RADIOCOAPA

Rumbo a la cuarta transformación de México

By

John Ackerman

Un año de congruencia y estabilidad

(La Jornada)

 

 

Mas de

John M. Ackerman

Lo más destacable de los 12 meses que han trascurrido desde la revolución ciudadana del 1º de julio de 2018 es, por un lado, la absoluta congruencia de Andrés Manuel López Obrador y, por el otro, la estabilidad política y económica que se vive en el país.

Primero, López Obrador ha ido cumpliendo con cada uno de sus compromisos de campaña sin variar un ápice su proyecto inicial. Lo normal es que la victoria y el poder transformen a los seres humanos. La realidad se ve diferente desde las alturas y los mareos pueden ser fuertes y profundos. El borracho y el cantinero tienen perspectivas distintas y siempre hay tentaciones para abusar de los cargos gubernamentales.

Read More

By

José Blanco

La congruencia

(La Jornada)

 

 

Mas de

José Blanco

No todo tiene que ir a la carrera. Alto, respiremos y discutamos con serenidad. No es cualquier cosa: es la educación. Siempre los debates sobre la educación lo son sobre el futuro del país: nada menos. Los inconformes con el actual proyecto de reforma al artículo 3º de la Constitución suman a numerosos interesados; muchos de ellos lo son personal y colectivamente: profesores de ideas diversas.

Read More

By

Arturo Alcalde Justiniani

Mi voto por Morena

(La Jornada)

 

Arturo Alcalde Justiniani

 

Mas de

Es evidente el ambiente crítico y de hartazgo que priva en todo el país contra los partidos políticos y los políticos mismos. El alejamiento que han mantenido frente a la sociedad se viene incrementando día a día, así existe una marcada resistencia a permitir que la ciudadanía participe y decida de forma autónoma, al margen de condicionamientos y subordinación.

Read More

By

Pedro Miguel

Navegaciones

Por qué Morena

(La Jornada)

 

Pedro Miguel

 

Mas de 

No estoy en y con Morena por seguir ciegamente a López Obrador, por inercia mental y mucho menos para conseguir un hueso o una prebenda, sino porque es la única organización política que conozco con presencia nacional que tiene un programa social y popular para el país, porque allí se encuentra buena parte de la ciudadanía consciente y porque es uno de los poquísimos espacios en los que aún es posible luchar por la decencia, la honradez y la congruencia, y ganar la lucha. Claro que el partido no se construye en el cielo, sino en la tierra; aquí hay muchos corruptos y oportunistas y más de alguno ha conseguido incrustarse en la organización. Por eso se requiere participación constante y una vigilancia permanente de la militancia sobre la dirigencia, recurrir a los órganos de fiscalización del propio partido e impedir que los recursos públicos recibidos se conviertan en botín de una burocracia partidista. No estamos para perder el tiempo fabricando un PRD bis.

Read More