RADIOCOAPA

Rumbo a la cuarta transformación de México

By

Víctor M. Toledo

La Agenda 2030 y la Cuarta Transformación

(La Jornada)

 

 

 

Mas de

Víctor M. Toledo

El día de ayer se presentó ante el nuevo gobierno la llamada Agenda 2030, un acuerdo aprobado en 2015 por 193 países en el seno de la Organización de las Naciones Unidas que pretende transformar nuestro mundo promoviendo “… el crecimiento económico sostenido e inclusivo, el desarrollo social y la protección del medio ambiente”. La Agenda 2030 que, se dice, tiene una visión universal, integral e indivisible, está conformada por 17 objetivos centrales, 169 metas y 232 indicadores a los que los gobiernos que firmaron deben adscribirse y diseñar políticas. A la nueva iniciativa global se le debe desear el mejor de los éxitos tras 25 años de acuerdos similares que terminaron en el estancamiento o en el fracaso. Tras más de dos décadas de convenios, proyectos e iniciativas encabezados por Naciones Unidas y sus agencias el mundo está peor, no mejor, en lo social y lo ambiental, lo cual ha quedado revelado por innumerables reportes, estudios científicos y libros. Ahí está la obra del economista francés Thomas Piketty (El capital en el siglo XXI), o el reporte del Banco Credit Suisse (2018) sobre riqueza y desigualdad, que reveló que menos del 1% posee 45 por ciento de la riqueza del mundo, y junto con el estrato más rico siguiente (9 por ciento) alcanzan 85 por ciento de la riqueza, mientras el estrato más pobre (64 por ciento de la población mundial) sobrevive con solamente 2 por ciento de la riqueza mundial. La inequidad social ha aumentado, no disminuido. Hacia 2010, los 388 humanos más ricos del orbe poseían una riqueza equivalente a la de la mitad más pobre de la especie, según un informe de Oxfam Internacional de 2018. Para lo ambiental existen decenas de reportes, entre los que destacan el Global Environmental Outlook 2019 y la carta que hicieron pública 15 mil científicos sobre la gravedad de la crisis ecológica. Concluyendo, la humanidad se encuentra en una situación de alta emergencia para la cual los gobiernos del mundo deberían estar reaccionando y sobre todo comenzando a llamar a las cosas por su nombre.

Read More

By

Guillermo Almeyra

Unas de cal y otras de arena (1)

(La Jornada)

 

 

Mas de

Guillermo Almeyra

A nadie cuerdo se le puede ocurrir pedirle al presidente Andrés Manuel López Obrador ni siquiera una política nacionalista revolucionaria como la del general Lázaro Cárdenas del Río. La relación de fuerzas es muy desfavorable y México está incorporado al Comando Sur de Estados Unidos que prepara la invasión de Venezuela y de Cuba; Washington, además, es el principal comprador de los productos mexicanos y nos vende la inmensa mayoría de nuestros alimentos e insumos –lo cual le da una inmensa capacidad de chantaje– controla igualmente las finanzas y fomenta el narcotráfico; brindándole un enorme mercado y un santuario financiero y vendiéndole todas las armas que quiera.

Read More

By

Ramses Pech

México, estrategia errónea en energía / I

(La Jornada)

 

 

Mas de

Ramses Pech *

El mundo no ha parado y continúan los cambios geopolíticos a gran velocidad, dando lugar a la mejor utilización de la energía a largo plazo, pero continuamos sumergidos en la industria de hidrocarburos.

Actualmente estamos en una encrucijada sobre el robo de combustible. Es de seguridad nacional para el país, ante la falta de combustibles alternativos, que se movilicen unidades automotrices diferentes a la gasolina o diésel.

Read More

By

Víctor M. Toledo

México: energía solar y poder ciudadano

(La Jornada)

 

 

 

Mas de

Víctor M. Toledo

En una entrega anterior sobre el asunto energético en México y el mundo, hicimos notar cómo la humanidad a través de la historia, pasó de obtener la energía del cielo o supramundo (el sol) a la energía del infierno o el inframundo (combustibles fósiles como carbón mineral, petróleo, gas y uranio). Una diferencia que los pueblos originarios del mundo tienen muy presente. Como hemos visto en innumerables ocasiones, uno de los asuntos para remontar la crisis de la civilización industrial es la superación de esa situación. Debe la especie humana retornar al sol como fuente primordial de energía, en una suerte de re-creación, pues esta vez los avances de la moderna tecnología permiten nuevas modalidades nunca vistas. El ejemplo más impresionante es la transformación de la energía solar en energía eléctrica, acción que para un habitante del mundo premoderno parecería un deslumbrante acto de magia. La alegoría de las dos fuentes energéticas (celestial o infernal) lleva, además, un componente extra: es justo el uso de energías fósiles la causa principal del calentamiento global, o el cambio climático, de tal suerte que la reconversión energética hacia energías alternativas es una condición obligada para evitar el colapso de la civilización moderna.

Read More