente de México. Tras 12 años de poner en práctica todo lo que debía hacer para triunfar en las urnas, y de mostrar en ello un tesón admirable, sería absurdo que pensara al revés. Y no sólo por lo que él hizo para sí, sino por lo que logró hacer para que Morena, su partido, pudiera obtener en términos de organización y votos lo que obtuvo y, por supuesto, por la respuesta contundente del electorado.

Aparte de ser un político sagaz y con una probada experiencia tiene aquello que sus adversarios no tenían ni poseen: acercamiento sentimental con el pueblo.

Read More

By

Guillermo Almeyra

México y el mundo

(La Jornada)

 

 

Mas de

Guillermo Almeyra

Aunque muchos parecen no haberse enterado, México está en el continente americano junto a Estados Unidos, donde tiene millones de trabajadores y está unido al resto del planeta por fuertes relaciones comerciales y por su dependencia del capital financiero internacional. No se puede entender el proceso electoral ni lo que podría suceder en los próximos años con o sin Andrés Manuel López Obrador como presidente si no se entiende cuáles son los intereses y planes del gran capital ni qué efectos tendrá la transformación climática.

Read More

By

Marcos Roitman Rosenmann

La posizquierda latinoamericana: gaznápiros de derecha

(La Jornada)

 

 

Mas de

Marcos Roitman Rosenmann

Son muchas las izquierdas, o al menos quienes se definen de ella, marxista, radical, socialista, antimperialista, anticapitalista. Tan heterogénea definición, hace ambiguo el concepto. El origen político del término lo encontramos en la Revolución Francesa; aludía a una distribución cardinal entre jacobinos y girondinos en la sala de sesiones de la asamblea. Los primeros, a la izquierda, contaban con el apoyo de las clases populares, defensores del voto universal y la república, los segundos, lo hacían a la derecha, fieles aliados de la nobleza, monárquicos y partidarios del voto censitario.

Read More

By

Octavio Rodríguez Araujo

¿Anticapitalismo y antimperialismo?

(La Jornada)

 

Octavio Rodriguez Araujo

 

Mas de

Octavio Rodríguez Araujo

Hay indicios para pensar que el fracaso del socialismo en un solo país no ha sido asimilado por las izquierdas de estos tiempos recientes. De una u otra manera se sigue insistiendo en las luchas nacionales contra el capitalismo y también en el antimperialismo. Parece olvidarse que mientras el capitalismo mundial sea hegemónico, por muchas contradicciones que tenga, todos o casi todos estamos ligados a él, aunque sea por el consumo de sus productos, pero también por la producción que, a fin de entrar en el comercio, cae en la tramoya del capitalismo con la consecuente subordinación a éste.

Read More

By

Arturo Cano

Vivimos el capitalismo del fin del mundo

  • Entrevista con Armando Bartra

Estamos ante «un capitalismo suicida», plantea Armando Bartra. Foto Carlos Cisneros/ La Jornada

 

 

Mas de
Arturo Cano

Periódico La Jornada
Domingo 26 de marzo de 2017

Para abrir boca, Armando Bartra lo dice a la mexicana: “Le estamos viendo el final a la olla de los frijoles, estamos rascando el fondo de la olla, y obviamente los que rascan son los grandes capitales”.

Para ganar dinero, se explica Bartra, el capital invierte, está obligado a aumentar la productividad y explota a los obreros. “La idea no es bonita, pero, bueno, como quiera que sea invierte, genera riqueza que, dicen, algún día va a gotear”.

Read More

By

Víctor M. Toledo

La crisis de la civilización moderna I

(La Jornada)

 

Víctor M. Toledo

 

Mas de

Víctor M. Toledo

Crisis de civilización. El mundo moderno es un invento social de hace apenas unos 300 años. Un origen difícil de precisar, pero que se ubica en algún punto donde confluyen industrialismo, pensamiento científico, mercado dominado por el capital y uso predominante de petróleo. El inicio de la ciencia puede fecharse de manera oficial en 1662 y 1666, años en que se fundaron las primeras sociedades científicas en Inglaterra y Francia. El estreno de un pozo petrolero regurgitando oro negro tuvo lugar el 17 de agosto de 1859 en el sureste estadunidense. La industrialización y el capitalismo son procesos difíciles de datar, pero ambos no van más allá de los tres siglos.

Read More

By

Álvaro García Linera

La globalización ha muerto

(La Jornada)


Álvaro García Linera

El desenfreno por un inminente mundo sin fronteras, la algarabía por la constante jibarización de los estados-nacionales en nombre de la libertad de empresa y la cuasi religiosa certidumbre de que la sociedad mundial terminaría de cohesionarse como un único espacio económico, financiero y cultural integrado, acaban de derrumbarse ante el enmudecido estupor de las élites globalófilas del planeta.La renuncia de Gran Bretaña a continuar en la Unión Europea –el proyecto más importante de unificación estatal de los cien años recientes– y la victoria electoral de Trump –que enarboló las banderas de un regreso al proteccionismo económico, anunció la renuncia a tratados de libre comercio y prometió la construcción de mesopotámicas murallas fronterizas–, han aniquilado la mayor y más exitosa ilusión liberal de nuestros tiempos. Y que todo esto provenga de las dos naciones que hace 35 años atrás, enfundadas en sus corazas de guerra, anunciaran el advenimiento del libre comercio y la globalización como la inevitable redención de la humanidad, habla de un mundo que se ha invertido o, peor aún, que ha agotado las ilusiones que lo mantuvieron despierto durante un siglo.

By

Guillermo Almeyra

Las diversas utopías

(La Jornada)

 

Guillermo Almeyra

 

Mas de

«Andaré en la huella/siguiendo una estrella/y aunque esté muy alta/yo sé que un día/la he de alcanzar”, dice una hermosa zamba tucumana. Nadie –mucho menos los viejos– alcanzará jamás la estrella de la esperanza o de la utopía, pero ella le iluminará siempre la noche y le mostrará el camino permitiendo llegar a muchas otras metas. Este es el valor principal de la utopía positiva o posible, o sea, la que podría concretarse si se reuniesen determinadas condiciones materiales y sociales que aún faltan. ¿O acaso los utópicos viajes a la Luna de Cyrano de Bergerac (siglo XVII) o de Julio Verne (siglo XVIII) no se concretaron en los experimentos de estadunidenses, rusos y chinos en el siglo pasado?

By

Guillermo Almeyra

Qué es –o no es– el socialismo

(La Jornada)

 

Guillermo Almeyra

 

Mas de

La inmensa mayoría de los rusos y habitantes de Europa oriental, que sufrieron la experiencia burocrática de capitalismo de Estado, bautizada socialismo por quienes medraban a costa de los que decían representar, ha sido vacunada contra el concepto mismo de socialismo. El auge de un vago anarquismo entre algunos sectores estudiantiles es hoy la expresión del repudio generalizado a esos regímenes antidemocráticos que desconocían la heterogeneidad de la clase obrera y, por tanto, el pluralismo de opiniones en su seno e impedían la libertad de prensa, de palabra, de reunión, de pensamiento y de organización con la cárcel, el manicomio o la muerte.

Read More

By

Octavio Rodríguez Araujo

El imperialismo sí existe

(La Jornada)

 

Octavio Rodriguez Araujo

 

Mas de

Octavio Rodríguez Araujo

Se ha puesto de moda dejar de hablar del imperialismo, como si fuera una categoría del pasado. Mucha gente parece creer que la globalización de la economía ha sustituido al imperialismo y no que se trata de una nueva cara de éste. Para algunos líderes de opinión la globalización que vivimos en la actualidad es una expresión nueva del capitalismo, pero otros autores muy serios afirman lo contrario: que se trata de un fenómeno ya viejo y que de hecho la internacionalización económica del presente es, en ciertos aspectos, menos abierta e integrada que durante 1870 a 1914 (Paul Hirst y Grahame Thompson, Globalization in question). Estos autores añadieron que la economía mundial está lejos de ser genuinamente global, ya que el comercio, las inversiones y los flujos financieros están concentrados en la triada Europa, Japón y Estados Unidos, permitiendo que estos países tengan la capacidad, especialmente si ellos coordinan sus políticas, de ejercer fuertes presiones de gobierno sobre los mercados financieros y otras tendencias económicas. La cuestión más novedosa del imperialismo en su cara actual es que las empresas multinacionales tienen una nueva autonomía en relación con los estados; es decir, que el dominio de intervención y los intereses económicos de los grandes grupos empresariales no coinciden más, necesariamente, con los de su Estado de origen, salvo en Japón, Europa (sobre todo Alemania) y Estados Unidos. Sin embargo, las más grandes firmas mundiales continúan apoyándose sobre una base nacional de origen, razón por la cual varios países europeos encuentran problemas de competencia y de acumulación interna en la dificultad de hacer surgir grandes grupos de capital.

Read More

By

Carlos Fazio

Tlatlaya-Iguala: modelo necrófilo

(La Jornada)

 

Carlos Fazio

 

Mas de 

Fue el Estado. El operativo especial en 36 alcaldías de la Tierra Caliente, que abarcará espacios territoriales de Guerrero, Michoacán, Morelos y el estado de México, no podrá hacer desaparecer la responsabilidad del Estado mexicano en los hechos de Tlatlaya e Iguala. En ambos casos, agentes del Estado, en su carácter de servidores públicos, participaron de manera directa en la comisión de ejecuciones extrajudiciales y en la práctica de la tortura y la detención-desaparición forzada de 43 normalistas, lo que configuran crímenes contra la humanidad sancionados por el Estatuto de Roma, del que México es signatario desde 2005, por lo que dichos actos caen bajo la competencia de la Corte Penal Internacional (ONU, 1998).

Read More

By

Adolfo Sánchez Rebolledo

¿Hay alternativa?

(La Jornada)

 

Adolfo-Sánchez-Rebolledo

 

Mas de

La fiebre antiestatista que se apoderó del mundo capitalista al final del milenio cambió el significado de las palabras e introdujo una visión que glorificaba el mercado como epítome de la libertad. El derrumbe del Muro de Berlín, la caída de la Unión Soviética y el avance de la revolución neoliberal se entendieron como el fin de la historia, vale decir, como la clausura del conflicto como motor del cambio. Se aclimataron viejos conceptos con poderes evocadores, como el de sociedad civil, y el individuo, convertido en el ciudadano universal, adquirió la dimensión concreta del sujeto de la democracia. Orgullosos de su victoria, los vencedores advirtieron que más allá no quedaba alternativa en pie. Sin embargo, aunque la democratización obtuvo conquistas nada despreciables, la realidad se avino muy mal a los esquemas y pronto desmintió la visión bucólica de un futuro en paz sin grandes catástrofes sociales: la desigualdad marcó las nuevas relaciones globales y los conflictos estallaron bajo formas y expresiones inesperadas, convulsionando el mundo con guerras religiosas y violencia. El miedo y la incertidumbre se instalaron en la vida cotidiana.

Read More