RADIOCOAPA

Rumbo a la cuarta transformación de México

By

Bernardo Bátiz V.

Reparación mayor

(La Jornada)

 

 

Mas de

Bernardo Bátiz V.

Para cualquier habitante de Ciudad de México es evidente que la doctora Claudia Sheinbaum, electa primera jefa de Gobierno de la entidad que antes fue Distrito Federal, tendrá que emprender una reparación mayor en casi todas las áreas de la administración pública que encabezará. La herencia que recibe no es como las sucesiones civiles, a beneficio de inventario, la universitaria, científica y política, tiene el gran honor de iniciar una nueva etapa crucial en la capital, pero la distinción viene acompañada por una cauda de problemas pendientes, deudas, obras inconclusas y otras necesarias, pero no comenzadas y quizá ni siquiera planeadas por el gobierno anterior.

Read More

By

Iván Restrepo

Calidad de aire y agua en Ciudad de México

(La Jornada)

 

 

Mas de

Iván Restrepo

Desde hace casi 30 años los distintos gobernantes de Ciudad de México han tomado medidas para mejorar la calidad del aire que respiran millones de habitantes. A ellas se suman las acordadas con las entidades vecinas, pues la contaminación atmosférica no respeta divisiones geopolíticas. Lo logrado hasta hoy en buena parte se debe a las sugerencias de especialistas que han demostrado los daños que causan el plomo, las partículas, el ozono, el dióxido de azufre o el carbono en la gente y el ambiente. Cabe citar los trabajos pioneros del doctor Humberto Bravo, del Centro de Ciencias de la Atmósfera de la Universidad Nacional Autónoma de México; el grupo que sobre plomo presidió el doctor Eduardo Palazuelos; los de Jorge Legorreta en el Centro de Ecodesarrollo, y los del Instituto Nacional de Salud Pública.

Read More

By

Víctor M. Toledo

Colapso o sustentabilidad: ¿adónde va Ciudad de México?

(La Jornada)

 

 

Mas de

Víctor M. Toledo

La especie humana sobrevivió y persistió porque aprendió a escuchar los mensajes de la naturaleza. De una naturaleza sacralizada. De esa ecología sagrada donde cada montaña, manantial, río, roca, planta o animal poseen la capacidad de diálogo, los humanos derivaron una cierta ética ambiental. De la lectura o interpretación de los mensajes, los seres humanos aprendieron a ajustar, adaptar y modificar sus comportamientos y sobre todo sus modos de organizarse, en un verdadero juego por la supervivencia. Con el advenimiento de la modernidad, urbana, industrial y racionalista, esa capacidad quedó anulada. A los ojos de los modernos, la naturaleza pasó a convertirse en un sistema, en una máquina, a la que había que analizar y escudriñar a través de la ciencia para extraerle sus riquezas. De la naturaleza como entidad sagrada se pasó a la naturaleza como recurso a explotar, como capital natural. La naturaleza se convirtió en la esclava de la humanidad, al menos por un tiempo. Este fenómeno que el historiador Morris Berman llamó el desencantamiento del mundo, se halla en la esencia de las llamadas catástrofes o desastres naturales. Hoy, por fortuna, tras más de cinco décadas de un conocimiento a contracorriente, que ha partido en dos a la academia, la naturaleza ha recobrado su voz por conducto de la ciencia.

Read More