Gabriela Rodríguez

Sobre nuestro cadáver

(La Jornada)

 

Gabriela Rodríguez

 

Mas de

Gabriela Rodríguez R.

El papel de Morena en la Asamblea Constituyente fue crítico, pero sobre todo muy constructivo. Como señaló Bernardo Bátiz, nuestro coordinador, la presencia de los designados fue un muro que impidió lograr una mejor Constitución. Este comentario hay que comprenderlo al considerar que cada texto constitucional exigía la aprobación de dos terceras partes de asambleístas, así que para aprobar cada artículo, aún siendo la fracción que obtuvimos una mayoría de 22 diputados electos por la ciudadanía, era necesario contar con votos de miembros de las otras fracciones, especialmente de las grandes, del PRD, del PAN y del PRI, quienes tuvieron mayorías artificiales: el PRD ganó 19, pero contó con 29 escaños, al sumar seis designados por las cámaras más otros 6 que designó Mancera, quienes eran externos y aportaron mucho al texto, la única militante de ese grupo fue Ifigenia Martínez, mujer fenomenal a sus 91 años de edad; PRI ganó cinco escaños en esta ciudad, pero ocuparon 21 curules, un verdadero abuso ¡casi los mismos que Morena!, porque impusieron a seis senadores, cuatro diputados federales y seis enviados directamente por EPN. De siete curules que ganó el PAN, alcanzaron 15 posiciones por los designados. Si la asamblea hubiese reflejado la representatividad lograda en las urnas por las izquierdas, hoy tendríamos otra Constitución.

Read More