RADIOCOAPA

Rumbo a la cuarta transformación de México

By

Marcos Roitman Rosenmann

Porque odiamos al comunismo y los comunistas

(La Jornada)

 

 

Mas de

Marcos Roitman Rosenmann

Nuestro mundo gira en torno a los valores culturales del capitalismo. Nada es neutral ni equidistante. Se nos inculca la competitividad, tener éxito y acumular riquezas, no importa la manera de lograrlo. La propiedad privada cala hasta los huesos. Deseamos ser Rico McPato, el personaje de Walt Disney nadando en un mar de oro, monedas y brillantes. ¿Ficción? Nuestro mundo es caricatura del cómic. Nos moldean individualistas, avaros, calculadores, mentirosos. Es adoctrinamiento y socialización cultural. Despreciamos al pobre, lo degradamos, lo deshumanizamos. Tienen lo que se merecen. La pobreza siempre ha existido, se afirma. Luchar contra ella es ir contra natura. Por eso reivindicar la democracia es un asunto de pobres. Mejor ser socios de ONG y apoyar causas humanitarias, ser solidarios, practicar la piedad. Las avenidas, edificios, toman el nombre de mecenas, filántropos y héroes. Prohombres que donan millones de dólares para investigaciones científicas, otorgan becas, financian maquinaria para diagnósticos médicos y sus obras de arte se exhiben en museos. La lista es interminable, pero logran su objetivo: el reconocimiento de las mayorías sociales. No nos preguntamos sobre el origen de sus fortunas. Lo remitimos a la suerte. Son personas visionarias, han comenzado de cero y aprovechado sus oportunidades. Todos podemos ser Rockefeller, Amancio Ortega, Slim o Bill Gates. Es cuestión de ser emprendedores, luego vendrá el éxito. ¿Alguien menciona las relaciones sociales de explotación? La respuesta es simple, la explotación no existe. Dicha afirmación se graba a fuego en nuestras mentes. Con trabajar duro, ahorrar y estar en el sitio adecuado en el momento oportuno es suficiente. Cómo no desear coches de lujo, yates, un avión privado, servicio doméstico, casas principescas, en fin, todo lo que ofrece el mundo de las mercancías. Sean cosas o personas. Vivir a cuerpo de rey es lícito, rechazarlo es hipocresía. Tener y no exponerlo es de tontos, hay que ostentar. Pasar a la historia con el nombre escrito en oro no menos que construir un panteón donde nuestros huesos sean venerados y visitados en procesión es comprar la eternidad.

Read More

By

Blanche Petrich

Payán y los años felices

(La Jornada)

 

 

Mas de

Blanche Petrich

¿Se puede saber cuándo alguien es un poeta, aunque no haya leído ningún poema suyo? ¿Por qué lo sentimos en la piel, en el aire, en los ritmos de la rutina cotidiana, aun cuando estos ocurren en un lugar lejano y ajeno a esa forma tan etérea de la creación literaria?

No lo sabría decir. Lo que sí sé es que desde el primer momento en el que vi a Payán, en esos distantes y luminosos años 70, intuí –sin razonarlo– que ese señor tan diferente al que fui ver para pedirle trabajo en unas oficinas muy formales para incorporarme a un periódico que todavía no existía, era algo así: personaje único, fuera de la norma.

Read More

By

Guillermo Almeyra

Cuba: problemas y desafíos IV

(La Jornada)

 

Guillermo Almeyra

 

Mas de

A lo anteriormente expuesto (y propuesto) en mis tres artículos pasados, que me vi obligado a dividir por razones de espacio en nuestro periódico, agrego ahora, que para salir del marasmo económico y dar una sacudida saludable a la población es ineludible un aumento general de salarios para estimular la productividad y un plan general de creación de empleo basado en un censo popular de las necesidades fijadas por los habitantes en asambleas barriales, localidad por la localidad. Con los ahorros que dejaría la reducción de la burocracia y de sus procedimientos y trabas, se podría invertir aún más de lo que se hace actualmente en ciencia y tecnología para dar trabajo al excedente importante de trabajadores calificados y evitar tanto su emigración como el subempleo de la capacidades crecientes resultantes de la revolución en el plano educativo.

Read More

By

Tomás Pliego Calvo

Morena: ¡proeza ciudadana!

(La Jornada)

Tomás Pliego 

Tomás Pliego Calvo

2012/2013.

Luego de la retorcida elección presidencial y más allá de la indignación que generó la imposición de un peón más de la oligarquía, el júbilo colectivo inundó el espíritu de miles de personas cuando en septiembre de 2012 Manuel López Obrador (como lo llaman en algunas zonas del norte del país) dio a conocer en el Zócalo capitalino la separación de Morena de los tres partidos políticos de izquierda con registro, lanzando la convocatoria para que las y los integrantes de nuestro movimiento, junto con la sociedad civil, eligiéramos a nuestros dirigentes municipales, estatales, nacionales y, a su vez, definiéramos si continuábamos siendo movimiento o nos convertíamos en partido político.

Read More

By

Octavio Rodríguez Araujo

El PRD hoy

(La Jornada)

Octavio Rodriguez Araujo

 

Mas de

Octavio Rodríguez Araujo

¿Dónde están todas las fuerzas políticas que se unieron para formar el Partido de la Revolución Democrática en 1989? Poco a poco unas se han salido y otras jamás lograron la unidad que les planteaba, hace 25 años, ese partido.

El PRD fue, originalmente, la salvación partidaria de muchos que venían de la izquierda, incluso pro socialista, y que conforme pasaba el tiempo se debilitaban en lugar de robustecerse. Read More