RADIOCOAPA

Rumbo a la cuarta transformación de México

By

Fabrizio Mejía Madrid

Un golpe suave

(Proceso No. 2230)

 

 

Mas de

Fabrizio Mejía Madrid

El debate público mexicano ha caído en el uso de ciertas palabras que sirven de tapadera de nuestras verdaderas contradicciones. El “estado de derecho” oculta las injusticias con su sola mención. La “democracia”, las desigualdades y los niveles de violencia que viven sus ciudadanos. La “tolerancia” apare-ce como indiferencia funcional. Son el barril sin fondo de lo insustancial, de la retórica del opinionismo que se escuda en otra palabra –“libertad”– para hacer pasar como juicio lo que, la mayoría de las veces, es sólo una simple reacción, cuando no un desahogo. Este abuso de palabras sin sustancia ni intensidad encubre una violencia de intenciones que la semana pasada se dejaron sentir. Pongo un ejemplo entre muchos: un exfuncionario anticorrupción del gobierno fallido de Felipe Calderón escribió que su “esperanza” es que los malos resultados del lopezobradorismo lleven al caos y que de ese desorden emerja una “restauración” del antiguo régimen. En el vacío, esa “esperanza” proyecta terrores más propios de un personaje de Los demonios de Dostoievski, que de un autonombrado “asesor anticorrupción”.

Read More

By

Soledad Loaeza

Los desestabilizadores

(La Jornada)

 

Soledad Loaeza

 

Soledad Loaeza

El Presidente ha dicho que hay planes de desestabilización en marcha, cuyo objetivo es detener el avance del país. No identificó a los conspiradores; se limitó a denunciarlos públicamente, aunque también les advirtió que echaría mano de los recursos a su disposición para detenerlos. Hacía mucho tiempo que no escuchábamos un argumento que en forma casi rutinaria utilizaban los presidentes de extracción priísta para deslegitimar a la oposición. Hoy, la mayoría de las oposiciones son legales y legítimas: actúan conforme a la ley y son auténticamente representativas de corrientes políticas presentes en la sociedad. Tal vez por eso la declaración presidencial sonó tan extravagante. Hay corrientes de oposición que rechazan las vías legales, y que han optado por la acción directa. No obstante, están a la vista de todos. Sabemos de la existencia de grupos guerrilleros; sabemos que acciones del crimen organizado erosionan el tejido social y desestabilizan las instituciones; también, que hay grupos de anarquistas que vandalizan oficinas públicas y negocios privados. No sabemos quiénes son, pero actúan a plena luz del día. Además, existe un amplio movimiento anarquista internacional al que probablemente pertenecen los grupos mexicanos. Sus tácticas y sus objetivos son públicos.

Read More

By

Carlos Fazio

Conjura mediática y guerra asimétrica

(La Jornada)

Carlos Fazio

 

Mas de

Carlos Fazio

Caracas. Estados Unidos está aplicando un nuevo nivel de guerra de cuarta generación contra Venezuela, cuyo objetivo principal es fracturar y dividir a las fuerzas armadas y desconfigurar o desnaturalizar al actual Estado-nación mediante la generación de acciones de sabotaje y desestabilización caótica, así como de una violencia fratricida que, a través de una ofensiva mediática de saturación, permita fabricar la imagen del gobierno legítimo de Nicolás Maduro como represor.

Read More

By

Editoriales

Petróleo: se inició la entrega

(La Jornada)

De acuerdo con información oficial dada a conocer ayer, el gobierno federal pondrá a disposición de empresas privadas la posibilidad de explotar petróleo en un área donde se concentran alrededor de 74 mil millones de barriles, cantidad de hidrocarburo equivalente a la producción que ha tenido México en los pasados 110 años, que corresponden a las áreas no solicitadas por Petróleos Mexicanos (Pemex) en el contexto de la llamada ronda cero. Read More

By

Marcos Roitman Rosenmann

Venezuela, revertir el proceso democrático

(La Jornada)

 

Mas de 

Derrocar gobiernos democráticos, al menos en América Latina, requiere un elaborado plan donde se busca deslegitimar las políticas populares bajo el argumento de ser portadoras de odio social e ideologías ajenas a la idiosincrasia nacional, identificándolas con el marxismo, el comunismo o el socialismo. Dichas ideologías atentarían contra la propiedad privada, la paz, la familia cristiana, la religión católica o la libertad individual, poniendo el peligro la unidad de la patria. Los responsables de tal situación no son otros que los partidos de izquierda, al querer instaurar un orden totalitario cuyo propósito sería aniquilar la oposición y amordazar la prensa. Así se desarrolla el lenguaje de la desestabilización y se urde la trama del golpe de Estado. Read More